Inteligencia emocional

Ayúdame A MIRAR

Tino Soriano

Gracias al aviso de una amiga, pude acudir la semana pasada a la presentación de esta publicación: Ayúdame A MIRAR, La Biblia del reportaje gráfico, del multipremiado fotógrafo Tino Soriano, que el mismo relató con pasión y vehemencia, ¡y eso que no venía a vender su libro!

Con el ambicioso subtítulo de La biblia del reportero gráfico, en sus 546 páginas ofrece una recopilación de notas, apuntes, consejos y experiencias propias y de los innumerables fotógrafos y fotoperiodistas con los que él ha trabajado en los últimos 25 años. “la labor del fotoperiodista es estar a menos de 3 metros, 5 metros, a no ser que seas un dron” “Es un libro para curiosos, que recoge mis notas, mis apuntes”

Casi todos los que compran un libro de fotografía buscan consejos técnicos, y sin embargo Tino Soriano nos ofrece un libro lleno de historias, de inspiración, con consejos que me parecen válidos para cualquier tarea de creación, “te estás muriendo haciendo cromitos, olvida el color y busca más el contenido”.

“El viaje no es tanto el vehículo, sino el destino, la fotografía es un viaje”.

“El buen fotógrafo trabaja con el inconsciente” “Mi sueño era ser fotógrafo de National Geographic”, ¡y vaya si lo consiguió!, ahora es además uno de los pocos docentes-expertos de la National Geographic Society . Su currículo es impresionante, imparte talleres sobre fotografía humanista y su obra la puedes ver en aquí.

“Con la cámara vemos diferente, vemos la emoción”. “Un fotógrafo quiere contar historias, no es un tema de EGO, sino de comunicación.”

El fotoperiodismo como religión, hay que ser capaz de hacer lo que nadie es capaz de hacer. Buena parte de la charla de Tino Soriano va a girar alrededor de esa necesidad que todo artista tiene de encontrar una voz propia, de diferenciarse del resto. Aunque la anécdota del fotógrafo que consigue el trabajo tirándose por la ventana mejor no la tomamos en sentido literal (¡era paracaidista!).

El fotoperiodismo es el arte de inventarse a uno mismo, de crear un personaje. Es interesante que el hilo conductor del libro sea Robert Capa, el reconocido fotógrafo húngaro que saltó a la fama con la fotografía “la muerte de un miliciano” tomada en la guerra civil española. Especialistas e investigadores han llegado al consenso de que fue su novia, Gerda Taro, una atractiva mujer a quien los milicianos estaban deseando agradar y que posaban para ella, quien tomó aquella y otras muchas fotos. La tesis es que Gerda creó a Robert Capa. Las fotos de Robert Capa, y la agencia Magnum han sido un referente para muchas generaciones de fotógrafos, y sus exposiciones, incluida la de “La maleta mexicana”, que pudimos ver en Madrid, con muchas fotografías inéditas, todo lo que rodea a Capa, son sinónimo de éxito seguro de público.

Nos lleva también al origen del termino paparazzi, que era el protagonista de una película de Fellini, Paparazzo, y formaba parte de un grupo de periodistas que preparaban al público y componían las fotografías a su antojo. Tenemos aquí el primer tema de debate, ¿es lícito crear una composición a medida para contar la historia que queremos, para llamar la atención al mundo sobre lo que allí sucede? Nos ofrece varios ejemplos.

En su presentación va intercalando frases y citas que encontraremos en el libro y que nos insisten en llevar nuestra mirada más allá.

“Lo visible construye la forma, pero lo invisible le otorga el valor” Tao Te King

Hay una relación directa entre los avances tecnológicos y el número de fotografías, el número de imágenes. Ahora la foto no la disfrutas, la sufres, hay demasiadas. Seleccionar adecuadamente la foto que es válida, que es buena, que va a funcionar es clave en nuestros días. “Sin ideas propias, sentimientos, y un pensamiento casi literario te pierdes en un mar de mediocridad”. A veces las mejores fotos de un artista son las primeras, la semilla, su alma, la mente del autor ya está allí.

Anima a aprender en la proximidad, no de vacaciones, sino aquí, cerca, con amigos. Conocer el contexto puede ser la mejor forma de encontrar la foto buscada. Un consejo que tiene su contrapartida en la insistencia de viajar mucho que encontramos en el libro. Tino Soriano puede moverse en ambos extremos puesto que el divide su trabajo entre la fotografía de viajes y el fotoperiodismo, y ha recibido múltiples premios en ambas facetas. Ha dado tres veces la vuelta al mundo.

Continuando con la historia de la fotografía nos lleva al recuerdo de Nadar y su famoso estudio en París, nos recuerda que fue el primero en tomar una foto aérea, el primero en hacer reportaje fotográfico y el primero en divulgar la Teoría del Color.

“La fotografía es un descubrimiento maravilloso (…) en el que su aplicación está al abasto hasta de los imbéciles.

La teoría fotográfica se aprende en una hora, las primeras lecciones de práctica en un día.

Lo que no se aprende voy a decíroslo: es el sentido de la luz”. Nadar (1857)

Aunque la técnica fotográfica se puede aprender en poco tiempo, lo que no se aprende es el sentido de la luz. (Recuerdo que los clásicos libros sobre fotografía como los de Michael Freeman, insisten en ello, como ejemplo: El registro de la luz, El alma de la fotografía, aunque en línea con lo que Tino nos cuenta, veo que en su libro se hace eco de otras obras de Freeman:  El estilo en fotografía, y La mente del fotógrafo)

Si volvemos al título, Ayúdame a Mirar, nos recuerda Tino que las mujeres tenemos un cuarto cono receptor del color por lo que nuestra mirada es perfecta para esta profesión. Y aquí comienza su homenaje a muchas mujeres fotógrafas, pioneras como Mary Elllen Mark, que no dudó en subirse a las gárgolas del edificio Chrisler de Manhattan para mostrar que ella tenía una mirada diferente, Dorothea Lane o Cristina García Rodero, que trae en estas fechas a Bilbao la muestra: Con la boca abierta.

“Tus proyectos personales son tu corazón y tu alma”, hay que equilibrar entre lo que hacemos para cobrar, facturar y lo que hacemos para explorar, seguir aprendiendo, desarrollándonos.

Otra línea de debate en la presentación es si el artista puede transformar la sociedadcon su obra. Explicar como es el mundo, trasladar y hacer visibles los problemas es tarea del fotoperiodista. Una muestra es el trabajo de Pablo Piovano, que durante dos años documentó y desarrolló el ensayo fotográficoEl costo humano de los agroquímicos” y fue premiado por ello.

Las buenas fotos están trabajadas, requieren tiempo. Tino Soriano bucea en las historias que hay detrás de algunas de las fotos más recordadas de los últimos años, incluso las que llevaron al suicidio del artista por las críticas del público. El libro repasa muchas de ellas, y aunque al final hay selección de fotografías, echamos de menos más imágenes, más infografías, una maquetación más atractiva visualmente. Aunque veo que Tino Soriano ya ha trabajado ese formato en Los Secretos de la Fotografía de Viajes.

Es un libro ambicioso y generoso, que quiere hacernos participe de una experiencia dilatada, añadiendo al final anexos, para responder a las muchas preguntas que le han hecho estos años alumnos y seguidores. Ha sido un regalo escuchar a Tino durante casi dos horas, ante un público entregado, y ahora queda disfrutar del libro. Aquí te dejo el índice, que seguro estimulará tu curiosidad. Nos queda ahora salir a trabajar con esos 105 megapixels que posee cada uno de nuestros ojos aunque el cuadro fotográfico sólo aproveche 50, y en mi caso, recordar que muchas veces la mejor foto está en mi mente, en mi memoria. Mirar más, mirar mejor, disparar menos, seleccionar la foto. “Salir a Cazar o Pescar imágenes”.

 

Introducción. Las claves de una profesión que se desvanece

PRIMERA PARTE: EL COLECCIONISTA DE EMOCIONES

Capítulo I: Bienvenido al club de los sufridores

Capítulo II: ¿De verdad quieres ser reportero?

Capitulo III: ¿En plantilla o por libre?

Capítulo IV: ¿Fotoperiodista o ilustrador?

Capítulo V: ¿Documentalista o artista?

Capítulo VI: La elección del tema

Capítulo VII: Vamos a explicar historias

SEGUNDA PARTE: EL COMPROMISO FOTOGRÁFICO

Capítulo VIII: El acto fotográfico

Capítulo IX: El fotoperiodismo como religión

Capítulo X: La ética y sus consecuencias

TERCERA PARTE: EL CAMINO A LA PROFESIONALIZACIÓN

Capítulo XI: Editar: la elección sin sentimentalismos

Capítulo XII: El arte de inventarse a uno mismo

Capítulo XIII: Nuestro buen amigo el cliente

Capítulo XIV: Vender el reportaje

Capítulo XV: El futuro del fotoperiodismo

CUARTA PARTE: ANEXOS

Becas y ayudas para proyectos, acciones disuasorias cuando se han apropiado de nuestras imágenes, cuestiones legales, abogados especializados en derechos de autor, calculo de costes, contratos, facturación, modelos de autorización de derechos de imagen, derechos y obligaciones de clientes y fotógrafos….

 

“En el mirar está el sentir, está el interrogar, el profundizar. Una cosa es ver y otra es mirar. Cuando salgo a la calle no veo nada; sin embargo, cuando tomo la cámara suceden muchas cosas, porque hay una voluntad de ver, de mirar.

Y si miras suceden muchas cosas.

Fotografiar es querer ver, querer ver con sentimiento”.

Cristina García Rodero.

¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *