Inteligencia emocional

porque la energía sigue a la atención

imagínate que damos por bueno el título de esta entrada, y aceptamos que tu energía sigue a tu atención, en cuyo caso la pregunta que sigue es casi obvia, ¿hacia dónde dirijo mi atención?, y otro par adicional, ¿qué sé yo del campo de la atención?,

¿puedo convertirme en una maestra de la atención?

si te apetece empezar esta maestría, te invitamos a un viaje de 4 etapas, con unos ejercicios finales para practicar y poder desarrollar la maestría en tu vida diaria, que de eso se trata, de desarrollar hábitos positivos, salutogénicos, desarrolladores de salud,

porque la atención no sólo condiciona el flujo de mi energía, también condiciona cómo escucho y la calidad de las conversaciones en las que participo.

etapa 1, yo en mí, atención en-mi-mismada

en esta primera etapa, el mundo exterior, lo que pasa ahí afuera, me importa un comino, o me presento ante el mundo mostrando una careta que no me representa, una careta que tapa lo que realmente soy, pienso, siento, o tengo intención de hacer,

una modalidad que podemos asociar con el autismo o con una vida políticamente correcta (modo suegring), en la que digo lo que se espera de mí, pero en la que yo, simplemente, no estoy,

mi personaje toma el sitio de mi ser.

si fuésemos una estrella en el cielo, nuestra atención estaría centrada en nosotras mismas, seguramente estaríamos tan lejos o tan frías que no emitiríamos ninguna luz, una estrella sin brillo, podría ser.

si fuésemos algo en el reino material, seríamos una piedra, un ser piedra, con una interacción muuuuuuuy reducida con nuestro entorno, poca escucha, poco movimiento, poca comunicación.

etapa 2, yo en el borde, atención en la frontera

en esta segunda etapa, el mundo exterior, y con él las otras personas, me empiezan a importar un poco, pero no tanto, de tal forma que soy capaz de salir un poco de mi núcleo interior, acercándome a la frontera,

en un símil visual imagínate en tu castillo interior, tal vez ahora te animas a acercarte a la muralla de tu castillo, o a una tronera, o hasta el torreón que guarda el acceso al puente levadizo, y te vas a permitir mirar, sin más.

el mundo exterior está ahí a tu alrededor pero no vas a penetrar en él.

en una interpretación de esa muralla en la que te encuentras, podríamos decir que en entornos conversacionales estás atada a tu mundo de creencias, a tus mapas mentales, y a tu verdad, tan difícil de revisar y cambiar,

y estableces, en el contacto con el exterior un tipo de comunicación que se conoce como debate, mi verdad contra la tuya, a veces tan diferentes, originadas por un mundo de experiencias tan diversas.

si fuésemos algo en el cielo, mi galaxia está a años luz de tu galaxia, qué quieres, hombre, ya nos encontraremos en el hiper-espacio dentro de un eón, o de media eternidad, que para el efecto práctico tanto da.

si fuésemos algo en el reino material, seríamos un vegetal, un tomate o un pepino, con una interacción todavía reducida, condicionada por nuestras creencias, perdón, por nuestras raíces, va a ser que de este punto no me voy a mover.

etapa 3, yo en el álter, atención en el flujo de corazón a corazón

en esta etapa tomas consideración de que vives con personas a tu alrededor, que no sólo tienen opiniones, tienen emociones, son seres con los que puedes relacionarte desde la emoción, y estableces un vínculo que supera la muralla,

la comunicación es mucho más lenta que en el caso de el debate, has salido de tu muralla, y las reglas del mundo exterior son diferentes, transitamos por terreno sensible, el objetivo aquí es establecer una relación de corazón a corazón,

estamos en el inicio de la comunidación emocional.

si fuésemos algo en el reino material, seríamos un animal, vamos a utilizar la imagen de un caracol, con una interacción ampliada, desligados de nuestras creencias, imagínate que no hay posición que defender, ni argumento con el que convencer.

etapa 4, yo en el campo, atención en el futuro que emerge con mi colaboración

en esta etapa empezamos a entender nuestra vida como un ecosistema de relaciones sensibles, con cualquier persona, con cualquier ser vivo, animal o planta, empezamos a ser sensibles a una energía más sutil,

y nos preguntamos qué nos quieren decir las casualidades que pueblan nuestro día a día, ¿acaso son mensajes con significado que podemos des-cifrar?, y las conversaciones empiezan a ser mucho más ricas, más significativas,

a la vez que son más calmadas y respetuosas.

si fuésemos algo en el reino material, seríamos una persona, vamos a utilizar la imagen de un monigote, inocente, inocente, con una interacción ampliada, desligados de nuestras creencias, y en gran medida también de nuestra emoción.

This image has an empty alt attribute; its file name is el3pleconfianza.png

ejercicios prácticos

4. y tú, ¿hacia dónde decides dirigir tu atención, eliges el miedo o te quedas con el amor?

3. y tú, ¿hacia dónde decides dirigir tu atención, tal vez, tal vez, a las próximas vacaciones de semana santa?

¿o tal vez prefieres darte un paseo por la peña de  San Juan, convertida en Rodadragón de Gaztelugatxe?

2. y tú, ¿hacia dónde decides dirigir tu atención, hacia algún proceso de formación?

tal vez te animas con éste,

Cómo ser feliz: el secreto del éxito del curso más popular en la historia de la Universidad de Yale

o tal vez te animas con este otro, GAIA, global activation of intention and action, también en castellano y portugués, un acercamiento a la madre tierra desde el presencing institute, desde un espíritu que prima la comunidad.

1. tienes más info del campo de la atención, 4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación, en este enlace

This image has an empty alt attribute; its file name is el3pleconfianza.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *