Inteligencia emocional

Gestionar las emociones en la búsqueda de empleo

Muchas personas están buscando empleo en este preciso instante, y para un alto porcentaje de ellas supone un coste emocional. Si hay algo que te enfrenta cara a cara con la incertidumbre es la falta de trabajo, por eso es muy importante cuidar la salud emocional.

Buscar empleo afecta al estado de ánimo

En el supuesto de que estés buscando empleo, te estás enfrentado a sentimientos como el miedo, la tristeza, la frustración, ansiedad, e incluso enfado. Es imprescindible aprender a desarrollar la inteligencia emocional para poder manejar las emociones en esa etapa de incertidumbre. Detectar los pensamientos automáticos que generan estados emocionales que minan la autoestima y revisar las distorsiones que se producen a la hora de relacionarte con el entorno y de visualizar y enfocarte hacia tus objetivos.

Gestión de emociones, gestión del pensamiento.

Las emociones son una fuente muy rica de información sobre como estás interpretando el mundo, pero para poder comprenderlas, primero tienes que detectarlas e identificarlas, para finalmente gestionarlas de la manera más saludable posible. También podemos hablar de gestión del pensamiento para no caer en la rumiación, saltando de un pensamiento a otro, sin llegar a nada concreto y cayendo en una espiral que se retroalimenta, para es importante gestionar bien el tiempo, para no desgastar los recursos emocionales y de energía disponible. Delimitar el horario, y determinar las tareas por orden de prioridad. Cuida el tu bienestar físico, mental y social para rendir en el momento de la búsqueda.

Cada vez encuentro mas necesario encontrar espacios para la desconexión, dejar de lado el teléfono móvil, las redes, e internet, y cargar así las pilas, sabemos que cuando estamos cansados/as, rendimos menos.

Empleabilidad

La empleabilidad es la capacidad para encontrar empleo y adaptarse al cambiante mercado laboral, para ello es necesario cultivar una serie de carácterístcas:

  • El aprendizaje continuo, estar en disposición de seguir adquiriendo conocimientos, y además que éstos sean transversales y útiles en distintas situaciones.
  • Estar al día con las nuevas tecnologías
  • Saber comunicar: Paul Watzlawick, uno de los principales autores de la teoría de la comunicación, menciona el axioma “es imposible no comunicar”, que nos dice que, hagamos lo que hagamos, estamos comunicando, por lo que hacerlo de una manera exitosa es una de las capacidades más valoradas por las empresas. Aqúi también entraría la escucha activa,
  • Trabajo en equipo: organizado en torno a las 5C

– Comunicación

– Coordinación

– Complementareidad

– Confianza

– Compromiso

  • Adaptabilidad y flexibilidad: a distintas situaciones, clientes, equipos de trabajo, formas de funcionar de la empresa, planes de adaptación a nuevas situaciones…lo que hoy funciona, mañana puede que no, y eso lo hemos visto más que nunca en los últimos meses.
  • Capacidad para tomar decisiones: asociada a la capacidad para ejercer el liderazgo, la falta de esta capacidad genera la famosa “parálisis por análisis”, y ¿quien quiere un candidado o candidata que se paralice?
  • Pensamiento crítico: fundamental para la toma de decisiones, se trata de tener en cuenta todos los puntos de vista posibles y evaluar los factores.
  • Proactividad: Tomar las riendas de las responsabilidades y anticipar posibles acciones.
  • Creatividad: aportando nuevas ideas y soluciones antes no pensadas.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *