Inteligencia emocional

en-burbuja-2 (de dos en dos o de 3 en 3)

leo la última noticia relacionada con la pandemia, que entra de lleno en el plano regulatorio, en este mundo en el que necesitamos, o eso es lo que parece, o al menos nos cuentan, tener todo tan regulado,

Bélgica permite tener un compañero de mimos contra la soledad en el confinamiento por COVID,

un titular que da pie a su correspondiente texto textual, que puedes leer directamente, sin la ayuda del intermediario, según el cual, y aquí copio literalmente, para que no se diga que invento,

todo el mundo puede tener un ‘knuffelcontact’ o ‘compañero de mimos’, y los solteros o las personas que vivan solas pueden tener dos,

lo cual me va a ser bien difícil de entender, una persona casada, vamos a poner hombre, va a poder tener un compañero de mimos, vamos a poner hombre, aquí no pone si con el consentimiento o no de su señora,

esto es, a la persona que ya vive con otra se le permite convivir con una más, no sé si esto va bien encaminado, ni si va a ayudar a mantener mi salud mental como confinado, quién sabe lo que piense Silvia al respecto,

mientras que si estoy soltero, en vez de un compañero de mimos puedo tener dos, y aquí no queda explicitado cómo se reparten los tiempos ni los modos de hacer mimos, lo que sí queda aparentemente claro es que no nos podemos juntar los 3 a la vez,

y aquí no me queda claro si hay un titular y un suplente, y si sus nombres tienen que estar registrados en algún tipo de registro centralizado, un registro cuyos datos estarán bien protegidos, con su confidencialidad y toda la cosa, supongo,

protegidos y regulados,

ni queda claro tampoco cómo se gestionan los tiempos de cada ejercicio de mimos, tal vez le podemos llamar partido, porque este ejercicio de seguir mentalmente sanos nos va a llevar directamente al desquicie más desquiciante,

¿cuántos cambios puedo hacer por partido?, ¿de cuántos minutos se compone cada tiempo?, ¿cómo puedo cambiar a las personas de mi reducida plantilla?, y las dudas se multiplican, ¿en cuántos equipos puede alinearse un dador de mimos?,

¿cómo funcionan los pisos en los que varias personas solteras comparten estancias centrales, baño y  cocina, con dormitorios independientes?, ¿nos podrían ayudar a regular el funcionamiento del baño, por favor?

y aquí doy paso a una segunda lectura del texto, ya me extrañaba a mí que los belgas fuesen tan retrógrados, mi mujer puede elegir un compañero de mimos, yo otro, mi hijo mayor otro, mi hija menor otro,

con lo cual tenemos 4 compañeros de mimos familiares, el único requisito es que no se junten 2 compañeros de mimos a la vez en el piso, uno entra, da mimos, sale, el otro entra, da mimos, sale, es sencillo,

es parecido al uso del baño, que dicho sea de paso causa sus conflictos en más de un hogar, por lo que empiezo a entender todo sin entender nada, la ley belga impide que me puedan dar mimos 24 horas al día,

a menos que comparta los dadores de mimos de mi mujer y mis dos hijos, cosa que va a ser complicada, siendo estas personas como son, tan celosas de su privacidad, como de su tiempo en el baño,

vamos a ver si nos podemos juntar a conversar tras el último arresto domiciliario, en el que casi nos volvemos a hablar sin mordernos, es lo que hace la maravilla del tiempo, tan escaso en otras épocas remotas y tan abundante hoy en día,

a ver si de ahora en adelante me doy más mimos a mí misma, y apreHendo a bien tratarme, que de lo contrario las leyes belgas, mi pareja y mis hijas me van a hacer enloquecer, si es que antes no me hacen trizas.

   así lo vimos…

en la redacción de estas líneas busco una burbuja en la gran biblioteca de internet, como ser social que soy, una burbuja que tiene dos manifestaciones, una más diurna y natural, más mimosa de día, otra más nocturna y enigmática, más mimosa de noche,

dos realidades que hablan de lo transtornado que estoy en esta etapa del pre-pos-confinamiento por COVID, sólo espero morirme de otra cosa, un cáncer o un accidente de coche pueden valer,

dos realidades que hablan de dos luces que el ser humano persigue siempre, hay que ver qué mal nos lo han explicado, la luz focal del sol, luz que se oscurece en contacto con la tierra, en el mundo de la materia, amarillo – naranja – rojo,

y la luz difusa de infinito, que concebimos normalmente con el nombre de oscuridad, luz que se aclara en contacto con el ser humano en TRANSformación, guía de nuestro desarrollo espiritual, violeta – azul índigo – azul claro,

tal vez es buena idea para las personas solteras dividir así el pastel, un compañero de mimos para el día, puede ser chica, y una compañera de mimos por la noche, puede ser chico, y así no nos perdemos nuestra doble evolución como seres humanos,

en la materia y en el espíritu, en el mundo del ego y en del eco-sistema reducido, ya sabes, uno sale, otra entra, y tampoco nos perdemos la mitad del pastel, y de sexo y milagros, que para eso somos vascas, hablamos otro día.

y a ti, ¿te gustan que regulen tmbn tus modos y tiempos para el cariño?, ¿no crees que nos deberían explicitar mejor el detalle del cómo?

por cierto, no logro entender este aspecto, una persona que decide vivir acompañada sólo puede tener un dador de cariño “adicional”, se supone que la persona con la que convive algo de eso le aporta,

mientras que una persona que vive sola, amante de su tiempo y de sus espacios, puede tener dos, muy curioso, debe haber por ahí una persona especialmente forofa de las relaciones triangulares, o simplemente del número 3, conozco unas cuantas.

y me imagino un mundo sin mascarillas y sin tantos protocolos y regulaciones, es lo que tiene ser negacionista y tontorrón, otras personas prefieren ser tierraplanistas y listas, qué le vamos a hacer, ellas deben haber elegido antes,

un mundo en el que las personas entendemos cada día mejor el verdadero sentido y objetivo de nuestras emociones, la importancia de nuestra atención y escucha, y de nuestra capacidad de bien-tratar-nos cada día un poco mejor, como mejor camino para bien-tratar al álter,

para sumergirnos agradecidas en esta dinámica del cuidado a 3 niveles, a mí misma para empezar, al álter como proceso de continuidad lógica, y a la naturaleza y la vida en todas sus manifestaciones, al amigo animal, y a su compañera la planta, hija de la preciosa piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *