Archivo por meses: agosto 2010

Gunkanjima: la isla fantasma de Japón

gunkanjima-acorazadoGeneralmente cuando nos metemos en el “tema lugares del mundo”, muchas veces terminamos en “lugares comunes” descubriendo y redescrubriendo otra vez lo mismo.
Pero sin embargo además de lo tradicional, por llamarlo de alguna manera, hay curiosidades que merecen la pena conocer. Hoy quiero llevarte hasta gunkianjima, la isla fantasma de Japón.
Esta isla pequeñita, ubicada cerca a la prefectura de Nagasaki, hoy por hoy, está totalmente desierta. Uno de esos caprichos de la historia hizo que Gunkanjima pasara de ser de uno de los lugares de la tierra con mayor densidad de población, a un lugar que hoy por hoy solo estará habitado por los fantasmas de los ancestros.
Deshabitada por completo, ya que el propio gobierno de Japón había prohibido el ingreso a la isla por temor al derrumbe de las estructuras de edificios que antiguamente estaban ocupados, hoy se ha transformado en un lugar de turismo no tradicional . Y de esto no hace mucho te estoy hablando mas o menos para que te ubiques de marzo del 2009 aproximadamente.
Originalmente llamada Hashima, vio también perder este nombre original por el de Gunkanjima, que quiere decir barco de guerra. tal vez por el hecho de que al verla desde lejos, su silueta recordaba a una nave.
Comprada en 1890 por unos 100.000 yens por Mitsibushi. Comprar para producir carbón. Así fue como perforó dos pozos en el lecho marino de 200 metros de profundidad. La idea era producir y producir. El complejo minero tuvo tal crecimiento que en 1916 fue necesario empezar a construir viviendas para los mineros.
Una empresa con ganas de prosperar, y trabajo y mas trabajo: supermercados, librerías, gimnasios, hasta un templo budista y una casa de citas… todo lo que podía necesitarse para este emprendimiento. Pero a veces uno se propone objetivos, y la vida, caprichosa, cambia los rumbos de los acontecimientos.
1300 trabajadores muertos: accidentes laborales, gente mal nutrida para un trabajo arduo, me imagino historias de vida… gente que con ilusión se fue en busca de un futuro a la isla y encontrarse con que su sueño no era tal cual como lo habían imaginado. Cuentan que era tan duro vivir allí, que muchos, se tiraban al mar queriendo llegar a nado a Japón muriendo en el intento.
Una isla que creció por un supuesto futuro de progreso, que fue superada por lo que llamo el Rey Negro: Japón comenzó a producir petróleo, y todas las aspiraciones de Mitsibishi se derrumbaron por tierra. El negocio del carbón, tragado por una competencia implacable, agresiva: las petroleras.
Así se llegó hasta 1974, año en el cual en el gimnasio de la isla se anuncio el cierre defininitivo del proyecto.
Hoy por hoy, la isla está totalmente deshabitada. Es un cementerio de hierros y cemento que solo volvió a ver gente cuando se la utilizó como escenario en la película Battle Royale II, uno de los films japoneses más recordados de los últimos tiempos (aunque prefiero la primera :D)
Gunkanjima, quiere decir barco guerrero, ya que si la miras de lejos, sus contornos parecen los contornos de una nave. Originalmente llamada Hashima,

Tartalo

tartaloA lo lejos, veo un caserío. No se si acercarme más. Es Tartaletxea. Hasta parece que me llega la brutal energía, salvaje y despiadada de sus habitantes. Un olor extraño, como a carne asada. Extraño digo porque no huele a ternera. Me ha dicho que es olor a carne humana.
Serán ciertas las historias de crueldad y terror que se cuentan de sus habitantes? Mientas sigo caminando para acercarme un poco más, me imagino al mítico personaje: Tartalo, inmenso con su ojo en la mitad de la frente buscando ovejas… y humanos.
Siento bajo mis pies más que un sonido… una vibración, como si algo botara una y otra vez contra el suelo. Afino la mirada, y allí lo veo, tal cual como contaban en algunas historias de Gipuzkoa, jugando, como a la pelota con una piedra tan pero tan grande que se necesitarían muchos forzudos para moverla. Hoy parece distendido… pero en algún momento, tendrá que comer.
Cuentan que en este caserío, en Tartalekea, vivieron los últimos cíclopes. Allí estaba Tartalo y un viejo cíclope que era tan pero tan viejecito que Tartalo le tenía que ayudar con un palo largo para levantar el párpado de su único ojo. El le cuidaba “cazando” alimento para ambos.
Su rebaño de ovejas, tenía el privilegio de pastar en la mejor zona.
Una de las tantas historias sobre este personaje, del cual se dice que más que vasco es un personaje proveniente de otros tiempos y otros lugares, cuenta que una vez, paseaba por estos lares un extranjero que no tenía ni idea del peligro que le acechaba. Inocencia que le costó más que cara pues fue a parar a Tartaletxea como una presa más.
Era poca comida, y Tartalo, salió a buscar mas dejando al extranjero bajo el cuidado del anciano cíclope. Lo amarró fuertemente, dejando una punta de la cuerda en manos del anciano para que de esta forma, pudiera controlarlo.
El extranjero, presuponiendo cual sería su fin, comenzó a intentar desatarse, aflojando poco a poco la cuerda. ¿Cómo huir de este gigante? Maquinó en su cabeza un plan y le dijo al anciano que tenía que satisfacer sus necesidades, vamos… que necesitaba mear.
El anciano consintió, y salieron de la casa. Ya entre los árboles, el extranjero que previamente había aflojado la cuerda, se soltó y la ató al haya en la cual, supuestamente estaba satisfaciendo sus necesidades. Y escapó. Cuenta el relato que el anciano, preguntó si le faltaba mucho, y al no tener respuesta, tiró con tal fuerza de la cuerda que arrancó al haya de raíz.
Muchas fuentes, consideran que este personaje, más que un mito propiamente vasco, es una herencia, por decirlo de alguna manera de la figura de Polifemo, el cíclope de la Odisea de Homero. Al igual que en la Odisea en la que el cíclope se queda ciego por propia manos de Ulises, en Euskadi se cuenta que Tartalo también quedó ciego por ese extranjero que le clavó en su ojo la vara de metal con la que atizaban el fuego.
Tartalo como símbolo de la amenaza. Tartalo, deforme, gigante, brutal, con un solo ojo que según Satrustegui simboliza la estrechez de su mirada. Un enemigo, que por sus propias características aparentemente fuertes, lo transforma en un blanco por su propia estrechez mental.

Mikel Laboa por donde andas?

Cuando hablamos de un patriarca, nos estamos refiriendo a una persona sabia, que por su vida e historia personal, se ha ganado el respeto de sus congeneres. Así, el título de Patriarca, no le va a cualquiera. Para mi, si le va a MIKEL LABOA, uno de los patriaras de la música vasca.
Si miramos para atrás, unos treinta años, lo encontramos a el dentro de los cantautores de euskadi que merecidamente se ganaron su espacio, su lugar. Una voz inconfundible, que vaga entre el lamento y la dulzura. Hoy aquí, a mi lado, MIKEL LABOA.
Nacido en San Sebastian un 15 de junio de 1934, supo quedar en la memoria y voz de la gente a través de sus canciones. A tal punto que en 1991, su Cd Bat Hiru (uno, tres) fue elegido por el Diario Vasco y por votación popular como el mejor disco de la historia de la música vasca. Casi todas sus canciones son euskera, y a pesar de que no lo entiendo todavía, sabe llegarme al corazón.
No solo nació frente al mar, sino que en sus niñes, y durante dos años, vivio en Lekeitio a orillas del Golfo de Vizkaia.
Conocedor de la mente humana por sus estudios de medicina y psiquiatría realizados en Pamplona durante el 50, tenía también en su mente corazón a la musica. En aquellos tiempos combinaba su trabajo que sobre todo desarrollaba en la unidad de neuropsiquiar ía infantil del patronado San Miguel de San Sebastian, con su amor por la música.
El mismo supo clasificarse como “artísta político”, siguiendo la línea de Atahualpa Yupanki o Violeta Parra.
En los años 60, funda junto con otros artistas vascos el grupo Ez Dok Amairu (no existe el 13), con el fin de dar nuevos aires a un espacio musical que había quedado adormecido durante la dictadura franquista. Entre sus objetivos, se encontraba la dignificación de la lengua vasca, el euskera. Así, junto con Lertxundi, dieron inicio al movimiento de “la nueva canción vasca”
Reinterpretar canciones antiguas dandoles vida otra vez con esa voz tan particular, ha sido una de sus fuertes características. Poesía, recuerdos, tradiciones, emociones, experimentalismo… se entremezclan en su obra.
No se quedó solo en las voces del pueblo que canta su música, sino que también llego hasta el cine incluyensose algunas de ella en la película La pelota vasca de Julio Médem. Telonero de Bob Dylan en el Concierto por la Pas que se realizó en San Sebastián , supo dejar su impronta en mas de uno.
Mikel ya se fue. Era un 1 de diciembre del 2008 cuando partía de esta tierrra. Pero su partida es relativa, pues cada vez que querramos, lo podemos volver a escuchar

https://www.youtube.com/watch?v=tBrebmUVQ6I

Las lamias

lamiaLa belleza de la juventud se manifiesta con fuerza en estos personajes: las lamias. Teniendo por hogar generalmente las orillas de lagos y ríos, también según se cuenta habitan en los bosque, fuentes… El agua les atrae, como si el sonido del discurrir del rio les dejara su mente casi en blanco pudiendo así estar atentas y relajadas a la vez.

Poseedoras de un peine de oro, peinan sus cabellos , generalmente rubios. A veces, cantan con una voz suave y melodiosa como la de sus primas hermanas las sirenas. Pueden pasar de esta aparente sutilidad a una ferocidad descomunal si se sienten engañadas por los mortales. Su día a día discurre entre cocinar pan, hilar, y a veces, preparando regalos para los humanos que si tienen suerte, verán como dicho regalo se les convierte en oro.

Seductoras por naturaleza, buscan quien les de su amor. Pero por lo que conocemos, nunca las parejas entre humanos y lamias llegaron a buen puerto. Cuenta una leyenda popular, que un joven se enamoró un día de una lamia. Día a día la relación crecía mientras se encontraban en la boca de una cueva que era testigo de un amor que tomaría rumbos inesperados. Fue allí donde el joven le propuso matrimonio… y la lamia aceptó.

Confiando el mutila en su madre, le contó lo que estaba viviendo, y esta con toda una vida encima que la hacía sabia en cuestiones de mitos, leyendas y amores, le sugirió que se fijara en los pies de su amada: ¿tenían forma de pies de pato o de cabra? pues entonces, dijo su madre… “cuidado…será una lamia.”

Las lamias, nos ponen por delante el tema del amor prohibido, del amor hacia lo diferente. Este amor entre hombre y seres que tienen parte de animal en su propia naturaleza, no es solamente propio de euskalerría. Ya en el tercer milenio antes de Cristo encontramos historias de mujeres con pies de animales y garras. Sus parientas, las xanas asturianas, las donas d´aigua calatanas o las mouras gallegas. Todas seres femeninos, seductores que pueden adoptar la forma de bellas doncellas. Belleza que no está acompañada de la felicidad sino por el contrario, tienen finales tristes y desgraciados.

Malévolas para algunos y benéficas para otros, las lamias se esconden entre el agua y los misterios. Aparecen cuando alguien se acerca , aunque de día, permanecen ocultas ya que el sol disminuye o anula su poder. La noche, es el momento de máxima expresión de su energía. Salen a lavar sus ropas o a peinar sus cabellos con ese peine de oro que pone en evidencia al ser tan deseado por las mujeres, la codicia del ser humano. Muchas historias nos avisan si sabemos leer entre líneas, de los peligros de robarles su peine. El peine para ellas es te diría, lo más importante que poseen. Tanto si se lo roban como si por descuido se lo olvida, ella siempre volverá para buscarlo. ¿Estará en su peine el secreto de su poder y este dato aparece oculto exprofeso?

Cuenta una historia de esas que se transmiten de boca en boca, más precisamente en Sanztegi, que un día un hombre estaba arando su tierra con los bueyes. De pronto, un buey se le escapa hacia el pozo de Lamiñosin, y de allí salió una lamia a la que se le enredó su cabello con los dientes del arado. El hombre, entre asombrado y asustado, le promete mantenerla y cuidarla y la lleva con el a su casa. Pero ella por más que lo intentaba, no podía hablar. Una noche, el hombre decidió hervir leche, y dejándola sobre el fuego se fue a la cuadra. Y cuando la leche empezó a subir porque hervía, la lamia asustada se escapó por la chimenea gritando “lo blanco sube… lo blanco sube!!!!!!!!!, dejando el peine tan preciado sobre la cocina.

Y al día siguiente, ella volvió usando su temida herramienta: la maldición. DEVUELVEME MI PEINE, DE LO CONTRARIO HARÉ PERDER A TU FUTURA DESCENDENCIA. Siempre lanzan de inmediato la maldición cuando les desaparece su peine de oro. Y siempre los seres humanos, deponiendo su codicia (vaya a saber si por miedo o por “revolución de su conciencia por haber robado”)lo devolvían porque sino, vivírían eternamente enredados en la desgracia.

Algunas fuentes dicen que se alimentaban con tocino, pan de trigo, leche y sidra, siendo esta dieta el secreto de su longevidad.

Otro de los relatos de transmisión oral, resaltan su generosidad cuando se les ayuda. Una noche, ellas fueron a buscar a la comadrona del pueblo, pues una estaba de parto. La comadrona, acudió en su ayuda, y cuando terminó con su trabajo, las lamias le ofrecieron un regalo. O mejor dicho, para conseguir ese regalo, le plantearon la opción de elegir entre dos ollas: una, llena de miel, y la otra llena de manteca. A pesar del consejo encubierto de las lamias, ella eligió la olla de manteca. Digo que encubierto, porque en ningún momento le dijeron que era mejor elegir la de la miel, sino que simplemente le preguntaron si estaba segura, una y otra vez.

Al día siguiente, la comadrona entendió el mensaje. Pues su olla con manteca, se había transformado en montones de monedas de plata. De haber elegido la miel, serían de oro… pero la elección ya había sido hecha.

Otro personaje más de la mitología vasca: las lamias. Mujeres jóvenes, hermosas, con largos y rubios cabellos que peinan con su peine de oro. Un personaje que nos cuentan de los amores entre distintos, de la codicia humana, y del poder de la maldición, su gran herramienta. No te quedes con su peine si no quieres que la desgracia te persiga.

Lo sutil, lo tenue, lo fino…me aparco a un costado y miro la realidad

Quiero hoy comenzar con una frase de Gregorio Marañon, que a mi gusto, describe  esta realidad que nos rodea.

Miro los diarios, y no dejo de preguntarme en donde está la verdad. Se me agolpan los pensamientos y se dividen en bandos que llegan a pelearse dentro de mi cabeza generando una revolución. Todo es relativo, grita un bando mientras leo una noticia, que no que no,  susurra en mi corazón el bando de lo absoluto, hay verdades universales desde las cuales miramos y desde allí juzgamos…

Y así paso los ojos sobre las letras a veces sin leer porque en algún punto siento que estamos repitiendo las mismas historias de siempre: envidias, ambiciones, afán de protagonismo…. dice Gregorio Marañon….

“Aunque la verdad de los hechos resplandezca, siempre se batirán las hombre

en la trinchera sutil de las interpretaciones”.

 Se me cruza la loca idea de ir a comprar un frasco de sutileza. Pero lamentablemente, no está en venta. Solo me queda el trabajo de buscarla en otros lugares, teniendo bien en claro que para ser sutil, tendré que adormecer mis posturas tomadas, porque sino, no llegaré a lo profundo de las cosas. Dejarme a un lado a mi misma! Menuda propuesta de acció,n!.  Pero creo que ha llegado el momento, que ha llegado el día. Creo que para conocer lo profundo, me debo aparcar a un costado y abrirme a escuchar, oler, ver, sentir, dejar pasar….y otra vez… volver a empezar.

Y se abrio la jaula de pájaros… y me puse a pensar. No enjaules los pajaros en tu cabeza

El acierto… y el error.

javier el acierto y el error 

Y si en el supuesto error hay una verdad escondida? Nunca te lo pusiste a pensar.Lo que ocurre es que somos tan pero tan cabezotas que tal vez, nos quedamos solo con lo que consideramos verdadero y no nos damos cuenta de que nos estamos perdiendo de otras realidades que no miramos por pura rigidez mental. Nos mantendremos agarrados con uñas y dientes por temor a la inseguridad que nos da lo desconocido? O será la soberbia la que no nos permite mirar para otro lado? Miedo, soberbia o cabezonería, no lo se, pero sea cual sea la circunstancia, el efecto es el mismo: solo miro a un lugar. Dice una frase de Isaac Asimov: Un sutil pensamiento erróneo puede dar lugar a una indagación fructífera que revela verdades de gran valor. Para pensarlo ¿no es cierto?

Y otra vez… se abrio la jaula de pájaros

FOTOGRAFÍA DE JAVIER SANCHEZ (las fotos que hacen de portal para que abra la jaula de pájaros)

La duda y la certeza. Carta imaginaria a Oscar Wilde

Querido Oscar Wilde : me permito escribirte unas pocas líneas. No tengo ni idea de por donde andás, pero se que esto va a llegarte. Estaba hurgando entre mis papeles, y me encontré con esta, tu frase: Halan mucho de la belleza de la certidumbre como si ignorasen la belleza sutil de la duda. Creer es muy monótono; la duda es apasionante Y tus palabras, me hicieron pensar. Y si la duda es el camino a la certidumbre? y si el conocimiento es como una escalera infinita que alterna los escalones de la certeza y la duda, con pequeños descansos en los cuales crees que has llegado a una afirmación absoluta y todo se vuelve a sacudir hasta una nueva certeza? Tal vez, el buscador sea el que está parado en un punto que está afuera del radio de ambas (la duda y la certeza), y desde su punto de observación utiliza la una o la otra…. Pues creo que es así, pero tengo la suficiente cuota de duda como para buscar más posibilidades.

Y otra vez…. se abrió la jaula de pájaros

Conformismo o comodidad

La vida muchas veces, nos pone por delante problemas. Y en cada uno, se nos planatea el tema de la libertad. El elegir para donde ir, que hacer, como resolver. Con el paso del tiempo, vamos tomando consciencia, que esos problemas, son verdaderas oportunidades de crecimiento, pues podemos elegir por conformismo o comodidad quedarnos como estamos, o ponernos a “hacer” Es la propuesta de dejar de estar “pre-ocupados” (ya que esto es un plano mental que no tiene acción física en si misma) para estar ocupados y pasar a la acción. Descubrí que la preocupación te paraliza, encadenandote en tus pensamientos y sufrimientos, mientras la la acción te libera (así te equivoques en el camino tomado). Descubrí que la acción erronea también te libera, pues lo concreto te muestra un resultado, y te queda la posibilidad de aprender. Será por conformismo, comodidad, y agrego, por cobardía, que muchas veces pasamos meses y meses sin resolver situaciones? Porque no optamos por la libertad de acción? Vaya a saber porque. A mi, me sirvio elegir el actuar, a pesar de equivocarme muchas veces en lugar de solo pensar. Actuar como opción. Elegir como derecho. Vivir… con compromiso… como norma. Cosas que pienso un martes por la mañana.

Poema de Mario Benedetti: Compartir

cd gimnasio 12

 

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente.

Todo tiene que ver con todo… y aquí en La Gasteiz nieva.

DSC00162Todo tiene que ver con todo, decía un locutor argentino del cual estaba profundamente enamorada, y mirá vos lo que son las cosas, hoy ni siquiera recuerdo su nombre (curiosidades de la vida que nos muestran que los valores e idolos cambian con los años, que siempre pero siempre ponen las cosas en su lugar). Y por esto, hoy cuando miraba como caía la nieve… me puse a pensar, o mejor dicho… a sentir. La nieve caía prolijamente cubriendo de blanco árboles, suelo, mientras mi aliento empañaba el vidrio de la ventana. Pero no con la ñata contra el vidrio como dice el tango, pues los cristales estaban imposibles de tocar. Solo miraba mientras por momentos me anticipaba a futuras sensaciones e imaginaba el maravilloso silencio que queda cuando termina de nevar. Obligada por el temporal a permanecer en casa, sentí por un momento que todo tiene que ver con todo, y que tal vez, esto no era mas que la madre naturaleza que nos estaba recordando: la importancia de parar. De detenerse y esperar… ¿Será que también el o los que organizaron el universo pusieron las nevadas para que nosotros, humanos adictos por momentos a la accion pararamos para reflexionar? y me gustó esta idea, decidiendo que hoy, sería el “día del no hacer” para luego, con el cuerpo vacío de adrenalina disfrutar hasta de las nimiedades. Instauramos este día como el DÍA DEL NO HACER? Pues he descubierto que el no hacer es poderoso. Desde esa aparente nada, emanan miles de movimientos y fuerzas que sin nuestra intervencion parecen poner orden, un orden relacionado más que con uno mismo, relacionado con el fluir del universo. ¿Tendremos que aprender a dejar fluir? …… Cae la nieve, y hoy, elijo disfrutar de este día del no hacer. Seguro que cuando salga el sol, algo se manifestará. Muxu bat y la nieve cae y cae… y para mañana 12 bajo cero!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Dia ideal para que se abra la jaula de pájaros…………………