Archivo por meses: diciembre 2010

Los cuatro abuelos. Un poema de Berta de Lejarraga

La radio, me permite tener estos pequeños grandes regalos. A través del correo de un oyente, inmigrantes vasco argentinallegó hasta mi este poema de Berta de Lejarraga, que fue publicado en la revista editada por un centro vasco argentino.

Dicha revista, fue impresa en ocación de realizarce en Rosario (Pcia de Santa Fe, Argentina), la semana nacional vasca alla por 1987

Concurso de cuentos de navidad

Aclaro, debido a los multiples mensajes que me lo han preguntado como es el tema del concurso de cuentos.

  • No mas de dos hojas
  • Puede ser un cuento, o que nos cuenten un sentimiento
  • Enviarlos a lafiaca@eitb.com o a programalafiaca@hotmail.com o entregarlo en mesa de entradas en Domingo Martinez de Aragón 5/7 Radio Vitoria. Hay tiempo hasta mañana a las 14 hs.

MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN PARTICIPADO

Sirena o ballena? una pregunta que me recordó Jaione, una oyente. Ahi va!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Recibimos muchos correos electrónicos, y entre ellos, este que me ha mandado una amiga. Para pensar:
Es una interpretación muy femenina ( que no feminista ) . Y los oyentes mandan. Jaione, me pedía este post, que no tenía la menor idea de donde estaba. Pero como todo ocurre en el momento justo, ahora ha reaparecido…. a disfrutar jajajajajajajajaja

Hace unos días, en una ciudad de Francia, un cartel, con una joven espectacular, en el escaparate de un gimnasio, decía:

ESTE VERANO ¿QUIERES SER SIRENA O BALLENA?

Dicen que una mujer joven-madura, cuyas características físicas no han trascendido, respondió a la pregunta publicitaria en estos términos:

Estimados Srs :

Las ballenas están siempre rodeadas de amigos (delfines, leones marinos, humanos curiosos). Tienen una vida sexual muy activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas a las que amamantan. Se lo pasan bomba con los delfines poniéndose moradas de camarones. Juegan y nadan surcando los mares, conociendo lugares tan maravillosos como La Patagonia, el mar de Barens o los arrecifes de Coral de la Polinesia. Las ballenas cantan muy bien y hasta graban CD’s. Son impresionantes y casi no tienen más depredador que los humanos. Son queridas, defendidas y admiradas por casi todo el mundo.

Las sirenas no existen… Y si existieran harían colas en las consultas de los psicoanalistas argentinos porque tendrían un grave problema de personalidad ‘¿mujer o pez?’ No tienen vida sexual porque matan a los hombres que se acercan a ellas, además por donde?. Así que tampoco tienen hijos. Son bonitas, es verdad, pero solitarias y tristes. Además ¿quien querría acercarse a una chica que huele a pescadería?.

Yo lo tengo claro, quiero ser ballena.

PD : En esta época en que los medios de comunicación nos meten en la cabeza la idea de que solo las flacas son bellas, prefiero disfrutar de un helado con mis hijos, de una buena cena con un hombre que me haga vibrar, de un café con pastas con mis amigos. Con el tiempo ganamos peso porque al acumular tanta información en la cabeza, cuando ya no hay más sitio, se reparte por el resto del cuerpo, así que no estamos gordas, somos tremendamente cultas. Desde hoy cuando me vea el culo en el espejo pensaré, madre mía, lo lista que soy…

La isla espiral: una idea de Richie Sowa

 

Cuando sentimos que necesitamos de hacer un cambio de vida, los seres humanos somos capaces de hacer cosas insospechadas. Nos vemos un día inundados de nuestros ideales, anhelos, y decidimos cambiar el rumbo de las cosas.

Y esto es lo que hizo Richie Sowa Oriundo de Inglaterra, y obligado por las circunstancias al ser expatriado, comenzó a soñar con crear un mundo mejor. No se resignó a las circunstancias que le asfixiaban, y decidió crear su propio paraíso. Soñar con tener su propia isla fue la idea que le empezó a guiar sus acciones.

Y así construyo la Isla Espiral, ubicada en un lago que está cerca de Puerto Aventuras (sur de Cancún, México). Juntó 250.000 botellas de plástico y con esto, obtuvo la materia prima. Los palos de bambú, fueron el complemento perfecto. Y empezó a construir su propia isla artificial

Una isla que alcanzó las medidas de 22 metros por 18. Las botellas de plástico agrupadas en bolsas formadas por redes, sostienen la estructura de palos de bambú que conforman la base de la misma. ¡Una isla hecha a mano! Una isla al alcance de cualquiera y no solo para los multimillonarios!

No conforme con la estructura, comenzó a decorarla con arena, plantas, a tal punto que tiene su propio manglar. Una pequeña piscina y su casa hecha con materiales reciclables: dos habitaciones, amplio salón, cocina que tiene horno solar, baño con agua que proviene de la recolectada de la lluvia…. En fin, todas las comodidades que se puedan pedir!

Acompañado de sus mascotas (perros y gatos) disfrutaba de este espacio generado por el mismo. Espacio que no pudo ser vetado por las autoridades de México pues técnicamente era un barco.

Su medio de subsistencia, eran las donaciones que le hacían los turistas(casi 100 todos los días), siendo para el dinero suficiente para subsistir.

Pero esta fantasía materializada, duró hasta el 2005, momento en que un huracán hizo desaparecer la isla. Hoy por hoy, Richie busca un nuevo desafío: crear una isla más grande pero en un lugar sin huracanes!

Richie, una historia que nos cuenta que podemos hacer los seres humanos cuando la vida, nos cambia el rumbo. 

 

 

http://www.youtube.com/watch?v=Cvn9l1pJ3-Aisla espiral

pincha aqui para ver el video en youtube

Entrevista a Marita Echave

maritaEscribir desde el corazón, eso es lo que hace Marita Echave. Su libro de “Cocina vasca campesina”, nos deja no solo recetas que nutren el cuerpo, sino historias de vida que nos nutren del alma.

Intercalando entre las recetas las historias de su abuela cuando emigró, nos deja un libro especial, distinto.

La entrevista, llena de emoción, deja una instantanea del corazón de Marita.

Pincha aquí

Entrevista a Marita Echave

En la página de la EITB, está este comentario

Antonio Conflitti16 de diciembre

Que interesante!!!! La voz de la locutora me resulta familiar pero no sé quién es la entrevistada. Será fácil conseguir ese libro?

Los gigantes de Tula

gigantes de tulaEntremezclarnos con la cultura tolteca, es un viaje en el tiempo que tiene claroscuros. Momentos que se entremezclan la historia y la leyenda, los datos arqueológicos con la ufología, el bien con el mal.

Para ubicarnos geográficamente, nos referiremos a México, y de este, a Tula. La zona arqueológica de Tula se nos muestra con ruinas del pasado que nos invitan a pisar el terreno de lo místico. Y en este terreno encontramos a esas grandes estatuas de los Atlantes, que se pueden divisar ni bien nos vamos acercando a la zona.

Los Atlantes, miden 4.60 metros y están formadas por cuatro bloques de piedra superpuestos que conforman unidos las piernas, le vientre, el pecho y la cabeza. Grandes estatuas que no resistieron el paso del tiempo, o vaya a saber que, y fueron reconstruidas por los arqueólogos que trabajaron en la zona.

Reciben el nombre de Atlantes, por el arma que llevan, el Atlatl

Basta mirarlos para sentir que desprenden un aire de quietud, seguridad, solemnidad. En la actualidad, son cuatro las estatuas existentes en Tula: dos de ellas, las del centro, son las originales. La que está ubicada a la izquierda, es una copia de la original que se encuentra en el Museo de Antropología de la ciudad de México. Y la de la derecha, solo tiene como parte original el tramo de abajo, siendo la parte de arriba también una copia. En las excavaciones que se realizaron, nunca se pudieron encontrar estas partes faltantes.

Me gusta mirar como la figura del gigante, está presente en casi todas las culturas. Habrá estado la tierra en algún momento habitada por gigantes? O porque en el imaginario popular la figura de hombres grandes se repite casi hasta el hartazgo? Basta con mirar como aparecen en la cultura griega, hindú, germana, nórdica, e incluso aquí mismo en Euskadi con los Gentiles. Habrán convivido los gigantes con los seres humanos o en ellos se representará metafóricamente la inmensa bondad y la inmensa maldad del hombre?

Los toltecas, fueron la cultura dominante antes del imperio Azteca. Su esplendor, declinó alrededor del 1900 luego del enfrentamiento con los teothuacanos. Una osada y fantasiosa teoría afirma que los extraterrestres a través de pruebas genéticas llegaron a dar vida a los gigantes en distintos lugares de mundo y que algunos, como si fuera un guión cinematográfico, han ocultado las evidencias.

Si nos atenemos a los registros históricos, encontramos que los toltecas alla por el año 1050 alcanzaron su esplendor creando un imperio que gobernaba la mayor parte del centro de México. Las guerras y los intercambios económicos eran su día a día, acumulando grandes riquezas

La Zona Arqueológica de Tula esta formada por un conjunto de construcciones que son el Muro de la Serpiente, el Palacio Quemado, el Altar Central y las edificaciones donde se practicaba el juego de pelota.

Se supone que en Tula, habitaron alrededor de 30 mil personas. Lugar en el que estaban los Atlantes como grandes columnas que sostenían el tejado del templo de Quetzacoatl. Su lengua, el náhuatl siguió viva entre los aztecas. El escritor Carlos Castaneda, difunde esta cultura, tal vez ficcionalizando la historia.

En estos antiguos pueblos, la palabra tolteca significaba “alguien sabio que domina las artes y las artesanías”, hablándose de toltequidad cuando se hablaba de alta cultura.

Tula tiene en si misma una leyenda o un misterio. Se cuenta que las estatuas giganes, representan a una raza desconocida. Pero, si no eran ellos mismos, ¿a quienes representaban? Y tamañas dimensiones ¿Cómo las tallaron? Representarían estos gigantes a esos hombres procedentes de otras tierras que se mencionan en los relatos sobre Quetzalcóalt?

Las estatuas despiertan la curiosidad, imaginación y espíritu de investigación de muchos, que llegan a conclusiones sorprendentes. Como la de Erich Von Daniken que menciona que las armas de los guerreros son “portentosos instrumentos tecnológicos” que pertenecen a astronautas procedentes de un lejano mundo

 Dejo estas preguntas ¿Cómo trabajaron la piedra si no conocían la rueda ni el metal? ¿Cómo desplazaron esos enormes bloques?

Descendientes de toltecas o descendientes de seres de otros planetas son las hipótesis sobre ellos. Te dejo para que puedas vagar entre una y otra postura, dependiendo del día en que te lo pongas a repensar.

Amor de abuelos, un cuento de la argentina Marita Echave.

AMOR DE ABUELOS

“¿Qué sentirán al besarse  ¿Se besarán? ¿Cuál será la impresión al acariciar la piel arrugada o los muslos fláccidos? ¿Podrá existir pasión en la vejez?”

Con la idea que el amor sólo anida en los cuerpos jóvenes, pensando que el alma que los habita envejece al mismo tiempo, no me era posible imaginar -en la niñez, menos en la adolescencia- el amor, la pasión, la sexualidad ardiente en los ancianos. No concebía el amor sino en el presente y en la juventud.

Pero de vez en cuando me asaltaba aquel recuerdo de mis abuelos besándose con deleite y ternura a los casi ochenta años. Ella estaba en cama con reposo indicado por el médico. La habitación olía a magnolias. En la cómoda alta, donde guardaba las sábanas, siempre había un vaso de cristal labrado con un ramo de magnolias que religiosamente le traía la “Negra” Araya, la vecina amiga, porque sabía que eran sus flores preferidas. Esa tarde mi hermano y yo entramos, creyendo que dormía, pero nos encontramos con la más bella escena de amor que pudimos ver a nuestros siete u ocho años. El abuelo estaba reclinado sobre ella besándola en la boca, y ella le había sacado la txapela -la boina- y jugaba con sus escasos cabellos devolviéndole el beso. No olvido la mirada que lo decía todo:”Zenbat maitezu, nere txotxolo” –  Cuánto te amo zonzito mío-

El nerviosismo y la sorpresa nos hicieron reír. El abuelo se dio vuelta, y al vernos, se puso la boina y quiso escapar pero ella lo tomó de un brazo, se colgó de su cuello y lo besó con más fuerza aún “Pero no sea txotxolo, tonto, hombre -le dijo-¿No ve que son nuestros nietos, que ellos saben como nos queremos aunque seamos viejitos?.” Con el brusco ademán, la larga cabellera, que ella usaba, torzada en un rodete sujeto con peinetas, se había derramado sobre sus hombros, y a mí me pareció que era una chica jovencita la que nos decía eso riéndose, y no mi abuelita enamorada, a la que yo siempre había visto como una anciana frágil y enferma.

Quizás fue esa imagen la que nos quedó en el alma como una indeleble impresión de ternura…como el mandato que todo amor debía ser eterno.

Y quizás por eso también me ha costado tanto comprobar que nuestros amores posmodernos son casi fugaces, descartables, sujetos al paso del tiempo, a los cambios de la economía y a los descubrimientos constantes de las nuevas aplicaciones del colágeno, las siliconas, y el ácido hialurónico.

Hoy que he caminado poco más de medio siglo. Que he vivido el desmedido e inexperto amor de la juventud; la aventura, la pasión y el amor con todas las caras y fases de la madurez.  Hoy ya no me es difícil entender que no hay diferencia aunque los cuerpos cambien, porque el alma que los habita no tiene tiempo ni frontera.

Así como el ser de mi abuela, mi ser siente de la misma manera, con la placidez y la sabiduría que me han dado estos años, con amores perdidos y encontrados, con pequeños y grandes amores, con amores de película y de tragicomedia, con amores propios y ajenos. En fin, no ha sido mi vida la que soñé viendo a mis abuelos y a mis padres. Nadie sabe exactamente qué encontrará en

amor de abuelos

ese camino. Y en cierta forma el ser de mi abuela lo recorrió en cada etapa con el compañero que envejeció físicamente a su lado.

La incertidumbre, las posibilidades, la capacidad de manejar el propio destino – y no la segur

idad, lo exacto, la fidelidad, el amparo-  son más bien las condiciones que nos impone el divino Eros sobre el final de estos tiempos.

Quizás el gran cambio que se

está produciendo en las condiciones del planeta y de la humanidad nos obligue a valorar en todas las etapas de vida, la piel, los ojos, el pecho, las manos, el cuerpo todo, de quienes son objeto de nuestro amor, a verlos con una mirada más profunda; a sentirlos con un corazón abierto y no con un cerebro condicionado. Quizás el cambio nos enseñe a Amar.