Joaquin Araujo, naturalista hasta la médula

agua javier sanchezTengo en mis manos dos de sus libros: Agua y Bosque. Joaquín Araujo, el naturalista hasta la médula
El post está ilustrado con la fotografía de Javier Sanchez Saez Transcribo a continuación el prólogo de Agua:

“Sabemos que nada vivo es ajeno a las capacidades, destrezas y servicios y acogidas que el agua pone a disposición de todos.
Nada hay, a excepción del aire, del que también forma parte, tan abierto. Tanto que el agua camina siempre en dos direcciones al mismo tiempo.
Coloniza y es colonizada. Tesoro, pues, esté donde esté. Nunca se cierra ante nada. Es dándose. En consecuencia nunca deja fluir por dentro de todos los paisajes, todos los seres vivos, todos los tiempos … ¿Todos los futuros?
La pregunta no es dramática, todo lo contrario. Resulta oportuna y terapéutica. Beber es hoy morir para demasiados. TRaición ingente, pues. Nuestro compromiso es asegurar que el agua seguirá haciendo luego lo que consolidó antes. De haí el desgarro que supone tanta agua muerta arrebatándonos el futuro.
Por eso necesitamos instalar en la práctica cotidiana la reciprocidad. Hay que limpiar a lo que nos limpiua. Hay que restaurar la transparencia.
Necesitamos, sobre todo, no incrementar la sed del agua provocada por el ineficaz uso que de ella se hace en todos los sectores.
Hay que imitar las destrezas del agua, argumento de este libro.
Tendemos a contagiar, con estas emociones empaquetadas en palabras, la vivacidad que el agua, siempre que la dejemos lleva puesta.
Pero no se trata solo de regar organismos y paisajes, también nuestra responsabilidad.
Porque el tiempo se quedará sin horizontes si no nos convertimos nosotros mismos en lluvia de miradas comprensivas hacia el fluido vital. Admiración primero, pero de inmediato agradecimiento.
Reforzar los vínculos con el agua es sumar caudales de transparencia que incrementará el descomunal valor que ya tiene. Ser sensibles hacia la base de la vida ya es lluvia, riego, crecimiento de lo mejor.
Por eso hemos apostado por la poesía, primer lenguaje de la vida, palabras del agua misma.
Este libro acepta la emoción que fluye dentro del arte del agua.
Pasión misma del agua por incorporar a su seno las luces, los aires, los labios, la sed de todos… para saciarla.
El agua es espejo que nada ni nadie debería romper. Porque el agua trabaja, desde antes del origen de la vida, por un futuro fértil: ese que todos merecemos”

Texto de Joaquin Araujo de su libro Agua

2 thoughts on “Joaquin Araujo, naturalista hasta la médula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *