Archivo de la categoría: Historias de radio

La radio que no se ve. Anecdotas de compañeros de radio sobre circunstancias y situaciones que pasaron desapercibidas para el oyente

Las almas gemelas, cuento de una oyente (Antonia Martinez)

medias de seda Erase una vez dos hermanas gemelas que nacieron en un pueblo de América allá por el año 1942
Su venida al mundo fue algo nuevo e insólito y revolucionario  en el mercado de aquel entonces. Eran esbeltas, finas, transparentes, “de cristal” se llamaban
Tuvieron fácil entrada en la familia, sus antecesoras, las medias de algodón y de seda, no creían lo que veían, ellas gruesas resistentes poco adaptadas ven llegar a las hermanas pequeñas “las medias de cristal” de tejido fino, transparente, adaptable, elegante y encima irrompible, ¡no se hacían carreras!
Miraban a la pequeña media de cristal con un poco de “pelusa” por la acogida que había tenido en la familia.
Ellas veían a Dña. Adelaida todo gozosa con su nueva adquisición. contemplaban cómo metía su mano regordeta en el fino tejido, lo estiraba después lo recogía todo hacia la punta, metía el pie, colocaba buen la puntera y el talón y con sumo cuidado, por las uñas, ¡zas! estiraba el resto por toda la pierna hasta el liguero encima del muslo ¡quedaba perfecta! fina, transparente.
Era presumida nuestra media de cristal no menos que su hermana gemela. las dos eran igualitas, del mismo color y de la misma largura y delgadez. Daba gusto verlas cuando en la terraza se columpiaban al viento después de haberse bañado en agua templadita y espumosa. Zis, Zas, arriba, abajo, la vuelta entera ¡que felices eran! Y a los rayos del sol se secaban y de nuevo Dña. Adelaida las introducía en su pie pequeñito y bailarín.
Como se lucían las dos en aquellas piernas tan bonitas de su dueña, se sentían importantes porque sabían que realzaban su belleza y sabían muy bien que eran admiradas por todos. Dña. Adelaida se sentía feliz, segura de si misma desde su adquisición había acortado graciosamente (generosamente) sus falditas y caminaba airosa por la vida desde que se había puesto sus primeras medias de cristal
 
ANTONIA MARTINEZ, ES UNA DE LAS OYENTES DEL PROGRAMA. DE ESOS OYENTES QUE POCO A POCO Y DE CASUALIDAD LLEGARON A ESTE ESPACIO RADIAL. DICE EN EL CORREO QUE ME HA ENVIADO:
“hace no mucho tiempo que he tenido la suerte de encontrarme contigo en tu programa. Suelo escuchar por la mañana “El madrugador” pero por la tarde noche no suelo poner la radio, asique no te conocía hasta que les envié a ellos el cuento de “La casita de belén que solo valía un apeseta” porque te nombraron, ya se que lo leiste y me hizo mucha ilusión.
Te mando estos dos relatos cortos, que suelo escribir de vez en cuando, y si te parece ya te mandaré otros”
ESO ES ANTONIA… ESO ES…. ESTOS SON LOS OYENTES QUE ME GUSTAN. LOS QUE PARTICIPAN Y SE TRANSFORMAN EN CO CREADORES DEL PROGRAMA MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

OYENTES: versión libre del cuento El Principito

Eran las navidades del 2009, cuando en mi jaula de pájaros empezó a crecer la idea de organizar un concurso de cuentos de navidad. Me hacía ilusión pensar que algún oyente, la noche del 24 cuanto estuvieran con los preparativos de la mesa navideña, escuchara en Radio Vitoria su cuento por ser el cuento ganador.

Recibimos en aquel año 12 cuentos. Pero algunos, se quedaron con ganas de seguir escribiendo. Y el audio que sigue, es una versión libre del cuento “El Principito” que tuve la suerte de recibir.

Antonia Martinez, una de las oyentes del programa, nos regala esta versión. Yo solo puse la voz, y todo el cariño que me despierta que ustedes los oyentes, escriban… y compartan

http://www-org3-b.eitb.com/audios/radio/radio-vitoria/detalle/351811/version-libre-el-principito-antonia-martinez-la-fiaca/

Mas vale tarde verano, la suplencia que me permitió conocerte.

paco valderramaDurante el mes de agosto, tuve la oportunidad de trabajar todos los días en la radio. Solo me queda darles las gracias a los que me acompañaron. Dejé durante todo el mes como página este contenido:

Mas Vale tarde Verano, es un espacio radial que llegó a mi sin que lo esperara. Siendo para mi una responsabilidad estar haciendo esta suplencia en Radio Vitoria, pues me siento como cuidando el caserío de alguien que se fue de vacaciones.

Tengo la suerte de compartir este espacio con Paco Valderrama, que diariamente nos acerca las noticias de Alava.

Lorea Morlesín, la guapísima y joven colaboradora que me acompaña y se encarga de muchos entretelones radiales.

Y yo misma, conduciendo Mas vale  tarde verano. ¿Pretensiones? Pasar música, llevarte a pasear por distintos lugares ofertando un turismo no tradicional, lectura de textos, cuentos, diarios…

Todos los días de 17 a 20, Mas Vale Tarde Verano. Te espero

ESPERO SEGUIR CONTANDO CON USTEDES EN MI OTRO ESPACIO RADIAL “LA FIACA”, TAMBIÉN EN RADIO VITORIA.

La jaula de pájaros

El viernes pasado, día en que terminaba mi suplencia de “Mas Vale Tarde Verano”, tuve una de esas agradables sorpresaes de la vida. Sin esperar nada, llega a mis manos esta foto. Javier Sanchez (fotografo que entrevistaba) hace llegar hasta mi esta imagen. Una pared con las mismas palabras que uso durante el programa. Una pared que tiene la idea que con insistencia intento transmitir.

Al llegar a casa, después de esto que para mi fue muy intenso, se abrio mi aula de pájaros y me puse a escribir:

La jaula de pájaros es mi cabeza. Y los pájaros… mis pensamientos

En ella, conviven muchas especies de pájaros. Algunas, dominan a las otras pero esto no impide su convivencia. Con el paso de los años, aprendieron a respetarse unos a otros.

Pero en algunos momentos, este “ecosistema mental” se altera y todos los pájaros juntos empiezan a batir las alas.

Lo curioso, es que los más grandes, por tener las alas tan grandes, no se pueden mover mucho. Pero los pequeños si.

Baten las alas sin parar como pidiéndome que abra la puerta de la jaula. Los  más grandes, cuando la jaula está cerrada, son los que más llaman la atención. Ya adultos, tienen una estructura que no tiene mucha movilidad. A jaula cerrada, son los que llaman la atención…

Pero cuando se abre la jaula de pájaros…. Son los más pequeños los que enseguida ven la puerta y se sueltan.

Libres, los pequeños, cobran un brillo especial y empiezan a dibujar en el aire formas. Sus giros son inesperados. Su rumbo, desconocido. Y esto hace fascinante seguirlos con mi conciencia. Miro su vuelo, o mejor dicho… siento su vuelo.

Y es en ese preciso instante en que el vuelo de lo pequeño se transforma en palabra…y digo…y hablo… y siento.

LA FOTO QUE ILUSTA ESTA NOTA ES DE JAVIER SANCHES. UN CAZADOR DE IMAGENES (Sabrá Javi que también es un artista que caza emociones?????)jaula de pájaros

Malentendidos. Pedro Espinosa y Juan y medio

PEDRO ESPINOSASi nos escuchamos unos a otros, veremos que podemos hablar el mismo idioma, pero  esto, no es lo único que se necesita para comprender al otro.

Entre que no escuchamos bien, o el otro no modula como corresponde, los mensajes pueden ser totalmente tergiversados llegando a mal entendidos que pueden conducirnos a una discusión.

Pedro Espinosa, el cantante de Potato, nos cuenta su graciosa anécdota con Juan y Medio.  

A LA BREVEDAD, CUELGO EL AUDIO.

Siempre he dicho que los no videntes, me regalaron el perfil y forma en que trabajo.

La gente de radio, tiene un perfil común. Nos permiten literalmente entrar en sus vidas, y hacerle una compañía que les deja estar desarrollando otras actividades mientras se mantienen informados y entretenidos. Esta función de “acompañar” representa para mi mucha responsabilidad. No siendo periodista, no cuento con las herramientas que bien saben utilizar ellos. Cuento con mi voz, mi forma de leer, y sobre todo ponerle pasión y cariño a lo que leo.

Pero ayer, gracias al llamado de un oyente (que presupongo por su voz que no era un joven de 20 añitos), recordé que los no videntes fueron y son los que perfilaron mi manera y estilo de trabajo.

Vicente es no vidente. Amablemente llamó y nadie mejor que él describió la función que tenemos los locutores. En la conversación (que siempre intento que sea coloquial y distendida) le digo: “Vicente a lo mejor alguna vez nos podemos ver y conocer” A lo que me contesto: “Lo dudo, pues soy no vidente”. En décimas de segundos, recordé otra historia que tuve que ya te contaré, mis inicios en la radio y la lectura de textos. Todo giró como un torbellino. Fue como si por segundos, todo se parara y Vicente me recordara un sentido de servicio que tiene mi trabajo: leer con el corazón. Utilizando tonos y entonaciones que le den brillo a la lectura. Y que esa lectura sea tan rica en sonidos, que de alguna manera las palabras logren generar imágenes. Imágenes que puedan ser vistas no con los ojos físicos sino con los ojos del alma.

Y esta lectura es la que intento. La lectura que genera imágenes para el alma, sin necesidad de ver fisicamente. De cada no vidente con quien he estado en contacto, saqué una enseñanza. Pero la más fuerte ha sido que ellos tienen una visión del alma impresionante. Una visión que muchos que vemos, está ajena a nuestra percepción. Ellos son ciegos físicos. Pero muchos de nosotros… somos ciegos del alma.
Te dejo a continuación el enlace a un video sobre ciegos y no videntes de la china. Seguro que algún mensaje te deja

watch?v=N6Y9cWQyMqM

Unir la música y el cine: una interesante propuesta que nos acerca el Artium

BluesARTIUMLa radio, me está regalando oportunidades únicas. Y cuando tengo la oportunidad de hacer una entrevista como esta, que toca el tema del mundo de la música, siento que mi trabajo no es trabajo sino que es un regalo.
Ayer, durante el programa Mas vale tarde verano, hablamos con Cristina Redondo, la coordinadora de actividades del Artium. Y con Lorea Morlesín y yo (Patricia Furlong) disfrutamos de un momento especial. Durante la entrevista, perdí la noción de que estaba en la radio, llegandome a sentir como si estuvieramos de charla en un bar.
“Un ciclo para todo el que tenga curiosidad musical” así definido por Cristina Redondo, coordinadora de actividades del Artium.
Ella de alguna manera nos anima a no quedarnos encasillados en un estilo de música. Y a comprender que se aprende a escuchar distintos estilos.
La propuesta del Artium, que comienza el 20 de agosto y termina el 29 del mismo mes es para no desaprovechar. Las entradas salen 2 € si se compran cada vez que quieres ir, u 8 € el bono que te permite ir todos los días.

TE DEJO EL ENLACE PARA QUE PUEDAS ESCUCHAR EL AUDIO DE LA ENTREVISTA

https://www.eitb.eus/audios/radio/radio-vitoria/detalle/486161/cine-documental-musical-artium/

Y ahora, de suplente en “Mas vale tarde verano”

Trabajar en radio es para mí, mas que un trabajo un momento….¿particular? Pues si. Cada día que me siento frente al micrófono, no tengo ni idea de que es lo que va a pasar. Si bien me tiro horas antes de salir al aire, mi jaula de pájaros es impredecible.

La música, estimula mis sentidos, mis emociones, mis pensamientos, y por más que intento poner orden, todo lo preestablecido muchas veces se desdibuja y termino en cualquier lugar.

La propuesta de hacer mas vale tarde verano, me llegó como una sorpresa. No estaba en mis planes un verano entre CDs, micrófonos y cables. Cambié el protector solar por Calamaro, la sombrilla por Anne McCue y me solté a aceptar la propuesta. Propuesta que encierra para mi mucha responsabilidad pues estoy de alguna manera “cuidando” un espacio radial ajeno.

Tres horas de programa que transcurren por supuesto entre la música, pequeños comentarios sobre aquello que justo ese día se me paró frente a las narices, y la compañía de Lorea Morlesín, una becaria…¿qué te parece normal? Pues a mi no!

Luego de varios años de trabajar en solitario, estoy aprendiendo a trabajar en equipo. Y por más que siempre he apostado por ello, ahora que lo tengo al alcance de la mano, es un desafía continuo.

Lorea, pone su cuota de juventud y entusiasmo, haciéndonos viajar en el tiempo por el túnel de la música. El instante en que ella entra al estudio es para mi uno de los mejores momentos del programa. Pues Lorea, me sorprende, me entretiene y trae canciones que tenía hasta empolvadas por el recuerdo.

Las noticias de Alava, llegan con la voz de Paco Valderrama. Hoy justito le comentaba que me gusta como me cuenta las cosas, de forma que toca lo coloquial. Alava presente en la voz de un periodista “serio” como le digo en el programa, a lo que responde con una sonrisa.

Un espacio que me sugiere responsabilidad, búsqueda, aprendizaje…

Música distinta más allá de las listas…periódico musical … contenidos varios… y lo que salga de la jaula de pájaros.

Y así llegué otra vez a Radio Vitoria: empezó La fiaca, un espacio reivindicativo del descanso

currando-en-la-EITB-150x150Y después de algunos años de “silencio radiofónico”, llega otra vez hasta mi la posibilidad de otra vez trabajar en Radio Vitoria. Quedaba todavía sonando en mi cabeza la antigua sintonía del programa que había hecho por el 2002. Pero a pesar de mi gusto por Louis Armstrong, decidí buscar otra música… y otro nombre.

En ese momento, el director de la radio José Ramón Días de Unzueta me propuso buscar un nombre que de alguna manera delatara mi argentinidad.

Votación familiar… y salió el nombre de “la fiaca”. Generar un espacio radial que a través de la música y los comentarios, te invitara a tumbarte en el sillón. Y desde ese espacio (tu rincón de gato), pudieras disfrutar tanto del programa como de vos mismo.

José Ramón seguramente no sabe que con una frase, marcó mi estilo: hacer feliz a una persona pero un día a la vez.

Y esta frase, es mi empuje cada vez que preparo un programa. Se a la hora que empiezo, pero no a la hora que termino, pues cuando se abre la jaula de pájaros (mi cabeza) puedo terminar viajando con la imaginación a cualquier lugar.

La hoguera de San Juan de los fiacunes (San Juan 2010)

Y allí fui, en busca del fuego, del fuego de la hoguera de San Juan. Me gustaba esto de llevar no solo mis papeles con los escritos de lo que yo quería tirar. También tenía los papeles de algunos de ustedes. Simbólicamente, los fiacunes nos acercamos al fuego con la intención de transmutar.
Eran las fiestas de Judizmendi, y allí, al fondo del Parque del Polvorín, brillaba la luz del fuego. Menudo contraste me ofrecía este espectáculo que parecía compuesto por opuestos. En lo alto, un cielo sereno iluminado por una luna acuosa que nos anunciaba lluvia. En lo alto el silencio y la oscuridad.
Abajo, la fiesta ruidosa y animada entre música, bailes, txosnas. La gente que parecía ajena al silencio de lo alto, caminaba hasta a veces frenéticamente como hormigas laboriosas (¿Qué trabajo estarían haciendo?). Pero todos pasábamos por el mismo lugar: el fuego.
Acercarme al fuego fue algo especial, porque como siempre se abrió la jaula de pájaros mientras caminaba con las manos en los bolsillos sosteniendo los papelitos. El ánimo teñido de una ansiedad alegre que vaya a saber de dónde había venido (por suerte, ya no me pregunto por todo sino simplemente, lo dejo ser. Menuda liberación esto de no querer encontrarle explicación a todo!).
Iba para “quemar lo viejo, lo inútil, lo que molesta”. Cuanto más me acercaba, más aumentaba lo que comenzó siendo un calorcito agradable para terminar en un casi ardor en la piel del pedazo de hoguera que habían montado. Y me dije ¿será así la cosa cuando uno quiere desprenderse de algo que no le gusta? Primero la decisión de quemarlo, luego empezar a actuar y hasta con ánimo alto, para luego, cuando estás casi al borde de terminar sentir que tirar lo viejo, hasta duele.
Resistí frente al fuego… y digo bien cuando digo resistí porque costaba estar allí cerquita para tirar los papeles con lo que ustedes me habían sugerido. Allí estaba el fuego que se me antojó pensar como un ser vivo que por momentos explotaba con ira para después quedar otra vez manso solo dando calor y luz.
Indiferencia, falta de compromiso, todo lo malo, los figureti, los que meten la mano en la lata, la falta de conciencia del uso del agua, la falta de solidaridad con los inmigrantes, el egoísmo de la humanidad, la falta de respeto por el otro, en todos los órdenes de la vida…. estas intenciones, cada una de ellas escritas en un solo papel (otro símbolo más que quise hacer de unión en las intenciones).
Antes de tirarlas al fuego, las releí y me dí cuenta que nadie había pedido algo personal. Tal vez cuestiones personales nos llevaron a pedir lo que pedimos, pero la expresamos de manera universal dejando a un lado nada más y nada menos que a nosotros mismos para pedir por todos.
Y si pienso en el polo opuesto a lo que cada uno escribimos, me quedo con que deseamos a personas con capacidad de empatía, y compromiso para con su lugar en la sociedad. Personas que se desempeñen con el corazón y no con el bolsillo y la cartera para así lograr un mundo mejor.