Un rey con tartamudez

Hace poco tuve la oportunidad de ver la película “El discurso del rey” y me encantó. Pasa el tiempo y la historia de un rey con la caracteística de tener tartamudez está triunfando en los cines y también entre los jurados de los más importantes galardones cinematográficos. El domingo por la noche “El discurso del rey” obtuvo el Goya a la mejor película extranjera. Y de aquí a los Oscar acaparará algunos más, lo que de paso también vendrá bien para visibilizar un trastorno tan común como incomprendido. Cualquiera que haya tenido o tenga a un disfémico en su círculo, entenderá la pesadilla que para Jorge VI, el monarca interpretado por Colin Firth, debió suponer la perspectiva tremenda de tener que dirigirse a su nación.

Y en un momento histórico, en vísperas de otra gran guerra, en el que las palabras, pero también la entonación y el ritmo, eran cruciales en la titánica tarea de mantener el ánimo alto. Pero para el ejercicio de sus funciones, lo llevó a buscar la ayuda de Lionel Logue, un experto logopeda que consiguió, empleando una serie de técnicas poco ortodoxas, eliminar este “defecto” del rey.

Os recomiendo que la veais.

Mentxu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *