La Concha

“¿Cómo hay que ir a la playa de la Concha?”, preguntó preocupada Marisol en su primera visita a Donosti. “A pie”, respondí yo sin entender muy bien su azoramiento. “No, me refiero a que yo nunca hice si quiera top less en Chile…, no sé si seré capaz de estar en una playa nudista”
Concha, para los chilenos, tiene otro significado.

playa de la concha Y es que, admitámoslo, es difícil hablar el español (sobre todo si queremos hacerlo con total corrección).

Así nos lo cuentan y cantan Intentalo Carito, una pareja de hermanos colombianos que ha logrado ya superar las 1.600.000 visitas a su vídeo “Qué difícil es hablar el español”. Con mucho humor, y bastante sentido común, Juan Andrés y Nicolás Ospina reflexionan en esta canción sobre la riqueza del español y en cómo cambia según el lugar en que se hable.

Su canción Qué difícil es hablar el español cuenta la historia de un estudiante canadiense que decide aprender español después de viajar a las Islas Canarias, y para ello va recorriendo distintos lugares de España y Latinoamérica: Salamanca, México, Bolivia, Costa Rica… El resultado es una mezcolanza de localismos que solo producen confusión en el sufrido estudiante.  y más de un problema: el que pude provocar hablar de chucha en Colombia, porros en España, fresas en México o chivos en Uruguay…

Puedes escuchar la canción pinchando aquí.

Fragmento de la letra:

“En Chile polla es una apuesta colectiva, en cambio en España es el pene. Alguna gente en México al pene le dice pitillo, y pitillo en España es un cigarrillo y en Venezuela un cilindro de plástico para tomar las bebidas. El mismo cilindro en Bolivia se conoce como pajita, pero pajita en algunos países significa masturbacioncita, y masturbación en México puede decirse chaqueta, que a la vez es una especie de abrigo en Colombia, país en el que a propósito una gorra con visera es una cachucha, y cachucha en Argentina es una vagina, pero allá a la Vagina también le dicen Concha, y Conchudo en Colombia es alguien descarado o alguien fresco, y un fresco en Cuba es un irrespetuoso! YA ESTOY MAMADO!”

-“Pero ‘mamado’ de qué?  Mamado de borracho? Mamado de chupeteado? Mamado de harto? …This is exhausting…”

Consigna del Gato:

Seguro que tienes alguna anécdota de confusión con el lenguaje, de entender significados distintos, de pensar que usabas bien un vocablo y no es así (o a la inversa).
¿Nos lo cuentas?

3 pensamientos sobre “La Concha

  1. Staedtleter

    Di clases de repaso durante un tiempo y tenía un niño al que le costaba muchísimo el verbo “ir”. Simplemente no entendía de dónde salían formas tan distintas como “vamos” o “fuimos” y no digamos, “yendo”. Cada vez que tenía que decirlo le entraba la risa. El niño hablaba perfectamente el alemán, pues sus padres se criaron allí. Sus frases eran a veces muy divertidas, como “¿hoy no meriendamos?”

  2. Francisco Javier Carranza Infantes

    La palabras van derivando y terminan aceptándose a veces como se pronuncian.
    Tomar el desayuno se dice desayunar. Y tomar la cena se dice cenar.
    Tomar el almuerzo sería “almuerzar” y tomar la merienda sería “meriendar”, pero estas palabras han ido degenerando y se acepta almorzar y merendar.
    Esto sólo es para “empiezar”, pero las lenguas son vivas y se van modificando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *