¡Qué narices!

L’Home dels Nassos: El hombre de las 365 narices

El 31 de diciembre, en muchas poblaciones catalanas, los niños buscan  l’Home dels Nassos (el Hombre de las Narices). Es un personaje que posee tantos apéndices nasales como días le quedan al año. ‘El día 31 es más fácil verlo!

Esta tradición se mantiene también en otros lugares como La Rioja, Teruel, Navarra, Álava o Burgos, aunque a veces se cambia nariz por ojos u orejas el 30 de diciembre. Algunas localidades tienen incluso un cabezudo que encarna este personaje que, a veces, es algo siniestro o malévolo.

Su origen es incierto, pero se cree que está vinculado a una divinidad romana, aunque en otros países, como Japón, tienen personajes muy parecidos.

8905-lhomedelsnassos

L’Home dels Nassos és un personatge mític, imaginari, a voltes sinistre, i es fa creure a la mainada que apareix l’últim dia de l’any. Se’ls diu que aquest dia surt “un home que té tants nassos com dies té l’any”. Els infants no entenen aquest joc de paraules i, innocents, pensen que veuran un ésser terrible amb 365 nassos.  Aquest personatge simbolitza l’any i és una evolució d’una divinitat perduda vinculada al déu Janus romà, que era representat amb dues cares: una amb aspecte infantil i l’altre d’ancià, una mirant endavant i l’altre endarrera, i amb dues claus, la del Cel i la de l’Infern.

El Hombre de las Narices es un personaje mítico, imaginario, a veces hasta siniestro, y se le cuenta a la chiquillería que aparece el último día del año. Se comenta que el 31 pasea por la calle un hombre “que tiene tantas narices como días tiene el año”. Los más inocentes no entienden este juego de palabras y creen que verán un ser terrible con 365 narices. El personaje simboliza el año y es una evolución de un dios ahora perdido, vinculado al Janus romano que se representaba con dos caras: una con aspecto infantil y la otra de anciano; una mirando hacia adelante y la otra hacia atrás, y portando dos llaves, la del Cielo y la del Infierno.

índice TENGU:

En Japón hay un personaje de nariz muy grande denominado Tengu.

Es un ser mitológico, una divinidad de la naturaleza que se representa como un hombre de complexión fuerte, pero alado como un ángel y de nariz prominente. A veces se le representa con un pico de ave.

Hay máscaras tradicionales de Tengu.

 

Un pensamiento sobre “¡Qué narices!

  1. antonio molina medina

    Dicen que no hay envidia buena, pero a mi gustaría ahora que comenzamos el año 13 convertirme en granos de semilla que el labrador arroje con pericia para que sirva por lo menos para sacar algo de comida, comida para los que solo piensan en vivir sin olvidándose de la CULTURA.

    Un abrazo

    antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *