Propósitos

Nos gusta hacer listas.

Foto de Lunalunera
Llamp en su primer día de dieta

El gato Llamp empezó el año con dieta, tras zamparse todas las sobras navideñas el 31 de diciembre… No sé cuánto le durará, pues ayer ya vi arañazos en el bote de las galletas de chocolate, pero ha hecho una lista de propósitos para el 2013 que incluye agudizar el oído para encontrar más historias y susurrarlas aquí, en el blog.

Hay quien guarda y aprovecha las listas de años anteriores


¿Tú haces listas? ¿De qué? ¿Tareas pendientes? ¿Propósitos? ¿Palabras en desuso? ¿Libros que quieres leer? ¿Libros prestados? ¿Nombres que te gustan para bautizar a tus personajes? ¿Listas que cambian con el tiempo? ¿De propósitos para el año nuevo?

¿Nos lo cuentas en los comentarios?

5 pensamientos sobre “Propósitos

  1. Txemi Sánchez

    No hago listas.No he dejado de ir al gimnasio. Aunque mínimamente he adelgazado.No tengo un propósito que alcanzar, procuro hacerlo cada día, aunque fracaso mucho. Una lista me parece una mili que cumpir.
    Hay posibilidades que desearía materializar, actividades a las que me dedicaría, pero no es posible ahora. Las que practico en este momento podrían ser las añoradas si me hubiera dedicado a las que tengo aparcadas. Por eso no me inquieto.Estoy viviendo esta vida, en otro momento viviré otra, espero recordar que soy la misma persona en ambos casos, aunque podría encontrar esa desviación de la ruta que me convirtiera en otro, en una reencarnación insospechada. Si me hubiera hecho una lista solo tomaría los desvíos marcados en ella, como si fuera un mapa o un GPS para andar por la vida. Prefiero un mapa erróneo o cambiante, o fantástico o de otro planeta.
    Voy a hacer la lista de la compra: Zanahorias, arroz, huevos, leche,…

  2. Llum

    Yo confieso que hago listas, pero no de propósitos. Hace años que no. A lo mejor me marco uno, pero a medio año.

    Hago listas como “me gusta/no me gusta” o listas mentales de nombres que empiezan por una determinada letra. Son listas “bobas”.. 🙂

  3. Txemi Sánchez

    En las nieblas de mi memoria, cuando todo en mi era inmadurez, debí hacer una lista de propósitos, aunque solo mentalmente. Ya entonces me sonó a los propósitos de la enmienda cargados a la espalda cuando levantaba mis rodillas del confesionario.
    Al final de cada verano he hecho muchas listas de proyectos en mi trabajo, siempre de cara a las reuniones previas a la nueva programación. Con raras excepciones han medrado las colocadas en primer lugar, así que seguí haciéndolas pero sin dar prioridad a ninguna, sin apadrinar ninguna y sin poner el alma en ninguna, ninguna, ninguna. Más divertido. Cuando se tomaba una decisión era una sorpresa, casi un hallazgo. Poca decepción, aire nuevo, juego imprevisto.
    Algunos de los propósitos más habituales, como el de “dejar de fumar”, los llevé a cabo con total éxito sin usar el conjuro de la lista. Hay otros, que no pondría nunca en una lista , porque no quiero pro-ponérmelos.
    Y así estamos, enredando enredadando.
    TX

  4. Montse Guich

    Me gustan las listas por orden alfabético o cronológico. Quizás tenga algo que ver con mi manía de tenerlo todo controlado. Controlado no significa en orden….

  5. joan curtis kennedy

    yo me he adelgazado 10 kilos, y ahora estoy un poco flaco, creo que no haré más listas porque se vuelven tontas, pero seguiré soñando, que me toca la loteria, que soy un cantante famoso, no sé, lo mismo que soñaba de crio, y escribiré cosas, y ya hablo con el agua….que más quiero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *