Adefesios

Más feo que Picio o ir hecho un adefesio

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Adefesio es un  vocablo feo… O no. Se refiere a una persona muy fea o que tiene una apariencia ridícula o extravagante, por ejemplo, ir hecho un adefesio y deriva de la antigua locución adverbial latinaad Ephesios que se usaba antaño como sinónimo de empecinarse en una tarea o misión inútil o imposible de conseguir,  como p
or ejemplo insistir con
argumentos que no son atendidos (cosa lamentablemente frecuente en algunas administraciones públicas). Parece ser que todo esto viene de Éfesoactualmente en Turquía-, que tenían actitudes feas. Allí vivía un tal Hermodoro, nombre que reivindico que se tenga de nuevo en cuenta por lo original, que despertaba muchas envidias por razones varias. Sus conciudadanos decidieron ignorarlo, es decir, lo condenaron al ostracismo o al contigo-no-me-ajunto provocando al final que abandonara su patria chica acusándole de faltas que no cometió. En vano Hermodoro y sus amigos intentaron convencer a los habitantes de Éfeso de su inocencia.

En la foto vemos lo que queda del Templo de Artemisa en la antigua ciudad de Éfeso.

templo_de_artemis_em_efeso_c4cc856f8c84c95ad48d65b78fa9158f_la-bibliotheque-de-celsius1000

“Adefesio proviene de Éfeso”

Los habitantes de Éfeso tienen muy mala prensa: en una epístola de san Pablo se alude que estuvo a punto de ser asesinado en esa localidad por el populacho, que seguía siendo fiel a la diosa Artemisa.

De hecho, la Real Academia de la Lengua recoge como origen de adefesio las penalidades sufridas por este santo en la ciudad, de manera que ha sido la Biblia, el Libro de los Libros, la que nos ha legado esta palabra fea.

Gato de Botero: feo? original? En la Rambla del Raval, Barcelona


Ser más feo que Picio”

No hay constancia de que Picio existiera. Corre el cuento, de gran exageración creativa, que a Picio le dieron la extrema unción a distancia por lo asustado que estaba el cura. Parece ser que el religioso lo vio tan raro y deforme que se armó de una caña para hacerle la señal de la cruz y cumplir con este sacramento sin tener que acercarse.

Otros aseguran que Picio era real pues hay un tal Francisco Picio, nacido en Alhençín (granada) que fue condenado a muerte y en el último momento recibió el indulto. Pasó tanto miedo y la impresión de la noticia fue tan fuerte que se le cayó todo el pelo, incluso el de las cejas y de las pestañas, a la par que le salieron  tumores por la cara que le deformaron el rostro. Así pasó a ser el modelo de la fealdad más horrorosa.

Curiosamente, existe en el País Vasco un personaje de Carnaval, llamado Pitxu, que presenta algunas coincidencias con estos Picios andaluces. Personajes carnavalescos muy parecidos existen por toda Europa.

3 pensamientos sobre “Adefesios

  1. Txemi Sánchez

    Hablando de Umberto Eco este pasado lunes, tiene un libro,”Historia de la fealdad” digno de disfrutarlo. Está profusamente ilustrado y analiza desde diversos puntos de vista el concepto “fealdad”, llegando a las concepciones actuales, incluído Botero.No lo he leído, solo ojeado.
    Curiosamente “la belleza” canónica resulta poco de fiar. Su concepción varía con la evolución de la cultura. Las esculturas del Museo de Reproducciones nos resultan admirables, pero no están en su lugar, no cumplen la función para las que crearon y originalmente estaban policromadas. ¿Por qué las admiramos? Porque nos autoreferenciamos a ellas tras siglos de cultura. La fealdad, lo extraño, se alejan de esa referencias. El romanticismo sintió ternura por lo feo, por el monstruo o por el lugar ruinoso y salvaje; ahora hemos incorporado esos ambientes a la catgoría de bellos. Dicen que los carruajes en el siglo XVIII, tenían echados los cortinajes de las ventanas porque los viajeros no soportaban la vista de la naturaleza desorganizada y salvaje, hasta que algún despistado pintor descubrió que aquello contenía belleza. Ahora hacemos turismo.
    En Madrid hay una exposición sobre el CAOS. Está llena de amuletos, chamanes, máscaras, mostruos e intervenciones de videoarte bastante repugnantes. Quiere explicar los caminos que toma el humano para resolver lo incomprensible, para elaborar el rito salvaje, para curar sus enfermedades por invocación. En otra exposición se habla del origen de LA BOHEMIA, de cmo mirando a los inadaptados y expulsados de la sociedad, como los gitanos, se descubre una vida libre que lleva a valorar un mundo sin normas, que empuja a los pintores a exprimir la belleza del campo y a liquidar el academicismo e imponer el IMPRESIONISMO.
    La actitud extravagante, la observación de lo feo y la exaltación de lo trivial acabaron con las escenas afectadas de musas en poses imposibles rodeando a dioses de una mitología falsa, pero bellísima.
    Vale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *