Desierto

“La primera postal sólo decía: En el desierto no se pierde nada. Si vienes, me encontrarás. Te quiero. Lisa”

Pep Subirós: Cita en Tombuctú

Desert-Namibia-Africa

– El desierto es bello… – agregó.
Y era verdad. A mí siempre me gustó el desierto. Uno se sienta sobre una duna de arena. No se ve nada. No se escucha nada. Y sin embargo hay algo que irradia en silencio…
– Lo que hace al desierto tan bello – dijo el principito – es que esconde un pozo en algún lado.”
Antoine de Saint-Exúpery: El Principito

gatto

Consigna del gato Llamp:

¿Qué buscas o encuentras tú en el desierto?

Se trata de escribir partiendo de lo que nos sugiere “desierto”, una palabra que puede evocar historias muy distintas.

 

5 pensamientos sobre “Desierto

  1. Llum&Llamp

    “El Principito”, la obra más conocida del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, con la que pretendió remover las conciencias, cumplió este sábado 70 años de su primera edición.

  2. Txemi Sánchez

    “El Principito” tiene la simplicidad del desierto, pero también su inmensa profundidad. En nuestra ingenuidad podemos comprenderlo de un vistazo pero luego se vuelve inacabable, te sitúa en su justa escala hasta hacerte asumir que eres un grano de arena más, incluso que NO eres, que únicamente formas parte de él. Puedes mirar la línea inalterada de su horizonte y releer sus ingenuas palabras una y otra vez, sin encontrar sorpresas, sumergiéndote en el silencio de las noches y asimilando la limpidez de sus metáforas, más y más sublimes cuantas más veces las repasas, hasta olvidarlas, porque el encuentro con uno mismo, ese iniciático descubrimiento del sentido de la vida se resume en la contemplación como nos enseña la frase: “Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.”

  3. Maria Jesus

    Cuando he leido la palabra DESIERTO lo unico y primero que me ha venido a la cabeza ha sido EL PRINCIPITO y empiezo a leer y encuentro esa frase…No conozco ningun desierto de dunas gigantes y kilometros y kilometros de arena pero estoy segura de que no me gustaria, como tampoco me gustan los mares. Los paisajes monotematicos no me van.

  4. Berenice

    En Cita en Tombuctú encontré una historia que me fascinó, me dió a conocer otras culturas y me tuvo en vilo unos cuantos días, los que me duró este libro que me atrapó del todo.
    Al igual que en El cielo protector o en El paciente inglés, el desierto aparece como telón de fondo de unas historias apasionadas y un tanto salvajes.
    Quizás es eso lo que defina al desierto, un lugar solitario, abrupto, en el que el hombre se da la mano con la naturaleza y queda a sus expensas, más vulnerable que nunca. Un lugar de extremos, intempestivo, no apto para todos.

  5. Agu

    @Maria Jesus
    Está claro María Jesús que no has estado nunca en un desierto; te aseguro que no es monotemático. Puede parecerlo de momento, pero ahí está su encanto. Yo he estado en dos (o tres, según se considere) y monótono, en absoluto, para mí. Tanto mi pareja como yo (y él era reticente) volvimos encantados y enamorados del desierto. Para nosotros tiene una magia especial.
    Claro que, para mi, tampoco el mar es monotemático…
    El desierto es, algo más, algo que supera, que transmite emociones que no he sentido en otros lugares. El silencio, sus colores… 🙂 Tal vez lo que no me va (nunca lo había pensado así, gracias por tu reflexión) sean los paisaje abarrotados, llenos de estímulos, tantos que no me permiten pensar…

    Ya veis, yo encontré mucho en el desierto.. Tanto, que es indescriptible!
    No conozco “Cita en Tombuctú”. Buscaré el libro: lo que decís me despertó la curiosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *