Sampedro

Creo en Sampedro

LA-SONRISA-ETRUSCA2

CREDO PERSONAL
(Autor: José Luis Sampedro)
Creo en la Vida, Madre Omnipotente,
Creadora de los cielos y de la tierra.
Creo en el Hombre, su hijo,
Concebido en creciente evolución,
Progresando a pesar de los Pilatos
Que inventaron sus dogmas reaccionarios
Para aplastar la Vida y sepultarla.Pero la Vida siempre resucita
Y el Hombre sigue en marcha hacia el futuro.
Creo en los horizontes del Espíritu
Y en la energía cósmica del mundo,
Creo en la Humanidad siempre adelante,
Creo en la Vida perdurable. 

Amén.

Ha muerto José Luís Sampedro.

No hace mucho, recordando otras personas ilustres y comprometidas, dije (y me comentan que sonó a plegaria) “siempre nos quedará Sampedro”. Me refería a José Luís, por supuesto, a este humano comprometido y luchador.

Estoy escuchando ahora mismo a su compañera, Olga Lucas. Habla con ternura, con cariño, pero no se lamenta. Asegura que era un hombre sin miedo, que encajó que estaba muriendo como parte de la vida. Se fue como vivió, sin aspavientos, sin querer molestar a nadie, sin muestras excesivas de entusiasmo, sin necesitar homenajes ni loas. Se ha ido como vivió, con sencillez.

Y nos ha dejado un poco más huérfanos, más desamparados. ¿A quién podemos escuchar sin el temor a ser engañados ahora? Era un hombre íntegro, lo fue incluso en una época en que los íntegros parecían motivo de burla. Fue acusado de ingenuo por defender una economía “más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos”. Hasta el final mantuvo su carácter combativo y luchador, protestando contra todas las injusticias sociales que había ocasionado la crisis.

Quiero recordar a ese Sampedro lúcido, que celebraba el carácter crítico y combativo del 15-M; que mantuvo la voz firme, pese a sus 96 años, para protestar contra las injusticias sociales que está ocasionando la crisis. Esos derechos que ya han quedado torcidos para siempre.

Sampedro, el que creía en la sabiduría de la gente joven y en la fuerza de los mayores…, o al revés.

Sampedro, ese abuelo que recordaba tanto al protagonista de “La sonrisa etrusca”.

Nacido en Barcelona el 1 de febrero de 1917, en 1936 se unió al ejército republicano en la Guerra Civil Española, combatiendo en un batallón anarquista. Años después, finalizaría sus estudios de Economía con Premio Extraordinario.  A mediados de los 60, en pleno franquismo y ante las destituciones de catedráticos en la universidad españolacomo Aranguren y Tierno Galván, hizo las maletas y se fue a trabajar como profesor visitante en las universidades de Salford y Liverpool.  Caricatura de Iñaki Cerrajería publicada en “Qué!”

Obras económicas                                                                           sampedro-7-640x640x80

  • Principios prácticos de localización industrial
  • Realidad económica y análisis estructural
  • Las fuerzas económicas de nuestro tiempo
  • Conciencia del subdesarrollo
  • Inflación: una versión completa
  • El mercado y la globalización
  • Los mongoles en Bagdad
  • Sobre política, mercado y convivencia
  • Economía humanista. Algo más que cifras
  • El mercado y nosotros

Novela

  • La estatua de Adolfo Espejo
  • La sombra de los días
  • Congreso en Estocolmo
  • El río que nos lleva.
  • El caballo desnudo
  • Octubre, octubre
  • La sonrisa etrusca
  • La vieja sirena
  • Real Sitio
  • El amante lesbiano
  • La senda del drago
  • Cuarteto para un solista -escrita en colaboración con Olga Lucas-

Cuentos: Mar al fondo; Mientras la tierra gira

Otras obras

  • Escribir es vivir
  • La escritura necesaria
  • La ciencia y la vida -diálogo junto al cardiólogo Valentín Fuster ordenado por Olga Lucas-
  • Reacciona!

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/sampedro/home.htm

10 pensamientos sobre “Sampedro

  1. Laura

    No he llorado nunca por la muerte de alguien al que no he conocido personalmente…, pero hoy, al conocer la noticia, abrazando “La sonrisa etrusca”, he dejado que las lágrimas me inundaran. Después he oído que su viuda ha pedido que no se le recordara con pena, sino con lucha.

    Gracias Maestro.

  2. Montse Guich

    Luchando hasta el último momento, gran pérdida, me quedo con la frase: “¿A quién podemos escuchar sin tener temor a ser engañados ahora?”.

  3. Montserrat Julià

    Personajes como El seran siempre Eternos, perdurarán por siempre en nuestros recuerdos, hace muchos años lei La sonrisa etrusca, no soy una gran lectora, però esta novela me llegó al alma i allí seguirá por siempre.

  4. Esther Zorrozua

    Se me ha encogido el corazón al oír la noticia. He leído mucha de su obra, pero “La sonrisa etrusca” me marcó. He seguido su trayectoria en las dos últimas décadas. Es una referencia imprescindible y mucho más. Se le define como humanista, un término muy amplio que él ha rebasado con creces. Me gustaría hacer mío su enfoque de la vida o, al menos, tenerlo siempre ahí, como un faro. Las personas como él nunca mueren: son eternas. In memoriam.

  5. maixol

    Jose Luis, serás siempre un referente para mi. Tu sencillez me enamora y tus ojos me humanizan y me contagian tu dignidad.
    Siempre estarás entre los que te queremos.
    Eskerrikasko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *