Usemos fiambrera

Tupper, táper, túper, taper… ¿Cómo se dice y escribe?

gatotup

El año pasado, después de las vacaciones de verano, en España se habló poco del ya habitual síndrome post vacacional y mucho del tupper (táper). El debate sobre que los niños lleven su propia comida en la mochila seguirá vigente este próximo curso… Pero nosotros queremos poner la atención sobre las dudas que la palabreja despiertan: ¿se puede decir “túper” o es mejor tupper? ¿O mejor táper? ¿Es sin tilde, taper?

Veamos lo que dice la Fundación BBVA al respecto:

Táper, plural táperes, es la adaptación española del anglicismo tupper, que hace referencia a los recipientes de plástico popularizados por la empresa Tupperware, y así aparece en algunos diccionarios como el DEA, de Seco, Andrés y Ramos, o el Clave.

Además, al haberse convertido en un nombre común, se escribe en redonda y sin comillas.

index

    El gato Llamp siempre prefiere usar el término "fiambrera", seguramente por sus connotaciones con la novela negra que tanto le gusta, aunque en la intimidad, cuando maúlla en catalán, suele referirse a la sonora "carmanyola" , de origen italiano.

Fiambrera proviene de fiambre, es decir, aquella carne o pescado que, después de asados o cocidos, se comen fríos. También se llama fiambre a la carne curada, como el jamón, aunque cada vez se usa este vocablo menos para referirse a la comida y más como sinónimo de cadáver.

Como curiosidad, el diccionario recoge el verbo fiambrar, que significa preparar o cocinar alimentos que serán consumidos fiambres.
30332
En español existen otros términos tradicionales para referirse a las cacerolas, recipientes u otros envases con tapa bien ajustada que sirven para llevar la comida fuera de casa, o para conservarla bien en la nevera o despensa, como la tartera o la tarrina. En algunos países sudamericanos se usa “lonchera” que proviene del inglés “lunch” aunque en Galicia he oído “lancheira”, de loncha seguramente.

El uso mayoritario de la palabra strong>táper se ha impuesto sobre todos los demás, pero la RAE aún no la admite en el diccionario. Seguramente ya llegará como llegaron a nuestros armarios, excursiones, aulas y reuniones de objetos eróticos. Los populares “tupperware”, aunque no son exactamente fiambreras, deben su nombre a Earl Silas Tupper, que patentó este tipo de envases y registró la marca en 1947.
gattupper1

13 pensamientos sobre “Usemos fiambrera

  1. Francesc

    Je suis de la carmagnole vive le son, vive le son du canon
    “La Carmagnole” fue la canción más popular de la Revolución Francesa (1792), cuando la Asamblea aprueba la convocatoria de la Convención y el encarcelamiento del rey.
    Apareció de nuevo en los períodos revolucionarios de 1830 y 1871, con nuevos versos cada vez.

    Madam’ Veto avait promis (bis)
    De faire égorger tout Paris (bis)
    Mais son coup a manqué
    Grâce à nos canonniers.

    Refrain
    Dansons la Carmagnole
    Vive le son (bis)
    Dansons la Carmagnole
    Vive le son du canon !
    Dansons la Carmagnole
    Vive le son (bis)
    Dansons la Carmagnole
    Vive le son du canon !

    Ah ! ça ira, ça ira, ça ira
    Les aristocrat’s à la lanterne
    Ah ! ça ira, ça ira, ça ira
    Les aristocrat’s on les pendra

    Monsieur Veto avait promis (bis)
    D’être fidèle à son pays (bis)
    Mais il y a manqué,
    Ne faisons pas de quartier.

    Antoinette avait résolu (bis)
    De nous faire tomber sur le cul (bis)
    mais son coup a manqué,
    Ne faisons pas de quartier.

    Amis, restons unis (bis)
    Ne craignons pas nos ennemis (bis)
    S’ils viennent nous attaquer,
    Nous les ferons sauter.

    Oui, nous nous souviendrons toujours (bis)
    Des sans-culottes des faubourgs (bis)
    A leur santé buvons,
    Vivent ces francs lurons.

  2. Montserrat Julià Carreras

    Sinceramente yo uso mucho taper, o como soy catalana la catalanización de fiambrera…que hi farem!!! La palabra carmanyola, me suena a muy ancestral, no se quizas por Carlomagno…
    Buscando he encontrado dos sinónimos más, en Català : portaviandes i palpissera, esta última no la habia oido nunca .

    1. Llum Saumell Autor

      Yo uso “carmanyola” porque me hace sonreír, aunque tengo pocas ocasiones de decirlo, como fiambrera… “Portaviandes” recuerdo que lo decía alguna vez Josep María Puxan, cura de mi pueblo con el que había ido de “convivencias”.
      ¡¡Buen hallazgo “papissera”!! Jamás lo había oído: tanto esta palabra como “lonchera” en castellano son buenos vocablos para jugar al “scrabble” o “apalabrados”.

  3. Txemi Sánchez

    Fiambrera me sonaba al recipiente que usaban los trabajadores del campo o de la construcción. Los chaváles llevábamos tarteras. Posiblemente sean ambas la misma cosa pero en mi recuerdo del léxico sin contaminar de mi infancia era así. Ahora dice taper hasta mi abuela.
    Pasó lo mismo con la cinta adhesiva transparente. Recuerdo el día en que mi padre me llevó a conocer el hielo(perdón )…quiero decir el día en que mi padre me llevó a conocer un rollo de cinra adhesiva transparente en la oficina en que dibujaba. Era el último grito en material de escritorio lanzado por la marca Tesa-Film. Poco después, en los seriales radiofónicos, escuchábamos las aventuras del Capitán Tesa, un héroe trasunto de Flash Gordon. Todas las tardes no pegábamos a la radio de lámparas a vicir sus aventuras asombrosas. Luego anunciaban la cinta Tesa-film, un producto con no menos cualidades que aquel héroe galáctico.
    A los pocos años, sin comerlo ni beberlo, la asombrosa cinta adhesiva transparente pasó a llamarse Cello.¿Por qué? El cellofán se usaba popularmente. Era barato y fascinante, con sus colores y su crujido, pero el uso más común, que yo recuerde, era como envoltorio de los rollos del papel higiénico marrón marca Elefante. Un trozo de papel amarillo cálido ideal para hacer gafas de sol de fatasía y para contrastar los cielos azules en las fotografías de blanco y negro, el color de aquellos tiempos.
    ¡Pobre Capitán Tesa, perdido en su propia galaxia transparente.!

    1. Llum

      Muy interesante tu aportación. Realmente el origen y el camino posterior de las palabras es fascinante. En Catalunya “la fregona” es “el meri”, pues fue la marca que lanzó las fregonas que se escurrían, un invento revolucionario que ha evitado muchos dolores de espalda y que no está tan extendido por otros países como creemos. Las “playeras” o zapatillas deportivas son las “bambas”, pues la primera marca que las lanzó era tenía un nombre parecido (en Madrid bamba por lo visto es un pastelito, lo que ha dado lugar a más de un chascarrillo con mi familia) y el papel adhesivo “ironfix” (aironfix), los donut, los chupa-chups… Tengo un post previsto sobre nombres “propios” de marca que han pasado a ser comunes: con gusto añadiré tu “celo”.
      Me ha gustado ese “desliz” literario, en este caso a “Cien años de soledad”… ¡No siempre los pillo!

  4. Txemi Sánchez

    Alargando los comentarios sobre los misteriosos orígenes de las palabras quiero hacer referencia a dos que están totalmente equivocadas pero han triunfado. La primera es piscina. Una piscina se usa para el baño o el deporte, pero su origen hace referencia a un espacio que albergara peces. A veces se usa estanque para denominar ese uso. Otra palabra curiosa es camarero. Claramente se refiere al que hace las camas, sin embargo la usamos para el o la que atiende mesas en hostelería. Es posible que el convenio colectivo de estos empleados antiguamente incluyera también el trabajo con la ropa de cama, pero hace tiempo que lo separaron de su categoría laboral.
    Me voy a desayunar. Otra palabrita málamente usada, ya que debería ser reflexiva: desayunarse. Cláramente hace referencia a que , tras toda una noche sin comer, en ayunas, nos disponemos a romper ese ayuno, a des ayunarnos.
    ¡Hala!

    1. Llum

      Gracias! Lo tendré en cuenta para futuras aportaciones en esta sección, que más o menos es una vez a la semana.
      Lo de la piscina no lo sabía, pero es lógico: piscis, piscifactoría… :).
      ¡Sigue con estas curiosidades!

  5. Txemi Sánchez

    A parte de curiosidades. Estoy moviendo muebles y consecuentemente ordenando papelotes. Muchos van a la basura. Nadie puede saber hoy porqué han ocupado su sitio durante décadas. Pero de vez en cuando aparecen joyas que tampoco puede explicarse nadie porqué han estado a la sombra tantas décadas. Entre estas he topado con una cita anotada al reverso de una factura de un camping que dice: “Desde que el hombre inventó la escritura inventó la eternidad” No sé el autor. Sé que lo anoté en julio de 2008. Tras leerlo y releerlo he pensado en ti porque valoras estas raras joyas y tienes acceso directo con tu correo electrónico. Luego he recortado mis garabateos y he pegado el papel en un cuaderno lleno con otras joyas. A continuación me he sentado conmocionado y he dejado de tirar papeles a la basura, me gustaría dormirme para soñas con esta frase infinita.

  6. Llum

    Buena frase, sí señor… NO aparece por internet con autor conocido ni la tengo en mi lista de citas… ¿Tal vez se te ocurrió a tí hace tiempo (una eternidad!) y no lo recuerdas?
    Que tus sueños te reporten luego, una vez despierto, otros bonitos sueños…

    Y en lo que se refiere a la limpieza, ¡paciencia y mucha suerte!

Responder a Llum Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *