Iacobus

pic_1

    - ¿Santa María Egipcíaca? - se extrañó Sara-. ¿Es que también habéis canonizado a una bruja?"
    Jonás, perdido el protagonismo por culpa de los antonianos y a punto de reventar de curiosidad, ya no puedo seguir forzano su aislamiento.
    - ¿Quién es una bruja?
    - Pues María Egipcíaca.
    Sonreí para mis adentros.
    - ¿Porqué?
    - Porque Santa María Egipcíaca -le expliqué yo, adelantándome-, era en realidad la bella prostituta alejandrina Hipacia, famosa por su brillante inteligencia, fundadora de una poderosa e influyente escuela en la que, entre otras materias, se enseñaba matemáticas, geometría, astrología, medicina, filosofía...
    - Y también nigromancia, alquimia, taumaturgia, magia y brujería- añadió Sara.
    - ¿Y porqué la santificaron?
    Un gran resplandor comenzó a vislumbrarse a lo lejos, entre las sombras lejanas. La caminata era agradable, la luna brillaba, menguante, en lo alto, y el descenso volvía ligeros y veloces los pies.
    - En ralidad, no la santificaron a ella. Lo cierto es que Hipacia encontró un furibundo enemigo en la persona de San Cirilo..."

Siguiendo el blog de Marga Arroyo “Ibai sigue tu camino” he recordado la recomendable lectura de IACOBUS de Matilde Asensi.

Galcerán de Borg, monje y soldado, es enviado por Juan XXII a investigar las misteriosas muertes del papa Clemente V, su antecesor, y el rey de Francia Felipe IV. Para ello deberá seguir los indicios de los templarios en el Camino de Santiago.
Es una novela policíaca, pero en el siglo XIV, que nos muestra que el Camino es más que una simple ruta.
81XOkLnfl-L._SL1500_

2 pensamientos sobre “Iacobus

  1. Antonio B.

    A mí me gustó este libro, más que otros de Asensi. Me gustó saber porqué algunas iglesias son octogonales, o la simbología, lo del “juego de la oca” y su vinculación al camino… El camino de la vía láctea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *