Versionando

El padre de Caperucita

Los cuentos tradicionales nos han llegado sesgados. ¿Qué pasa con los personajes que deberían estar y no están? ¿O de los que sabemos poco? El cuento sería distinto desde el punto de vista de uno de los personajes. Imagina que eres el padre de Caperucita Roja. ¿Dónde estabas cuando tu hija cruzaba el peligroso bosque? O que eres uno de los hermanos del Patito feo o el cuñadrastro de Cenicienta o el cuarto hermano de los tres cerditos…

Carta del Espejo de Blancanieves de José Manuel Gómez Benítez

Antique_SUN_MIRROR

Cuento publicado en “Historias de la rana ebria”, de varios autores.

Estimado Secretario General del Sindicato Unificado de Personajes de Cuentos Infantiles:

Me dirijo a Vd. para manifestarle mi más profundo descontento con la situación que vengo padeciendo en el desempeño de mi trabajo. Ser el espejo de la madrastra de Blancanieves no es plato de gusto para nadie, me paso el día metido en una habitación, sólo unas manos gélidas y huesudas me tocan con desdén, sólo un rostro cruel y frío se ve reflejado en mi preciado cristal, tengo que mentir constantemente y, para una vez que digo la verdad, perjudico a la bella y sensible Blancanieves. Se me ocurren muchos calificativos para la madrastra, pero el que mejor le iría es sin duda el de neurótica. Decenas de veces al día me hace la misma pregunta, ¡estoy harto!, ¡ya no puedo más! El Sindicato me prometió que por cada hora de trabajo tendría una de descanso, junto al río, reflejando los rayos de sol, el vuelo de los pájaros y el aleteo de las mariposas. Pero esto no se ha cumplido, trabajo cuatro o cinco horas seguidas y tengo un descanso que, siendo generoso, llegará a un cuarto de hora. He llegado a pensar en arrojarme por el balcón; y si no lo he hecho no ha sido por mí, sino por los siete años de mala suerte que padecerían los habitantes de la región.

Espero que tengan a bien tomar en consideración mi carta y accedan a cumplir las condiciones que se pactaron en su momento.

A la espera de su respuesta, reciba un cordial saludo.

Fdo. Un espejo alienado.


CONSIGNA DEL GATO LLAMP:
Escribe una versión de un cuento tradicional, el que quieras, pero desde otro punto de vista.

Hay muchos otros ejemplos, como los cuentos políticamente correctos de autores como el cuentista catalán QuimMonzó. Las películas de Shreck o la novela “Caperucita en Manhattan” de Carmen Martín Gaite juegan con personajes que forman parte de nuestro imaginario infantil.
Seguro que conoces otras narraciones o experiencias que se basan en cuentos tradicionales.


Un pensamiento sobre “Versionando

  1. Anna

    Jajajaja! Me encanta este cuento! Gracias… Lo de “El Sindicato me prometió que por cada hora de trabajo tendría una de descanso, junto al río, reflejando los rayos de sol, el vuelo de los pájaros y el aleteo de las mariposas… ” me ha llegado al alma… Mi sindicato también me prometió muuuuchas cosas. 😀
    ¡Solidaridad con el espejo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *