De demonios y diablos

La palabrita de la semana es demonio esa criatura multiforme según la creencia cristiana. Y las palabras con que es designado así lo confirman.

Daniel Defoe mostró en su Historia del diablo, obra en la que enumera los siguientes nombres del demonio, extraídos de la Biblia: Serpiente, Serpiente Antigua, Gran Dragón Rojo, Acusador, Satán, Enemigo, Belial, Belcebú, Mammon, Ángel de Luz, Ángel del Abismo, Ángel de las Tinieblas, Príncipe de la Potencia del Aire, Lucifer, Abaddhon, Legión, Dios de este siglo, Espíritu Impuro, Espíritu Inmundo, Espíritu Embustero, Tentador, Hijo del Amanecer.

DEMONIO proviene del griego daimon ‘dios, divinidad’, cuyo diminutivo daimonion significaba ‘genio o divinidad inferior’, denotación con la cual pasó al latín daemonium.

BELCEBÚ proviene del hebreo ba’alcebub, nombre de la divinidad de los filisteos, pueblo indoeuropeo enemigo de los judíos, que ocupó parte de lo hoy es Palestina.

DIABLO tiene su origen en el latín tardío diábolos, que significa ‘el que divide, calumnia y desune’.

Puente del Diablo de Martorell

Puente del Diablo de Martorell. Como otros edificios, se atribuye su construcción al demonio.

PANDEMÓNIUM, la capital del reino de los demonios, es una palabra creada en el siglo XVIII por el escritor épico inglés John Milton en El Paraíso perdido. La usa como antónimo de panteón para denominar el palacio de Satanás, habitado por todos los demonios.

El gato protagonista involuntario de la leyenda del "Pont del Diable"

El gato protagonista involuntario de la leyenda del “Pont del Diable”

6 pensamientos sobre “De demonios y diablos

  1. Francesc

    Lucifer proviene de la mitología romana y significa “portador de la luz” se asocia a la “stella matutina” (Venus) y también se asocia a la figura del Titán griego Prometeo (dio el fuego a los humanos y Zeus lo castigó encadenándolo en el Cáucaso donde una águila le comía el hígado eternamente hasta que fue liberado por Heracles – Hércules). La tradición cristiana, tan optimista ella, da asquitos, lo asocia al Ángel caído.
    Satán es el rey del Averno y el demonio más maligno. https://www.youtube.com/watch?v=aLLY2D6VwiY
    Arrigo Boito en su maravillosa ópera “Mefistofeles” en el prologo, 24 minutos de música, con un coro de ángeles, arcángeles, serafines y querubines i Mefistófeles, otra personificación de Satan, dialogando con el Creador. Y como un pobre diablo muy humano.

  2. Txemi Sánchez

    Tiempo atrás vivimos en el infierno. Las noches se iluminaban con sus llamaradas, el aire se enrarecía en la densidad de partículas metálicas irrespirables. A los grandes hornos les rodeaba un fonde fétido ancestral, transportado por el mineral robado a las entrañas del infierno profundo. Nuestras vidas en Sestao eran miserables pero mejores a las de otros infiernos lejanos, sin llamas pero con sequía, sin humo pero con frío, sin tormento pero con miseria.
    Nos acostumbramos a la tos y los ojos enrojecidos, a los hijos con eccemas y a las ropas pespunteadas de carbonilla. Aquellos hornos eran diosen en su plenitud, dominando nuestro Pandemonium paradisíaco mientras hacíamos otra ronda más de vinos. Nos acostumbramos al café con orujo en los cafés de la calle Ibarra, justo antes del turno de las cuatro de la mañana, todos en silencio, levantando la vista a las escenas de porno duro y a sus jadeos que taladraban nuestras mentes, unos jadeos dulces antes del trueno del tren de laminación. Luego todo era pasar. Pasar y pasar, y salir vivo si se podía.
    Tiempo atrás vivimos todo aquello que ya se acabó. Ahora paseamos, pero añoramos los tiempos en que el infierno era un sitio tranquilo.

  3. Montserrat Julià Carreras

    Vaya, veo que nadie se atrevió con la leyenda del puente del diablo de Martorell, lo intentaré……
    Hay unas cuantas versiones, todas con el diablo de protagonista, pero creo que la más popular es la que cuenta que una venerable anciana debia cruzar el río Llobregat cada día para llegar al pueblo de Martorell, donde vendía las cosas que cultivaba en su huerto y hacía sus compras . Pero demasiado a menudo el río se desbordaba y la pequeña palanca que usaba la anciana desaparecía, viéndose obligada a cruzar por el agua y a mojarse los pies. Un día que eso ocurrió la abuela enfadada no pudo contener sus palabras y dijo: “daría lo que fuera por no tener que mojarme” y el diablo que tiene oídos en todas partes se presentó con un gran estruendo ante ella: ”
    anciana querida, he oído tus suplicas y estoy dispuesto a solucionar tus problemas a cambio de un pequeño regalo. Deberás entregarme el alma del primero que pase por el puente.”
    La pobre mujer estaba tan enfadada y asustada que asintió sin pensar, y fue así como el diablo empezó con el penoso trabajo de construir un puente, pues debía estar terminado al amanecer.
    Aquella noche la anciana no durmió demasiado, pensando qué haría para librarse de tal mal….pero era una mujer muy lista y a la mañana siguiente cuando llegó cerca el puente, y el demonio la esperaba para cobrar su trabajo, soltó de su cesta un precioso gato que no dudó en cruzar el puente raudo y veloz y fue así como el diablo tuvo que conformarse con el alma del pobre gato y desapareció con la cola entre piernas renegando de su mala suerte.
    Y es así como en Martorell apareció un increíble puente y ya nadie más tuvo que bañarse los pies para cruzar el río.
    Y como dirían mis hijos, colorín colorado la leyenda se ha acabado.

    1. Llum Saumell Autor

      ¡¡Gracias!!
      Es una bonita leyenda, muy parecida a otras leyendas medievales de la zona y otras que hay por Europa. Como bien dices, hay otras versiones y el del avieja que engaña al diablo es la más conocida, aunque también existe el cuento legendario del rapto de la doncella por parte de un “noble” y, en la huida, el noble vende su alma al diablo por un puente para poder cruzar el río. El puente va apareciendo bajo los cascos de su caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *