Pontífice

PONTIFEX
Algunos años después de la legendaria fundación de Roma por Rómulo y Remo (753 a.C), cuando los monarcas de la joven ciudad se ocupaban aún de los rituales religiosos, el segundo rey de Roma, Numa Pompilio, pensó que sus sucesores tendrían que ocuparse de la guerra y del gobierno de un Estado cada vez más complejo, de modo que no estarían en condiciones de pensar en la liturgia y decidió entregar el cuidado de las ceremonias religiosas a un funcionario o sacerdote que desempeñara exclusivamente esa función. Después de mucho meditarlo, entregó esa dignidad a los pontifex, que eran los encargados de cuidar los puentes sobre el río Tíber, una tarea que en aquella época revestía enorme importancia política y militar, además de religiosa.
Los puentes más majestuoso estaba sobre el Tíber, el río sagrado que era también una deidad.

"El papa León X y dos cardenales" de Rafael Sanzio (1519). La primera vez que se retrata a un Pontífice "en grupo".

“El papa León X y dos cardenales” de Rafael Sanzio (1519). La primera vez que se retrata a un Pontífice “en grupo”. Uno de los cuadros comentados en “EL maestro del museo del Prado” de Javier Sierra.

En la palabra PONTIFEX se fusionan pontis (puente) y facere (hacer), en alusión a su actividad: cuidar el puente o bien construirlo. Algunos siglos más tarde el emperador Julio César decidió asumir la dignidad de Pontifex Maximus o Sumo Pontífice para indicar así que era el jefe, no sólo civil y militar, sino también religioso. A partir de Augusto el título quedó vinculado al de emperador varios siglos hasta la llegada de Constantino (306 d.C.) que adoptó el cristianismo como religión oficial del Imperio. Constantino siguió usando durante algún tiempo el título de Sumo Pontífice, pero los obispos de Roma reivindicaron para sí la condición de únicos representantes de Cristo en la Tierra y acabaron por incorporar el título de Pontifex Maximus, que los “papas” de la religión católica aún ostentan hoy.

En ocasiones también se llama PONTÍFICE a los maestros de obras y/o arquitectos constructores de puentes, usando el significado más literal del término.

Puente de Besalú (Girona)

Puente de Besalú (Girona)

En EL PUENTE DE LOS JUDÍOS, de Martí Gironell, así se usa.

Besalú, 17 de diciembre de 1316

Ardía en deseos de abrir el libro. Una vez se hubo puesto de acuerdo con los procuradores de las obras del puente —Bernat de Prat, Bernat Albert, Guillem de Banc y Arnau de Vallabrica—, Pere Baró sólo tenía una cosa en la cabeza: leer de una sentada, de la primera página a la última, el libro que le habían facilitado.
Era un manuscrito anónimo datado hacía más de doscientos años cuya autoría se atribuía al hijo del primer constructor del puente, que aparecía como uno de los personajes principales de la historia, y que lo habría escrito hacia el final de su vida para dejar constancia de todo lo que había rodeado la obra de su padre. Los procuradores le dijeron a Pedro que habían pensado que tal vez encontraría interesante saber qué había pasado con la estructura original que se levantó en la época condal. Unos documentos que hasta entonces habían estado guardados en el monasterio de Sant Pere.
Sin tiempo para deshacer el escaso equipaje que llevaba (total, sólo tenía que quedarse una semana, el tiempo justo para distribuir las tareas), nervioso y con ganas de aprender, Pedro Baró se dispuso a devorar aquel pliego de pergaminos. Un tratado que habría de aportarle nuevos conocimientos, tanto sobre el condado de Besalú como sobre la manera de construir. Aquellas páginas contenían una historia llena de traiciones, de ambiciones, de venganzas, de estrategias políticas, de muerte, de amor.”

4 pensamientos sobre “Pontífice

  1. Lauri

    ¡Qué bonito es Besalú! Me encantó cuando lo conocí, hace ya muchos años, tan bien conservado y restaurado. No conocía la etimología de pontifex; vaya, vaya con los pontífices actuales.

  2. Txemi Sánchez

    Son entretenidas e interesantes estas semi- digresiones tuyas cuando estimulas con tus nuevas propuestas.
    No hay mejor manera de disfrutar del laberinto desconocido de nuestra mente aprovechando para hacer notar “esto” cuando estamos hablando de “aquello”. Y eso que en esta ocasión es casi una literalidad.
    A propósito de Constantino.
    Este emperador era un genio de la manipulación. No me extraña que lo nombraran pontífice, siendo ya rey de Roma. Tenían que haberlo hecho emperador de la galaxia.
    Su habilidad para abrazar la fé cristiana fue muy ingeniosa y práctica. Legalizó una de las muchas corrientes religiosas, la cristiana, y lo justificó utilizando la literatura.
    Parece ser que era costumbre en Roma reunir a la lectura azarosa de ciertos textos reconocidos , como Virgilio, para extraer indicios de adivinación. Se abría por algún lugar el libro y se leían unos versos, luego se interpretaba su significado para afrontar el motivo de la incógnita: El resultado de una batalla, el desarrollo de una campaña comercial, lo que piensa un juez de mi conducta, etc. Esa costumbre siguió vigente en la edad media y aún después.
    Constantino consiguió demostrar en los Concilios de Milán y de Nicea que “la verdad del cristianismo era eterna” y que figuraba ya incluso en fuentes ajenas al cristianismo. En textos de Virgilio las sibilas habían visto escrito el advenimiento de jesucristo, por lo que daba a entender que el propio Virgilio disimuló en sus versos la profecía. Las sibilas fueron aceptadas como profetas por los cristianos y de hecho figuran el la capilla Sixtina.
    Vamos, que demostró que ya eran cristianos desde hacía siglos sin saberlo. Los obispos cristianos lo nombraron decimotercer apóstol y le habrían dado el premio de eurovisión por unanimidad.
    Ya sabeis.Escribid una metáfora, aplicadle una interpretación y cambiareis el destino de la humanidad.

    1. Llum Saumell Autor

      Bueno, no intento que sean semi ni disgregaciones, simplemente pequeños apuntes sobre el origen de las palabras. Me parece interesante y si generan comentarios con más información curiosa, como la que aportas, creo que cumplen bien su cometido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *