Las villas del libro (1)

La pequeña localidad galesa de Hay-on-Wye decidió convertirse en una “villa para libros” en 1962. Desde entonces, localidades de Europa, Estados Unidos y Asia han conseguido el distintivo de Book Towns. Están agrupadas en la International Organization of Book Towns, proyecto que empezó en 1998. Otras localidades están realizando iniciativas parecidas, aunque no están en esta asociación.

Hay-on-Wye 1Lo que une a todas estas poblaciones es que son pequeñas, están en zonas  rurales con poca actividad empresarial y turística. Han creado peculiares rincones dedicados a los libros. Son lugares idóneos para pasear, comprar libros y participar en eventos relacionados con la literatura.

Llamp os invita a ojear cuatro de estas poblaciones
Urueña (Valladolid, España)

Librería de UrueñaEsta pequeña localidad amurallada de apenas 200 habitantes tiene una docena de librerías. Fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1975. En el 2007 fue declarada Villa del Libro . Es una población medieval que ha restaurado sus calles y sus casas. Conserva gran parte de la muralla con dos de sus puertas, una torre homenaje y una iglesia parroquial gótico-renacentista. Tiene además cuatro museos muy interesantes, como el Centro e-LEA Miguel Delibes es un espacio dedicado a la Lectura, la Escritura y sus Aplicaciones

Montereggio (Italia)

montereggiolibri

Esta minúscula población de Mulazzo, en la provincia toscana de Massa Carrara,  organiza un exitoso festival del libro a finales de agosto. Es el paese deli libero Es un pueblo “colgado” en una cresta, con impresionantes vistas.

Desde 1952 organiza el certamen literario “Stall”, uno de los más codiciados de Italia.

  Redu (Bélgica)
Redu-22628

Desde 1984 este pequeño pueblo belga se ha convertido en uno de los lugares más visitados de la región de Valonia gracias a sus numerosas librerías. Los libreros, que son muchos, organizan eventos relacionados con la literatura durante todo el año.

 Hay-on-Wye (Reino Unido) 

No demasiado lejos de Cardiff, está la aldea pionera de los Books Town. Todo empezó cuando Richard Booth abrió su primera tienda de libros usados, en 1961. Tuvo un gran  éxito fue notable y en los años siguientes otros librerías de segunda mano se abrieron en la ciudad lo suficiente como para ser proclamado pueblo del libro en los años 70. En 1977, el 1 de abril (equivale a nuestro 28 de diciembre), Richard Booth proclamó Hay-on-Wye principado autónomo y se erigió rey: tiene incluso su propia página web.

En 1988 empezó su Festival Literario, patrocinado por el periódico The Guardian y que se celebra durante la primera quincena de junio. Aunque no tiene más de 2.000 habitantes, recibe más de medio millón de turistas al año.

Es un paraíso para los bibliófilos.

Hay

4 pensamientos sobre “Las villas del libro (1)

    1. Llum Saumell Autor

      Sí, además la mayoría de las poblaciones que deciden convertirse en “Villa del Libro” (o parecido, pues no todas se agrupan en esta asociación) son realmente bonitas: medievales como Urueña, en lo alto de una cresta como Montereggio (como Castellfollit de la Roca), con castillo o algún museo… Son pueblos para pasear, con rincones que aluden a libros, a personajes de ficción… Creo que son lugares a tener en cuenta, un “turismo” distinto…

  1. Pingback: Las villas del libro (2) | El susurro del gato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *