No deseo poder sobre los hombres

“No deseo que tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas”
Mary Wollstonecraft, escritora del s.XVIII

Esta sorprendente mujer, muy célebre en su época,  allanó el camino de muchas mujeres y hombres. Hija de alcohólico y maltratador, fue escritora (una de las primeras en vivir de ello, algo insólito en su siglo) y filósofa. Se casó con uno de los pioneros del anarquismo. Su hija la superó en fama al crear “Frankenstein o el moderno Prometeo”, un clásico vigente hoy en día.

Madre e hija convivieron solo unos días.

Mary Wollstonecraft - Gran Bretaña Quien ha erigido

Mary Wollstonecraft (1759-1797) escribió novelas, cuentos, ensayos, tratados de filofofía, un relato de viajes y un libro de literatura infantil. En su país, Gran Bretaña, Wollstonecraft sido admirada por unos, pero minimizada y ridiculizada durante siglo y medio por otros.

Destaca su ensayo Vindicación de los derechos de la mujer, en el cual argumenta que las mujeres no son por naturaleza inferiores al hombre; solo lo parecen  porque no reciben la misma educación ni tienen los mismos derechos. Estableció las bases del feminismo moderno al imaginar un orden social basado en la razón. Esto la convirtió en una de las mujeres más populares de Europa de la época.

La vida de Mary Wollstonecraft tiene el mismo interés que sus obras, debido a su forma de vivir poco convencionales y a las relaciones que mantuvo con otros personajes destacados de la época. Se casó con el filósofo William Dodwin, uno de los precursores del movimiento anarquista.  Wollstonecraft murió a la edad de treinta y ocho años debido a complicaciones derivadas del nacimiento de su hija, dejando  varios manuscritos inacabados.

368px-Vindication1bLa cita de Llamp:
A mediados del s.XVIII dijo: "Ambos sexos debieran educarse juntos no sólo en las familias sino también en las escuelas públicas (...) Las escuelas de 5 a 9 años debieran ser absolutamente gratuitas."

 

 

 

2 pensamientos sobre “No deseo poder sobre los hombres

  1. Txemi Sánchez

    Es habitual que haya precursores o precursoras, gentes capaces de ver caminos donde las condiciones de una época los niegan. Sus pensamientos no significaban lo mismo entonces que ahora. Esta sorpresa que nos produce ver que sus palabras están plenamente vigentes es mayor cuando comprobamos que sus ideas no han sido las que inspiraron a la liberación de la mujer ni las de otras filósofas visionarias, sino más bien la necesidad de mano de obra femenina en las fábricas y durante las guerras, que colocó a la mujer ante responsabilidades acompañadas de derechos.
    Hay grandes sabios, muy eruditos y con panoplia de cultos ascendentes familiares, ministros pos más señas, que están dispuestos a decidir sobre las mujeres separando sus brazos y sus piernas de sus sistema reproductivo. Sus leyes les permiten elegir su trabajo(si tienen la improbable suerte de encontrarlo) pero no elegir el momento de su maternidad. Me parece esa una forma de pensar exactamente entroncada en el pensamiento imperante de la época de Wollstonecraft y aún anterior.
    Sabemos de la debilidad de LLum por este insigne ministro, la esperanza blanca de la derecha. Cuando , en un futuro a poder ser poco lejano, se convirtiera en zombi (después del gran desastre que ha de venir) estaría muy bien en un casting de “La isla de los famosos zombis” en un cara cara con Wollstonecraft y de paso con su hija, siempre bien acompañada del monstruo nacido de sus entrañas para que cuidara al gran ministro personalmente y le diera todo lo que necesita y por donde lo necesita.
    Desbarrando se llega a Roma.

    1. Llum

      Interesante reflexión… Muy interesante. Me anoto lo que ha de llegar, aunque hace días, muchos días, que no escribo sobre el ministro y que, por tanto, no lo asesino ficticiamente…
      Vuestros comentarios son lo que enriquece el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Confianza online