En las entrañas del templo

Las obras que inspiran obras

La catedral de Santa María tiene grietas, manchas de humedad, vitrales rotos, boquetes y andamios. Hace más de diez años que está en obras. Hace más de diez años que se muestran sus entrañas. Más de 600 mil personas han pasado por el proyecto “Abierto por obras”, entre ellas escritores y escritoras que han situado escenarios de sus libros en este rincón de Álava y de la historia. Toti Martínez de Lezea, Paulo Cohelo, Ken Follet o Arturo Pérez Reverte se han sentido tentados por la vieja catedral de Vitoria.

Vitoria_Gasteiz Catedral Vitoria_2010_02_17_18_27_52

Tres veces en las entrañas de esta catedral y siempre impresiona.

El edificio se alza, oculto en parte por andamios, en lo alto de la colina donde nació Vitoria, allá por el 1181. El templo, que comenzó a construirse en el siglo XIII sobre una muralla defensiva, fue cambiando a lo largo de los siglos: creció a lo alto con el paso del románico al gótico, pasó de ser iglesia a catedral, de ser lugar de culto a ser estudio de arqueólogos, de música sacra y pasos silenciosos sobre piedra a golpes socavando sus cimientos, voces de obreros, órdenes de arquitectos.

Las visitas se pueden reservar en la web Fundación Catedral

Los visitantes pueden oler la lluvia que ha quedado atrapada dentro de sus piedras, pasear con casco por sus pasos de ronda y observar desde lo alto Vitoria, la llanura alavesa, el Gorbea y más allá, imaginar cómo era antes de que sus columnas se torcieran, antes de ser catedral.

Las visitas “Abierto por obras” que propone  la fundación gestora del proyecto de rehabilitación han conseguido atraer hasta la nave central del templo a filósofos, arquitectos, músicos y, sobre todo, a muchos escritores. El espiritual Paulo Coelho incluye un pasaje de la catedral vitoriana en su obra ‘El Zahir’. Toti Martínez de Lezea  situó en la catedral vieja la acción de “A la sombra del templo’, en la que podemos pasear por “la Almendra”, el casco antiguo vitoriano, y entrar en edificios tan singulares como la posada “El Portalón”. Julio Llamazares y Arturo Pérez Reverte han escrito artículos elogiosos de Vitoria y de este proyecto. El Nobel José Saramago también observó las columnas torcidas de esta catedral, al igual que Bryce Echenique, Vargas Llosa, Dominique Lapierre, Antonio Gala o Zoé Valdés.

IMG-20140911-WA0006La catedral inspira “Un mundo sin fin”
Hay un escritor que ha universalizado el nombre de la catedral Santa María de Vitoria:  Ken Follett. El 10 de octubre de 2002, el escritor galés llegaba a Vitoria para inaugurar el ciclo ‘Encuentros con la catedral’. Lo que no podía imaginar el escritor de Cardiff es que el recorrido que haría por un viejo templo debilitado por la lluvia, los años, los descuidos y sus seculares problemas de sustentación, iba a inspirarle la segunda parte del famoso best seller  ‘Los pilares de la Tierra. Un ‘Mundo sin fin’ nació de esa visita.
«Las restauraciones de catedrales en Europa deberían seguir este ejemplo. En ningún lugar del mundo se puede ver algo así».  Esto pone en la placa de la estatua que el escritor Ken Follet tiene en la plaza con vistas de la catedral.
Ken Follett construyó en 1989 el andamiaje literario de ‘Los pilares de la Tierra’, una historia de amor y ambición, en un templo de la Inglaterra medieval. Trece años después, tras su visita a la catedral de Santa María, el escritor declaró: «Ojalá hubiera conocido esta restauración a la hora de escribir ‘Los pilares de la Tierra’». Follett tenía claro que no podía escribir otra 10668919_4751537642072_8422382777437831490_ohistoria sobre la construcción de una catedral porque «sería el mismo libro». La solución pasaba por tomar la senda inversa, por explicar el deterioro de un templo, el de Kingsbridge, a partir de la experiencia de Santa María. Esto es lo que hizo en “Un mundo sin fin”.
Ahora acaba de aparecer la novela que cierra la trilogía de Follet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *