Escrito en Barcelona

Miguel de Cervantes hace que Don Quijote llegue a Barcelona la víspera de San Juan, esquivando a multitudes que celebran la noche con fogatas. El detective Caravalho compra en el mercat de La Boquería de las Ramblas. Muchos sabemos dónde está la Calle de las Camelias o la Plaza del Diamante por las novelas de Mercè Rodoreda y los turistas se acercan a Santa María del Mar para descubrir la “catedral” de Ildelfonso Falcones. Proponemos algunas rutas en este post, pero nos reservamos  otras  para futuros paseos.

Barcelona

Siguiendo “libros” (1).

Ruta Nada de Carmen Laforet:  Con Andrea, la protagonista, descubrimos la Universitat de Barcelona y su entorno, las calles cercanas a la Plaza Universitat, la calle Aribau donde vive, Ciutat Vella, las Ramblas, el Puerto… Una descripción cruda pero lírica de la Barcelona de los años 40 que le valió a la joven escritora el primer premio Nadal.

Ruta Mercè Rodoreda: Si hay una autora “barcelonesa” es Rodoreda. De pequeña sus padres no le daban permiso para ir al baile de la plaça del Diamant durante las célebre fiestas de Gràcia. De mayor, en el exilio, escribe un libro que se centra en este barrio, un homenaje a las mujeres que tuvieron que sufrir la horrible guerra civil. En Aloma (en su etapa juvenil) también muestra Gracia, su barrio, y en Mirall trencat describe la vida en el noble barrio de Sant Gervasi. Algunas de las evocadoras descripciones de Rodoreda son aún reconocibles a pesar de las heridas urbanísticas y del paso del tiempo. La calle de las camelias es una cuesta ahogada en el populoso barrio del Guinardó, pero en este libro de Rodoreda conocemos su pasado.

– “El Quixot a Barcelona”: Se dice que Miguel de Cervantes vivió en el número 2 del Paseo Colón. Elogia la cortés Barcelona en su célebre El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. La Barcelona que conoció Cervantes era una ciudad amurallada llena de callejuelas y recovecos oscuros, pero también un bullicioso puerto. Quijote y Sancho Panza «vieron el mar, hasta entonces dellos no visto; parecióles espaciosísimo y largo». Entran a la ciudad por la puerta que estaba donde hoy está la Facultad de Náutica, en Pla de Palau. En esta plaza se puede contemplar el edificio de la Llotja del Mar que, aunque reconstruido en el siglo XVIII, aún conserva su sala gótica (s.XIV). En el museo Marítimo de Barcelona, situado en las Drassanes, hay una réplica exacta de la galera que capitaneó Juan de Austria en la batalla de Lepanto, donde Miguel de Cervantes perdió su mano izquierda.

En la página web http://www.coneixerbcn.com/les-nostres-passejades/literatura/ se pueden descubrir muchos otros paseos, no solo basados en libros, personajes o escritores, sino también de naturaleza y literatura, cine o históricos.
u-de-b1

La Universidad “central” de Barcelona, uno de los escenarios del libro y de la ruta de “Nada” de Carmen Laforet.

Propuesta de Llamp:
¿Qué has descubierto de Barcelona a través de las lecturas? ¿Qué libro nos recomiendas (o no) que transcurra en esta ciudad? ¿Has leído a alguna de estas autoras mencionadas? ¿Has estado en alguno de estos lugares?
¿Nos lo cuentas?

Un pensamiento sobre “Escrito en Barcelona

  1. Ros

    La primera vez que visité Barcelona fue con NADA. Me impactó mucho esa novela. Años después conocí la plaza Universitat y pude entrar en la Universidad . Paseé por la calle Enrique Granados, Aribau, Balmes, pensando en Andrea.
    Con Maruja Torres y su “Mientras vivimos” me entraron ganas de volver a Barcelona. Visito a menudo Barcelona: con Eduardo Mendoza en Gurb y otros, con “La tristeza del Samurai” de Víctor del Árbol recientemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *