Personas adictas a la lectura (regalos 1)

Se acercan esos días en que hacemos más regalos. Sea por obligación o por gusto, por amigos invisibles, magos, vejetes con saco, troncos que cagan o árboles… Llamp propone aquí siete (primeros) regalos originales para las personas que gozamos contando o leyendo historias.

  ¿Un café o té con libro?
 taza_libro
Tienda de campaña  libro. tienda-campaña
interruptor
Un aplique decorativo: un interruptor ilustrado.

 

 Una corbata! ¿Cómo no se me ha ocurrido antes?
libros_obligatorios_de_cuero_del_diseno_del_siglo_corbata-rf7031441c8ad4b76ae555323a081343e_v9whb_8byvr_512

Libros imprescindibles.

corbata-poe

Corbatas inspiradas en Poe

 .

 

 

 

 

 

Imanes scrable para dejar notas en la nevera o para jugar cada vez que se va a buscar algo.
imanes-scrabbleLámpara para adictos a la escritura o al dibujo.
diseño-adictamente (5) diseño-adictamente (4)

 

 

 

 

 

Chupitos para tomar un trago con Oscar Wilde, Charles Baudelaire o W.B. Yeats.
 ¿Alguna sugerencia? ¿Qué regalo te pides?

3 pensamientos sobre “Personas adictas a la lectura (regalos 1)

  1. Txemi Sánchez

    CINTAS DE PELO
    Cintas de pelo con una palabra elegida cada día. Luce sobre tu frente y sujeta tu pelo. Cuando los transeuntes se crucen contigo mirarán tus ojos y la palabra que proclamas sobre ellos. A su vez tu puedes hacer lo mismo con ellos. Supongamos que esa mañana abres tu armario de cintas-palabra buscando inspiración. Es un pequeño mueble similar a los corbateros de toda la vida, de echo es un corbatero reconvertido. Eliges una cinta azul que reza “suave”. Te lanzas a las calles con tu proclama, cruzas ante frentes “pan”, “flor”, “tiempo”, pero de pronto ves una que dice “caricia” y se produce la magia. Es como una descarga transitiva. Desde lejos, sin perder el paso para llegar a tiempo a tu oficina, lanzas una sonrisa cómplice a esa persona porque ambos sabeis que la conjunción poética que acaba de nacer en el cruce de vuestros destinos os durará todo el día. Así, tontamente, se consigue la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *