La Navidad es anterior a Jesús

El nacimiento de Jesús es la fiesta más universal de Occidente y se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma. El nombre de la fiesta Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis ‘nacimiento’ y también ‘generación’.

El natalis solis invicti (fiesta del nacimiento del sol invicto) corresponde al solsticio de invierno en el hemisferio norte, a partir del cual empieza a aumentar la duración de los días y el sol sube cada día más alto por encima del horizonte. En la antigua Europa, parte de Asia y de África, había grandes celebraciones durante esos días que consistían en intercambiarse regalos, decorar las casas y los árboles con luces y realizar grandes banquetes… ¿Os suena?

Fiestas saturnales

Fiestas saturnales

Desconocemos con certeza las razones de los primeros mandatarios cristianos para determinar el 25 de diciembre como la mayor fiesta del Cristianismo, pero es muy probable que se eligiera porque en el Imperio romano ya se celebraban grandes fiestas, en honor al dios Saturno durante la semana del solsticio de invierno. Estas fiestas eran un gran acontecimiento social y festivo y llegaban a su máximo apogeo el 25 de diciembre. De este modo, era más fácil que las personas se convirtieran a la nueva religión. Uno de los primeros Papas, Julio I, pidió en el año 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha y el papa Liberio decretó  este día como el nacimiento de Jesús de Nazaret en el 354.

Una vez que la Iglesia oriental instituyó el 25 de diciembre para la Navidad, el bautismo de Jesús empezó a festejarse en Oriente el 6 de enero, pero en Roma esa fecha fue escogida para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos, con sus regalos de oro, incienso y mirra.

En el Evangelio de Mateo se habla sobre unos magos y hombres sabios, pero no dice cuántos eran. También se menciona que habían tres regalos para Jesús, pero no se dice qué regaló cada uno. Tampoco aparece por ningún lado que fueran reyes, nombre que se les puso para dignificarlos. En ninguna de sus páginas se concreta el color de piel y de pelo de ellos y Baltasar no fue de raza negra hasta finales del siglo XV.

Costumbres:

A lo largo de los siglos, las costumbres tradicionales vinculadas a la Navidad se desarrollaron a partir de distintas costumbres y rituales, la mayoría paganos de origen agrícola. Nuestra Navidad acoge elementos de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a la divinidad Saturno. Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra que inspiró a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo, además de influir en otras tradiciones. En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales. En esa época daban regalos a los niños y a los pobres. A pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana, en diciembre y enero. Por otra parte, con la llegada de los invasores germánicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos de esos pueblos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina Weihnachten, que significa ‘noche de bendición’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *