El mentir de las estrellas

Esta poética frase, bastante en desuso, se dice cuando se oye a otro exagerar en algo o  mentir.

A veces se complementa citando toda la redondilla:

El mentir de las estrellas
es muy seguro mentir,
porque ninguno ha de ir
a preguntarle a ellas.

Estos versos suelen citarse sin nombre de autor, aunque algunos ilustres los atribuyeron a Quevedo, como Cánovas del Castillo. Pero son de la obra “El encanto de la hermosura y del hechizo sin hechizo” o “La segunda Celestina” de Agustín de Salazar y Torres. Se trata de una obra de la segunda mitad del siglo XVII y la protagonista de esta comedia dice en un monólogo del acto primero:

Mas yo inventé una quimera

que es la más me ha valido,

y es que yo misma he fingido

que soy tan grande hechicera,

que sé al punto dónde estriba

la fortuna, y que comprendo

la astrología, mintiendo

aún de las tejas arriba.

En esto de las estrellas

el más seguro mentir,

pues ninguno puede ir

a preguntárselo a ellas.

Moon_and_Cats__by_aimt Llamp asegura que te predice el futuro    maullando a la luna, que miente menos que las estrellas.
Etiquetado en:, ,

4 pensamientos sobre “El mentir de las estrellas

  1. Txemi Sánchez

    Allí arde la carne y se calcinan las palabras. Tanto deslumbra la estrella, que aún siendo una convención se vuelve centro de gravedad de los alucinados, muchos, casi todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *