Un abrazo, Eduardo

Hija de este día

Lunes 13 de abril.

Hace mucho calor en Bilbao. El cielo es muy azul y el sol parece nuevo, regresado de un invierno umbrío.

Se agradece el sol, pero algunos rayos se pegan al cuerpo como un abrazo empalagoso y molesto, como el de un conocido al que se tolera, pero con el que se quiere mantener cierta distancia porque sabes que es de esas personas que te pueden llegar a asfixiar, aunque sea de cariño.

De repente, el aire se torna viento. Gracias. Huelo a mar y eso me recuerda que no está lejos, que está presente aunque no la vea. Ese aire impide el olvido de la mar.

Suena mi móvil: es un mensaje de whassap que dice “Galeano ha muerto”. Escribió Galeano nunca he sido bueno para los adioses, una frase que podría ser mía, que a veces ni soy buena para los hasta luegos. El adiós es, hoy aún lo creo más, una palabra inventada por una divinidad cruel.

Viento de nuevo en mi rostro. Sonrío. Cuando se vaya el sol contaré tus cuentitos, sentipensares, relatitos, pensamientos… Porque los cuentos se cuentan de noche.

http://www.popscreen.com/v/7x6yN/Eduardo-Galeano-Los-cuentos-se-cuentan-de-noche

Eduardo Galeano en el Teatro Campos de Bilbao. 30.05.2012

Eduardo Galeano en el Teatro Campos de Bilbao. 30.05.2012

¿Nos dejas tu recuerdo, homenaje, sentipensar, sobre GALEANO en los comentarios?
Etiquetado en:, , ,

10 pensamientos sobre “Un abrazo, Eduardo

  1. Pingback: EDUARDO GALEANO, IN MEMORIAM | BONANZA EN MI FIORDO

  2. Esther Zorrozua

    SENTIPENSAR, una acción llena de contenido en el que la suma de dos verbos va mucho más allá de la suma de significados. Cómo olvidar tu “Libro de los abrazos” y de tantos otros regalos que nos hiciste. Eduardo, in memoriam.

    1. Llum Saumell Autor

      ¡Gracias Esther!
      Tus palabras aún resuenan en el taller cuando estuviste compartiendo una rato con nosotros un poco de tus sentir y pensar. ¡Serás siempre bienvenida!

  3. antonio molina medina

    Hoy me he acordado de él. Andando por la calle un amigo me preguntó: ¿de dónde vienes Antonio? y yo le contesté: de andar, como alguien nos decía… caminante no hay camino se hace camino al andar, y él me contesto… así nos “DICE” don Antonio. Para él está presente y vivo. La muerte se lleva a cabo con el Olvido.
    Un saludo

  4. Osvaldo

    AIRE Y VIENTO
    No había viento, ni siquiera aire. El país de la lluvia en pleno mes de las aguas mil se secó una tarde de lunes de papel.
    Quizá era su forma de despedirse en su nuevo exilio, esta vez de la vida .Siempre fue extraordinario hasta en las despedidas como demostró al volver a su casa de su temporal exilio mediterráneo dejando a su espalda una playa cubierta completamente de copos de nieve.
    Mientras desgranaba lágrimas iba recordando la única vez que le ví. Lo llenaba todo de pausa. El tiempo se detenía y concitaba la atención de todo el teatro con su silencio que iba llenando poco a poco de palabras sin que la hipnotizada concurrencia pudiera despegarse del texto hasta la siguiente pausa que todos agradecíamos y aprovechábamos para paladear y digerir todos los matices de las palabras que aquel individuo con su micrófono susurraba directamente a nuestros corazones. Aquella tarde junto a aquel maestro oí una voz dentro de mí que me dio el coraje para quitarme mi traje de ironía y sarcasmo y mostrar la desnudez de mi alma en cada uno de mis escritos. Supe que quizá no me sentiría más bello pero , indudablemente , me sentiría más libre. Aprendí que escribir era el puro trámite de taquigrafiar los sueños.
    Era un contador de sombras .Le gustaba historias de la historias y cuentos de cuentos tan asombrosos que me dejaban la duda de si habrían sucedido en realidad y la certeza de que si no habían sucedido, la realidad era un lugar donde yo no quería estar.
    Un lunes de papel se marchó el mayor defensor de los sin papeles. El hombre que hizo que los nadies fuésemos o creyésemos ser todo por un instante. Un hombre que supo extraer sabiduría hasta del fútbol haciendo además del pueblo fuese también cultura.
    Esta tarde vacía y negra como el alma de un banquero palpé la soledad del dolor incomprendido .La tristeza de los seres incapaces de entender que me duela más la marcha de un hombre que me dibujó con letras mil formas de nubes que la de compañeros de mil viajes de ascensor que lo más poético que dijeron de las nubes fue llamarlas chubascos. Lo que más me entristecía era que si no podían compartir mi dolor nunca podrían disfrutar ni siquiera entender cuán grande fue mi placer.
    La tarde se fue empapando lentamente con mi dolor lacrimado. Juré sobre la tumba del maestro que nunca dejaría de caminar por la utopía. El aire empezó a flotar se levantó una ligera brisa , levanté la cabeza y abrí de par en par mis oídos para estar preparado por si, en medio de aquel silencio ,el viento volviese a traerme las palabras del maestro.

  5. Jose M

    ABRAZOS
    Zozobras en abrazos
    Dando brazadas bruscas
    Apapáchame, me dices
    Dejando de nadar
    Sin guardar la ropa
    Con tu piel húmeda
    De gotas de rocío
    Te abrazo, me estremezco
    Me dejo fluir enti
    En un abrazo infinito
    Volcánico, sísmico, océanico
    Te atenazo, te aprisiono
    Nunca te escaparás

  6. elisabet

    Osvaldo…te dedico una enorme y gigantesca pausa. Enhorabuena por tus buenas letras que se hacen palabras que suenan a musica; que no se las lleva el viento.
    Un fuerte y caluroso abrazo; de talla única.

Responder a Esther Zorrozua Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *