EL RATÓN QUE CAYÓ EN LA CUBA

Un día un ratón cayó en una cuba de vino. Un gato pasaba por allí, lo oyó y preguntó: “¿por qué gritas tanto?”. Respondió el ratón: “porque no puedo salir”. El gato rumió: “¿qué me das si te saco?” y el ratón, rápido, respondió: “te daré lo que me pidas”.

bestiario_medieval_2

El gato miró al ratón, que ya estaba empezando a agotarse de tanto nadar, y dijo: “quiero que vengas a mí cada vez que yo te llame”. “Te lo prometo: acudiré en cuanto me llames”, gritó el ratón. El gato se acercó, pero antes de ayudar al ratón, dijo: “quiero que me lo jures”. El ratón lo hizo y el gato lo sacó de la cuba. Una vez en el suelo, el ratón se fue a su agujero.

Al poco tiempo, el gato empezó a sentir hambre. Se acercó al escondrijo del roedor y le dijo que saliera. El ratón asomó un poco el hocico: “no lo haré. Te relames y quieres comerme”. El gato le recordó su promesa, pero el ratón repitió: “no me acercaré, ordene quien lo ordene”. El gato dijo impaciente: “¿no me juraste que acudirías a mí cuando te llamase?”. El ratón respondió: “amigo, estaba borracho cuando lo prometí”.

Texto anónimo (s.XV) de “El libro de los gatos”,

en “Antología de textos medievales”.

1FC
CONSIGNA:
Escribe una fábula, es decir, un breve cuento de animales con una enseñanza final.

 

Etiquetado en:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *