Mayo es mujer

El quinto mes del calendario gregoriano, el que usamos actualmente, y uno de los siete que tienen 31 días,  tomó su nombre de la ninfa Maia o Maya. A Maia la encontramos en otras mitologías y culturas, siempre como una divinidad femenina unida a la naturaleza.
"Vulcano y Maia" (1585), cuadro de Bartholomäus Spranger

“Vulcano y Maia” (1585), cuadro de Bartholomäus Spranger

En la mitología griega, Maya o Maia (en griego Μαία, que significa “pequeña madre”) es la mayor de las Pléyades, las siete hijas de a Atlas y Pléyone. Sus hermanas y ella son a veces llamadas diosas de la montaña. Maya era la mayor y la más bella y tímida. Según Homero, Maia es la madre del dios Hermes, cuyo padre es Zeus.

En la Mitología romana,  Maia o Maya era la diosa de la primavera. Ambas figuras, la griega y la romana, no se parecen al principio, pero se empiezan a identificar en una sola a partir del siglo III a. C.

Una forma más antigua del nombre de Maia –Maiesta– dio lugar en latín al vocablo maiestas ‘grandeza’, a partir del cual se formó majestad.

En la Mitología hindú es, para unos la diosa madre o principio creador, por un lado, y para otros una diosa de la apariencia y la ilusión.

En la religión budista, Maia es la madre del príncipe Siddhartha Gautama (Buda)

En astronomía, Maia es la tercera estrella más brillante de las siete  llamadas Pléyades, en la constelación de Tauro.

En la mitología de J. R. R. Tolkien, un maia es un espíritu de la clase inferior de los ainur, seres poderosos que precedieron a la creación de la existencia humana .

En ruso, el nombre Maia significa «María» (la madre de Jesús)

En la lírica tradicional, se llama maya o maia a una  canción que exalta el triunfo de la primavera y del amor en el mes de mayo

Cuenta (o canta) Homero que la ninfa Maia (o Maya) engendró a Hermes en una cueva. El padre fue  Zeus, que se tomó muy en serio lo de ser “padre de todos los dioses”. El infante Hermes crecía muy rápido y horas después de nacer, aprovechando que su madre dormía, se escapó gateando  donde robó parte del ganado de Apolo y, a demás, inventó un instrumento musical: la lira. Maia fue una madre protectora, que no crió solo al dios mensajero, de las fronteras y los viajeros que las cruzan, de los pastores, de los oradores, del ingenio, del comercio y de los mentirosos.

1280px-Pleiades_large

Etiquetado en:, , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *