La silueta de Silhouette

La palabra silueta proviene del francés silhouette y, en concreto de un francés: el ministro de Hacienda de la Francia de Luis XV, Étienne de Silhouette (1709-1767). Este hombre llegó al cargo  por recomendación de la favorita del rey, madame de Pompadour. Silhouette se granjeó la animadversión tanto de la nobleza como de la pequeña burguesía, perjudicadas por sus medidas austeras. Era tal el descontento que se vio obligado a renunciar a su cargo el mismo sin llegar a estar si quiera un año en su cargo.

silueta_gato_ws63844811

Este ministro tenía la afición de recortar en papel retratos de siluetas. Los cortesanos llamaban a esta afición, con desprecio, portraits à la Silhouette (retratos al estilo Silhouette) y en poco tiempo ya se había hecho famosa. Recortar contornos (siluetas) se hizo más popular que el alto funcionario nombrado por la favorita.

En 1788, silhouette ya aparecía en francés para designar dibujos de contornos y en 1835, la palabra era recogida por la Academia Francesa. Pero fue Chateaubriand quien, en 1841, usó por primera vez silhouette para referirse específicamente a los contornos del cuerpo humano.

Silueta apareció en la edición de 1869 del diccionario de la Real Academia, aunque en 1864 ya la había usado el poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) en el libro Desde mi celda.

Un pensamiento sobre “La silueta de Silhouette

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *