DEsPAlaBreANDo

Gianni Rodari, en su libro Cuentos por teléfono, juega con el prefijo “des-”  en el cuento EL PAÍS CON EL DES- DELANTE.

3916Juanito Pierdedía era un gran viajero. Viaja que te viaja, llegó al país con el “des” delante.

– ¿Qué clase de país es éste? -preguntó a un ciudadano que tomaba el fresco bajo un árbol.

El ciudadano, por toda respuesta, sacó del bolsillo una navaja y se la enseñó bien abierta sobre la palma de la mano.

– ¿Ve esto?

– Es una navaja.

– Se equivoca. Esto es una “desnavaja”, es decir, una navaja con el “des” delante. Sirve para hacer crecer los lápices cuando están desgastados, y es muy útil en los colegios.

– Magnífico -dijo Juanito-. ¿Qué más?

– Luego tenemos el “desperchero”.

– Querrá decir el perchero.

– De poco sirve un perchero si no se tiene un abrigo que colgarle. Con nuestro “desperchero” todo es distinto. No es necesario colgarle nada, ya está todo colgado. Si tiene necesidad de un abrigo, va allí y lo descuelga. El que necesita una chaqueta no tiene por qué ir a comprarla: va al desperchero y la descuelga. Hay el desperchero de verano y el de invierno, el de hombre y el de mujer. Así nos ahorramos mucho dinero.

– Una auténtica maravilla. ¿Qué más?

– Luego tenemos la máquina “desfotográfica”, que en lugar de hacer fotografías, hace caricaturas, y así nos reímos. Luego tenemos el “descañón”.

– ¡Brrrrr, qué miedo!

– ¡Qué va! El “descañón” es lo contrario al cañón, y sirve para deshacer la guerra.

– ¿Y cómo funciona?

– Es sencillísimo; puede manejarlo incluso un niño. Si hay guerra, tocamos la destrompeta, disparamos el descañón y la guerra queda deshecha rápidamente.

– Qué maravilla el país con el “des” delante.

El EXTRAÑAMIENTO es un recurso narrativo que consiste en crear extrañeza en el lector escogiendo adrede palabras para llamar la atención. Pueden ser palabras no usuales o puede ser un arranque muy extraño (como sucede en “La metamorfosis” de Kafka), nombres grotescos de los protagonistas…

136773410_btmHJlO_1442916280

CONSIGNA DE LLAMP:

Rodari recurre al juego de palabras en muchas ocasiones.

En este cuento inventa y define palabras poniendo el prefijo “des-“. Podía haber usado otros prefijos, como ante-; ex-; in/im-; meta-; post-; aero- o sobre-… Hay muchos.

¿Te animas a inventar palabras añadiendo prefijos?. ¿La defines?

Y el siguiente paso: escribe un relato con tus “neologismos”.

4 pensamientos sobre “DEsPAlaBreANDo

  1. Txemi Sánchez

    Neologismos:
    “descamar”-1-Levantar a alguien de la cama. 2-Quitar las escamas a un pez. 3.-Entre lingüistas, dejar de amar a la letra “c”.
    “descalmar”-1-Provocar irritación. 2-Trabajo de los exorcistas extrayendo el alma de los cuerpos endemoniados. 3- Moda de caminar descalzos por la orilla del mar.
    “descalamar”-1-Quitar la tinta a pulpos y calamares. 2- Construir urbanizaciones en calas marinas.
    “descallamar”-1-Nombre de ciertas caracolas capaces de aumentar el ruido del mar al acercarlas al oìdo. 2- Recomendación de podólogos y callistas a sus pacientes para que ablanden sus callos paseando por la orilla marina.

    EN PRESENCIA DE LOBOS
    Por culpa o desculpa de un virus o postvirus informático o desformático, los neodiccionarios (nada parecidos a los antiguos, o no-nuevos, diccionarios) acabaron dedicando más de un tomo a cada palabra o despalabra. Era un problema, o insolución, matemático, o “insolución 7727”, como se dice corrientemente hoy (antemañana o trasayer) para que se me entienda o desincomprenda.
    Digo que era problema matemático porque la facilidad para modificar o desinalterar una cifra era absoluta (antirrelativa en neolengua, provisionalmente (“permanencia relativa aprobada”)
    Por ejemplo. Usted dice “ 27” en un foro. Pero alguien le desapoya (contradice) dándole la vuelta al asunto con un 72. Como nadie se pone de acuerdo y todos apoyan la nueva e infinita riqueza del novísimo lenguaje, viene un juez y decide:” Ni para él ni para ti” y decreta que ahora se dice “727”, pero como es palabra incluida en el código del cuadrante SSE, es decir Sur Sur Este, lleva prefijo 7. Conclusión donde dije 27, ahora se dice 7727. Yo lo entiendo, pero mi padre ha dicho que no puede vivir en esta descalma continua, que se vuelve a las cavernas a tirar pedos en presencia de lobos.

  2. Llum Saumell Autor

    Despeluzlante narración, a la despar que destragicante. Creo que tu padre tiene razón.
    Me gusta mucho lo del desapego por la “c” y la urbanización de calas, desalegremente tan corriente en nuestra época.

    1. Txemi Sánchez

      Ayer no recordé un comentario de mi hijo cuando empezó a ser consciente del lenguaje. Decía que no entendía por qué se decía “fácil” y “dificil”, pudiéndose decir “fácil” y “difácil”.
      Lógica infantil poco antes de salir de la cueva ancestral a este lío.

Responder a Llum Saumell Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *