Ciudades literarias (3): Venecia

Venecia, más que canales.

Una pareja de susurradores comenta que en breve visitará Venecia y pide a Llamp que le aconseje rincones y lugares que “él buscará”. En Venecia no se busca: se encuentra. Aún así, he aquí DIEZ CITAS LITERARIAS, como las que ya propusimos en su momento con Dublín o Barcelona.

¿Subes con nosotros?

10204571416_3e472e4eb0_b1. La librería flotante, Acqua Alta en la diminuta plaza Di Castelo, al final de la calle Longa Santa María Formosa. Este curioso establecimiento, que ya protagonizó un post “consigna” del Gato Llamp,  tiene en la entrada un letrero en inglés que pone “Bienvenido a la librería más bonita del mundo”. Pero no es un “palazzo” con escaleras suntuosas, ni tiene pasillos de madera forrados de libros bien ordenados. Aquí los libros ocupan de forma caótica góndolas, bañeras y todo tipo de recipientes flotantes, para que cuando llegue el “acqua alta”, es decir cuando el nivel de los canales venecianos sube e inunda las calles, los libros no se mojen.

2. La Marciana, una de las bibliotecas más antiguas y bellas del mundo que está en la piacetta de San Marcos, justo en el corazón de la isla. Guarda más de un millón de libros impresos, además de unos 13.000 manuscritos, 2.883 incunables y más de 24.000 libros impresos en el siglo XVI. La sala principal es realmente espectacular, repleta de miniaturas de criaturas marinas  y retratos de grandes filósofos, realizados por el Veronés, Tiziano y Tintoretto. Fue una de las primeras bibliotecas públicas de Europa, caja fuerte de partituras musicales y óperas, códices griegos y…  ¡el testamento de Marco Polo!

3.-El Barrio del Ghetto, “el barrio más bonito del mundo” para el Comisario Brunetti. El Comisario creado por la escritora estadounidense afincada en Venecia “vive” en el barrio de San Polo y su comisaría se llama San Marco y está en Castelo, pero él prefiere este barrio tranquilo lleno de cafés y pequeños restaurantes. De este antiguo barrio judío se sale por un puente de hierro a un largo canal bordeado por bares con mesas para comer al aire libre muy frecuentados por los auténticos venecianos. Aquí se encuentra también una de las grandes iglesias de la ciudad, la de la Madonna dell’Orto, menos visitada que otras pero con unos magníficos cuadros de Tintoretto. Entre un laberinto de canales se encuentra la pequeña iglesia de barrio de Santa Maria del Miracoli (Campo del Miracoli) que sorprende por sus valiosos mármoles. En el Guetto, hay también interesantes sinagogas y un museo hebraico.

4.- La tasca Do Mori (San Polo 429). Brunetti suele hacer un alto en Do Mori antes de subir a su cercana vivienda. Es la bacaro más antigua de Venecia. En su techo cuelgan viejas ollas de cobre y sobre su larga barra de madera se alinean los más variados cicchetti (montaditos o tapas en veneciano). Las bacarai son pequeñas tascas que salpican los callejones que salen desde las vías principales.

5.- Rialto. Brunetti vive muy cerca del famoso puente de Rialto, el centro geográfico de la ciudad. Cada mañana lo cruza para ir a la comisaría, abriéndose paso entre los turistas y compra flores, frutas y verduras en el Mercado de Rialto, cerca del puente.

6.- El Palazzo Ducale de San Marcos ofrece un circuito por la cárcel del ático, que revela cómo Casanova huyo de prisión mientras el guarda dormía en la planta de abajo.

verticalcombo7.- Ciudad de Inventores. Las gafas se inventaron en Venecia y los ópticos venecianos tienen fama de estar entre los mejores del mundo. Las cortesanas venecianas crearon la moda de los zapatos de plataforma y hay una bonita colección de zapatos del siglo XVII que se muestra en el Palazzo Mocenigo. Todavía podemos ver cómo se fabrican a mano las góndolas, vehículos por excelencia en Venecia, en los astilleros Squero San Trovaso.

8.- El Museo della Follia o de la locura en la isla de San Servolo (en vaporetto). Actualmente es una universidad que conserva una parte como museo donde se puede observar cómo curaban a los locos en el siglo XVIII. También fue un hospital para enfermos de peste y luego un manicomio. Destaca la antigua farmacia. Es un lugar diferente a un precio asequible.

9.- Fondaco dei Turchi en la zona de San Polo un lugar emblemático cuyas mejores vistas son desde la acera enfrente (desde el aconsejable barrio de Cannaregio, por ejemplo desde la iglesia de San Geremia), dejando el Canale Grande  por medio. En este lugar hay una biblioteca científica y un museo de historia natural que incluye un acuario con muchas especies venecianas. En la parte de atrás hay un precioso jardín casi “secreto”.

10.- Llévate en tu maleta algún libro que se ubique en Venecia. Es una de las ciudades que más ha inspirado a escritores y artistas. Por ejemplo, la Fábula de Venecia, de Hugo Pratt. La Venecia más legendaria, mágica y hermética a través de un guía de lujo: el mismísimo Corto Maltés.

Muchísimos son los rincones de Venecia, pero algunos los dejaremos para otro post.

Un par de recomendaciones: si se puede (en mi última visita estaba cerrado), recomiendo subir al Campanile de 99 metros para ver, desde San Marcos, y con solo un vistazo, Venecia, la laguna, Burano, Murano… Un lugar muy inspirador. Y coger un vaporeto de la línea 1, la más famosa, que recorre el Canal Grande en 45 minutos desde Sant’Elena a Rialto (a pie se tarda la mitad). También la línea 2 recorre este canal, pero con menos paradas (es más rápida).

Un pensamiento sobre “Ciudades literarias (3): Venecia

  1. ADN

    ¡Feliz año nuevo!

    Venecia me aturulla un poco, con tanto turista y viajero. Tengo un buen recuerdo de la isla de Giudecca, que está enfrente des la Plaza San Marcos y hay unas vistas fantásticas de esa plaza. Fui en julio y me topé con una fiesta con barcas, en el canal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Confianza online