Vanessa, yahoo y mariposa

El nombre de Vanessa tiene poco más de 300 años: en el santoral no encontramos ninguna mujer con este nombre y tampoco proviene del árabe ni tiene su origen en la milenaria China o en la cultura apache. Vanessa fue creado por Jonathan Swift, supuestamente en 1713, para nombrar en clave a una mujer.

Según la mayoría de referencias, el autor de Los viajes de Gulliver formó el nombre jugando con las letras de Esther Vanhomrig  con la que tuvo una relación a mitad de camino entre la admiración, el amor y el sentimiento paterna, pues la consideraba su pupila. El nombre puede ser una combinación de «Van», el comienzo del apellido, y «Essa», el hipocorístico (el mote o apelativo cariñoso) de Esther en los países anglosajones. La conocía desde 1708.

Cadenus_and_Vanessa._A_Poem_-_Jonathan_SwiftEl nombre de Vanessa aparece utilizado por Swift en 1713 en el poema Cadenus and Vanessa, publicado en 1726. Esther murió tres años antes, y en los versos el autor habla de  la devoción de una deidad, Vanessa, inmortal, por un tal Cadenus mortal que poco a poco envejece alejándose de ella. “Cadenus” es otro nombre en clave: Swift se refiere a sí mismo, pues desde 1713 había sido nombrado “decano, deán” de la Catedral de St. Patrick, de Dublín.
Parece ser que a raíz de este poema, el botánico Linneo bautizó, en 1758, una mariposa con el nombre de Vanessa atalantan.

Jonathan Swift tuvo una vida agitada. Swift combinó actividades literarias, periodísticas, políticas (“Los viajes de Gulliver” es una gran crítica a la sociedad de su época) e incluso religiosas. por ese motivo pasaba temporadas en Irlanda y otras en Inglaterra. En 1708 conoció a la familia Vanhormig, irlandesa de ascendencia holandesa y, según parece, fue nombrado tutor de la pequeña Esther.

Debido a los desplazamientos del escritor, pupila y tutor mantenían correspondencia y, en ella, el primero usaba el nombre de Vanessa para referirse a la segunda. En los años siguientes, ya reunidos ambos en Irlanda, una Vanessa adolescente sintió al parecer una fuerte atracción hacia Swift. El escritor ya mantenía una relación estrecha y especial con otra Esther, apellidada Jonson, a la que también se refería con otro nombre en clave,  Stella.

vanessa-243x300Aunque no está claro, parece que Jonathan Swift rechazó las intenciones amorosas de Esther “Vanessa”. Su popularidad fue tan grande, que el pintor John Everett Millais recreó en 1868 una estampa de la joven Esther Vanhomrig con gesto de decepción y un papel en la mano (quizá una carta de Swift).

Otra hipótesis sobre la creación de Vanessa es que Swift la tomara de Vannozza Cattanei ((1442, 1518), madre del influyente César Borgia.

Jonathan Swift  (Dublín, 1667-1745) nos legó otras palabras de su invención. En su libro sobre los viajes de Gulliver nos dejó varias expresiones que han pasado al lenguaje ordinario, como puede ser la de “lilliputiense” para referirse a alguien muy pequeño. En este libro aparece otro término hoy mundialmente famoso: “Yahoo”.

Yahoo son unos personajes extraños que conoce Gulliver. Tienen apariencia humana, pero sus costumbres son molestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *