En nombre de una mujer (1)

Muchas mujeres han tenido que firmar como un hombre para poder publicar sus novelas. Las razones son varias, pero sobre todo se debe a que estaba mal visto que las mujeres expresaran públicamente sus pensamientos y que tuvieran una actividad profesional.

He aquí una primera LISTA de algunas escritoras con seudónimo de varón.

Anne, Emily y Charlotee Brontë retratadas por su hermano Branwell, que está entre ellas, casi invisible.

Anne, Emily y Charlotee Brontë retratadas por su hermano Branwell, que está entre ellas, casi invisible.

1.- CURRER, ELLIS y ACTON BELL SON  LAS HERMANAS BRONTË

Las hermanas Brönte eran cinco: Emily, Anne, María, Elizabeth y Charlotte. Tenían un hermano, Branwell. Su padre fue rector del Haworth, un pueblo de los páramos de Yorkshire, donde la familia se trasladó a vivir y los hermanos comenzaron a crear su fantástico mundo, escribiendo las historias de los reinos imaginarios. Cuando la madre de Charlotte murió, las hermanas fueron enviadas a un colegio interno de mujeres, el Clergy Daughters (Lancashire), donde cayeron enfermas de tuberculosis. En este colegio se inspiró Charlotte Brönte para describir el siniestro colegio Lowood que aparece en su novela Jane Eyre. María y Elizabeth murieron. Años después, las tres hermanas se dedicaron a escribir e intentaron publicar un libro de poemas, pero tuvieron que usar seudónimos masculinos ya que recibían respuestas como “La literatura no tiene razón de ser en la vida de una mujer, y ella no puede conocer su ser. Cuanto más (una mujer) se consagra a los deberes que le incumben, tendrá menos libertad de práctica, incluso teniendo talento o haciéndolo como una diversión.” Siguieron intentando publicar y la primera que lo consiguió fue Charlotte Brönte con Jane Eyre, cuyo éxito fue inmediato. Anne publicó Agnes Grey y poco después Emily Cumbres Borrascosas, una historia que sucede en Haworth.

Caterina-Albert-1950-aprox-22.- VÍCTOR CATALÁ, TODA UNA MUJER
Caterina Albert i Paradís (La Escala, 1869-1966), es conocida por su novela Solitud (1905). Escribió otra novela, Un film. 3000 metres y muchas recopilaciones de cuentos: Drames rurals, Caires vius, Contrallums o Jubileu. También cultivó la poesía y el teatro, aunque nunca vio representado ningún texto dramático propio. Apareció en la escena literaria como Caterina Albert en los Juegos Florales de Olot el 1898 donde le premiaron el poema El llibre nou y La Infanticida, un monólogo que causó escándalo por la temática y el tono con que estaba escrito, sobre todo, cuando el jurado supo que lo había escrito una mujer. Desde entonces, firmó como Víctor Català. En Solitud, considerada obra cumbre del Modernismo en Catalunya, refleja a través de su personaje principal femenino (Mila) la lucha de una mujer por ubicarse  dentro de un entorno social hostil, claramente dominado por los hombres.
sand3.- GEORGE SAND ERA LA BARONESA DE DUDEVANT

Amandine Aurore Lucile Dupin nació en París, hija de padre aristocrático y madre de la clase media, siendo educada durante gran parte de su infancia por su abuela en la localidad de Nohant (Francia), lugar que luego aparecería en sus novelas. En 1822, contrajo matrimonio con el barón Casimir Dudevant y tuvo dos hijos. Cuando obtuvo el divorcio publicó su primera novela, Rosa y Blanco en colaboración con Jules Sandeau, de quien tomó presumiblemente su seudónimo de Sand. Aurore comenzó a preferir el uso de vestimentas masculinas con las que pudo acceder a lugares vetados para una mujer de su condición social. A consecuencia de esto perdió parte de sus privilegios de baronesa. Tuvo varias relaciones amorosas, entre otros con Frédéric Chopin, y entre sus amistades estaba Víctor Hugo, Honoré de Balzac, Julio Verne o Gustave Flaubert. Sand veraneó en la Cartuja de Valldemosa en Mallorca, lugar que describió en Un invierno en Mallorca. Entre sus novelas más exitosas se encuentran Los maestros soñadores, El pantano del Diablo, François le Champi… También escribió obras de teatro y narraciones autobiográficas, como Historia de mi vida, Elle et Lui… Además, George Sand escribió varios textos de crítica literaria y ensayos políticos.

 4.-FERNÁN CABALLERO  ERA UNA DAMA

Cecilia Böhl de Faber y Larrea nació en Suiza. Tomo el seudónimo de la población de Ciudad Real de “Fernán Caballero”, aunque también escribía utilizando el nombre de Corina.  Cecilia viajó mucho: durante sus primeros años vivió en Alemania, después en Cádiz. Contrajo matrimonio con el capitán de infantería Antonio Planelles y Bardaxí y la pareja se mudó a Puerto Rico, donde se quedó viuda. Después se trasladó a Hamburgo para vivir con su abuela y años después volvió a El Puerto de Santa María, donde se casa con Francisco Ruiz del Arco, marqués de Arco Hermoso, del que enviudaría años más tarde. Se casó por tercera vez con Antonio Arrom de Ayala, que estaba enfermo de tisis y con graves problemas económicos. Se suicidó en 1863. Cecilia se quedó en la pobreza y lo que ganaba con la escritura no era suficiente para mantenerse. Los duques de Montpensier y la reina Isabel II la protegieron y le brindaron una vivienda en el Patio de las Banderas del Alcázar de Sevilla, pero la revolución de 1868 la obligó a mudarse. Falleció en Sevilla el 7 de abril de 1877. Fue una prolífica escritora. Entre sus obras: La Familia de Alvareda, Callar en vida y perdonar en muerte, La estrella de Vandalia (autobiográfica), La gaviota (novela costumbrista), Mi abuelo Teodoro y El Secreto del Loro, Relaciones (recopilación de cuentos y poesías populares)

En otro post ya hablamos de los seudónimos  y de cómo crear uno “prefecto”.  Pincha aquí para leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *