Palacios etruscos

PALACIO. La palabra del mes es etrusca, ¡cómo mínimo!

Vistas desde el Palatino (Roma)

Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de Roma, iniciaron la construcción de la Ciudad Eterna en la margen izquierda del Tíber, en una planicie ondulada en la cual se destacan siete colinas: Capitolio (donde se instaló el Parlamento), Quirinal, Viminal, Esquilino, Celio, Aventino y Palatino. Fue alrededor de la colina Palatino donde Rómulo trazó con su arado los límites de la urbe (urbs, urbis), cumpliendo un antiguo rito etrusco. Así, sobre el Palatino se hallaba la cabaña de Rómulo, y fue allí donde siglos más tarde se construyeron los edificios residenciales de Tiberio, de Julio César y de Nerón, que se llamaron palatinos debido al nombre de la colina.

A partir de palatium, se adoptó el nombre “palatinos” para designar a los miembros de la corte romana, de donde proviene también el sustantivo hispánico paladín, a través del italiano paladino, para referirse a los funcionarios del palacio del emperador.

Un pensamiento sobre “Palacios etruscos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *