Afortunadas costumbres raras (2)

Segunda entrega de esta recopilación de costumbres y tradiciones curiosas, aunque todas lo son si son de otros países y, para los otros países, serán extrañas las que celebramos aquí.

El árbol de navidad que florece en verano

En lugar del típico abeto cargado de decoración navideña, en Nueva Zelanda es muy común decorar árboles pohutukawa para la ocasión. Y es que durante el mes de diciembre (verano en ese hemisferio) el árbol florece y está en su mayor esplendor, cubierto de grandes flores de un rojo muy vivo.  Su nombre significa “árboles rata”, término que se deriva de la lengua maorí.

pohutakawa-small

Atar a los padres en los Balcanes a cambio de regalos

Dos semanas antes de navidad, los niños y niñas de la zona de Bosnia y Croacia  se acercan en silencio hasta sus madres y les atan los pies mientras gritan: “Día de la madre, día de la madre, ¿qué darás para que te dejemos libre?” (en su idioma esta consigna rima). Las mamás les prometen regalos a cambio de su libertad. A la semana siguiente los niños repetirán la estrategia con su padre, que también les da regalos.

Quemar arbustos con espinar en Irak

Los asirios, también conocidos como católicos siríacos, celebran la Navidad en Irak durante los mismos días que el resto del mundo. Tras la misa de Navidad  las familias permanecen fuera de sus casas leyendo la Biblia y creando una hoguera en la que queman arbustos con espinas. Si el fuego consigue consumir las espinas, esto será señal de buena suerte para el nuevo año. Poco después comen sopa de intestinos de vaca y gachas, dos platos exclusivos de estas fechas en Oriente Medio.

Globos con deseos

En Colombia es costumbre soltar al aire globos durante la noche de Navidad como expresión de gozo y alegría, algunos con deseos. Sin embargo esta bonita tradición. a semejanza de los farolillos chinos, ha sido prohibida recientemente ya que muchos de estos globos producían incendios.

88a63f_0baa7991fbf859c1b9a859b89b8c94d2-jpg_1024

La calle para quien la pisa en Venezuela

En Caracas, la capital de Venezuela, el 24 de diciembre no permiten que los autos circulen por las calles y la gente tiene la ciudad libre para caminar, patinar o hacer skating, montar en bicicleta, bailar, pintar en el suelo o jugar. El gato Llamp me susurra que a Esperanza Aguirre esta tradición seguro que no le gusta.
Los venezolanos son famosos por sus canciones tradicionales navideñas, a las que llaman aguinaldos.

Calendario cambiado

En Rusia y Ucrania la Navidad se festeja el 7 de enero y no el 25 de diciembre como en la mayoría de los países. ¿Y por qué? Porque la iglesia ortodoxa utiliza el calendario juliano. En Alemania Santa Claus llega el 6 de diciembre y en Uruguay los regalos se abren en cuanto empieza el día de navidad, es decir, a las doce de la noche del 24, antes de acostarse.

Un pensamiento sobre “Afortunadas costumbres raras (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *