El día del correo postal

Aunque los teléfonos móviles e internet han anulado prácticamente las viejas (y tan literarias) cartas y tarjetas postales, y los buzones de correos sean ya objetos en extinción, el 9 de octubre se conmemora el día mundial del correo. Ese día, en 1874. nació la Unión Postal Universal, una organización que permitió agilizar y mejorar las comunicaciones en buena parte del mundo. 


Hubo un momento que los servicios de mensajerías que impulsaban los distintos gobiernos se colapsaron. Las cartas podían tardar varios meses o años en alcanzar su destino, si lo hacían. Fue un alemán llamado Heinrich von Stephan quien organizó una conferencia en Berna en septiembre de 1874 para crear una organización que regulara el correo a escala mundial. Tras muchos debates y negociaciones, el día 9 de octubre del mismo año nació la Unión Postal General. Desde entonces existe un territorio único internacional que garantiza el tránsito de correspondencia por todo el mundo… O casi.

Los humanos siempre hemos tenido sistemas para comunicarnos a distancia, como tambores, señales de humo, refelejos de espejos, cometas en el cielo, el “boca a boca” o las palomas mensajeras.

LOS FARAONES

Unos jeroglíficos, al ser descifrados, descubrieron hace un par de siglos un sistema bien organizado de envío y recibo de mensajes escritos de Egipto, donde los faraones utilizaban mensajeros para la difusión de sus decretos sobre el 2400 a.C.

Existen cartas fechadas en 1800 a.C en la antigua Babilonia y el filósofo Confucio habla en sus textos de la posta real inventada sobre el 900 a.C. También la Biblia menciona, sobre el 700 a.C, la existencia de mensajes que se enviaban regularmente entre reyes y príncipes en Israel y en Judea. Los mensajeros de Sudamérica y Centroamérica se turnaban para llevar informaciones y noticias, corriendo por calzadas pavimentadas que unían las principales ciudades del imperio Inca o Azteca.

AVE CÉSAR, LA POSTA TE SALUDA.

El primer sistema postal bien documentado es, como no, el romano. Se instauró en la época de César Augusto (62 a.C) y puede haber sido también el primer servicio postal verdadero, es decir, no solo para uso de reyes o mandatarios.  El servicio era llamado cursus publicus y estaba provisto de carruajes ligeros con caballos y carretas de dos ruedas tiradas por bueyes. Al principio el servicio estaba reservado a la correspondencia del gobierno y, posteriormente, se añadieron más servicios para los ciudadanos.

La posta , posata o pausata en latín, que significa lugar de descanso, eran las estaciones donde los correos se cruzaban para intercambiar los mensajes y donde descansaban o pernoctaban durante sus viajes. De ahí “correo postal”. De la misma palabra derivan otras como “pausa” o “posada”.

EL SELLO, UN INVENTO ANTIFRAUDES

Unos años antes de la puesta en marcha de la Unión Postal Internacional, en el año 1840, el gobierno inglés creó los primeros sellos para financiar su sistema de correo.

Aunque no se sabe si la historia es cierta, se cuenta que el profesor inglés Rowland Hill estaba de viaje por Escocia en 1835 y en una posada vio cómo el cartero entregaba una carta a la posadera. Ella examinó con atención la carta y la devolvió alegando que eran tan pobres que no podían pagar la carta. El servicio se pagaba en el destino. Hill pagó la media corona para que la mujer no se quedara sin saber las noticias de dicha carta. Cuando se fue el cartero, la mujer agradeció el gesto, pero le contó que dentro de la carta no había nada escrito: su família había establecido un ingenioso sistema. Cada línea de la dirección estaba escrita por una mano diferente y, si aparecía la letra de todos los miembros de la família, significa que todos estaban bien.

Tras este suceso Hill propuso el pago previo de la correspondencia y se estableció que los sobres timbrados y los sellos adhesivos los emitiría el Gobierno. El 6 de mayo del año 1840 nació el primer sello postal del mundo: el famoso Penny Black de la Reina Victoria, dibujado por el propio Hill, que fue nombrado director de Correos del Reino Unido debido al gran éxito del sistema.

A los pocos años los sellos se usaban en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *