Mapas literarios

Llamp es gato muy viajero y ha elaborado una lista con algunas propuestas literarias si has decidido visitar esa ciudad o zona en concreto. Te proponemos las 7 primeras, algunas enlazadas con otras noticias de este mismo blog o de otras páginas.

 

Praga: Kafka, librerías, bibliotecas… y calles

Praga es Ciudad de la Literatura de la Unesco, una distinción que sin duda merece.
El Museo de Kafka resucita al escritor en la Praga de principios del siglo XX. Está en U Lužického semináře y en su número 24 encontramos el acceso a la callejuela más estrecha de Europa (dicen) que está regulada por un semáforo para peatones. En el número 10 deU Lužického semináře, verás la librería Shakespeare a synové.
Praga es para callejear y descubrir calles con nombre de poetas, como la Nerudova por Jan Neruda (del que Pablo Neruda tomó su apellido) que vivió en la Casa de los dos Soles de esta calle donde escribió sus Cuentos de Malá Strana. En uno de sus puntos más altos está el monasterio Strahov.

Su espectacular biblioteca  cuenta casi nueve siglos de historia. Las salas Teológica y Filosófica son las más bellas y  fueron construidas a finales del siglo XVII.

El Camino de los Escritores en Sídney

El camino que rodea al Circular Quay (el barrio del Puerto de Sídney) tiene incrustadas placas de bronce inscritas con citas sugerentes. Hay frases de Charles Darwin y D H Lawrence, hasta escritores locales como Henry Lawson y Christina Stead, lecturas interesantes mientras se pasea hasta la Opera House. Es un barrio muy popular, lleno de pasarelas, zonas peatonales, centros culturales, parques y restaurantes. Aquí se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo y la Biblioteca de la Ciudad.

Barcelona por Sant Jordi.

El 23 de abril es la mejor época para visitarla, si no te agobian las multitudes. Sus calles se llenan de libros, de rosas y de escritores y escritoras. Además en Barcelona se esconden espléndidos rincones donde saborear la literatura, como el modernista restaurante Els 4 Gats donde se realizaban tertulias en las que participaban pintores y poetas como Joan Maragall o Rubén Darío.
En la ciudad hay rutas de libros y escritores: los lugares de Pepe Carvalho, La Catedral del mar de Ildefonso Falcones, la que describieron Mercè Rodoreda (la Plaça del Diamant) o Montserrat Roig,   la de Mendoza. También hay calles y monumentos dedicados a la literatura.

Un viaje nostálgico por Portbou y Colliure

Uno de los recorridos más nostálgicos y recomendable para hacer en coche es visitar Portbou y Colliure, en la frontera de Francia con Catalunya.

Portbou, en la comarca de l’Alt Empord’a (Girona) es un pequeño pueblo con encanto: en él hallarás varias referencias al pensador Walter Benjamin, como el sobrio monumento a su memoria, llamado “Pasajes”, unas escaleras que se sumergen en las entrañas de la tierra uniendo cielo y mar, obra del Dani Karavan. En el cementerio de la localidad se halla la tumba de este pensador que pasó sus últimos días en esta población.

Más al norte, está Cotlliure, ya en Francia, en la comarca del Rosselló, con sus pintorescas casas de colores en el que se puede visitar la tumba del poeta Antonio Machado. Constante lugar de peregrinación para los que no olvidan aquello de “…se hace camino al andar”.

Ronda de pubs en Dublín

La capital irlandesa es Ciudad literaria de la Unesco, entre otras cosas, por sus cuatro Premio Nobel.  Dublín es mucho más que pubs, pero algunos de estos establecimientos merecen ser visitados con  como el Brazen head, cerca de la catedral de la Santísima Trinidad, el local favorito del autor de Los viajes de Gulliver, Jonathan Swift. La leyenda también cuenta que fue aquí donde se casó Robin Hood. Visto que el pub data de 1198, no parece tan descabellado. El Davy Byrn’es aparece en el famoso Ulises de James Joyce y el Palace Bar de Fleet Street, anterior a la época victoriana, tiene una placa donde se homejea a muchos de los editores y literatos que han pasado por aquí. El poeta y dramaturgo WB Yeats se pasaba de vez en cuando por Toner’s para tomar una copa de jerez y Bram Stoker, el autor de Drácula, lo frecuentaba.

Más propuestas en Ciudades literarias (1): Dublín

Etiquetado en:, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *