Yuri Herrera, un mejicano que deslumbra

Deslumbrado. Así se queda uno tras leer esta pequeña gran novela del mexicano Yuri Herrera, Señales que precederán al fin del mundo. La misma sensación nos provocó la lectura de la anterior, también publicada por la editorial extremeña Periférica, titulada Trabajos del reino. Y es que Herrera tiene eso que se ha dado en llamar “voz propia”, una forma de escribir muy original que bucea en el lenguaje popular, que traslada los paisajes de la frontera con un imaginario asombroso y que utiliza metáforas de una fuerza portentosa.

Las historias de Herrera (Actopán, 1970) acontecen en un territorio mítico, el de la frontera entre Estados Unidos y México, uno de los lugares más duros del mundo, donde el narcotráfico campa a sus anchas y donde miles de personas intentan diariamente la travesía del sur al norte en busca de un lugar donde no solo vivir mejor, sino donde sobrevivir. Un territorio de asesinos, policías corruptos, espaldas mojadas, cantantes de rancheras, prostíbulos, bares de mala muerte, palacios suntuosos, camellos inmisericordes, políticos sin escrúpulos y mLIBRO.Señales que precederán...ucha gente desgraciada.

En Señales que precederán al fin del mundo una joven intenta cumplir la misión que le ha encomendado su madre: pasar al “otro lado” y encontrar a su hermano del que no se sabe nada desde hace meses. La chica, Makina, un personaje inolvidable, emprenderá una odisea -como si fuera una Penélope harta de esperar transformada en Ulises-, que le hará atravesar, literalmente, el infierno. A pesar de su inocencia, su coraje le hará salir airosa de todo tipo de peligros, hasta encontrar al hermano buscado y hallar una respuesta que nada soluciona.

En Trabajos del reino, la anterior novela de Herrera, que le dio un gran prestigio a los dos lados de la frontera, se cuenta la historia de Lobo, un acordeonista con escasa suerte, que es rescatado de su triste destino de tocar y cantar por cantinas de mala muerte por El Rey, un capo de la droga que habita una inmensa y estrambótica mansión. Lobo, transformado en El Artista, se convertirá en el trovador de El Rey, en el príncipe del narcocorrido. A su lado vivirá momentos de gloria y también de desasosiego e incluso encontrará el amor de Cualquiera, la hija de La Bruja, la peligrosa compañera de El Rey.

Las dos novelas, que no llegan a las 130 páginas, son soberbias y se hacen con la atención del lector desde las primeras líneas. Su lectura se vuelve hipnótica y tiene tal fuerza, que a cada momento debemos pararnos, para volver atrás y releer una escena original, una descripción brillante de un personaje peculiar, ó una historia que nos deja sin aliento. Y es que las historias de Herrera tienen algo que las entronca con los viejos mitos, con los combates entre dioses y hombres, con las viejas fábulas, con las historias en las que se nos proponían enseñanzas morales, aunque en estos tiempos poca ética se pueda obtener de la vida miserable. Amores, muertes, aventuras, desgracias, efímeras alegrías, esperanzas truncadas… De todo encontramos en estas dos pequeña joyas que nos han descubierto a un escritor mexicano del que no hay que olvidar el nombre: Yuri Herrera.

Un apunte final para destacar el trabajo de la editorial Periférica. Alejada de los centros de poder editorial de Madrid y Barcelona, tiene su sede en Cáceres, está forjando uno de los catálogos más interesantes del momento, donde sobresalen autores como el propio Yuri Herrera, el español Pedro G. Romero, el cubano Iván de la Nuez, la canadiense Elizabeth Smart, el italiano Gianni Celati, la francesa Valerie Mréjen, el argentino Fogwill, el venezolano Israel Centeno, la rumana Ana Blandiana, el portugués Paulo José Miranda ó el colombiano Pedro Badrán. De Extremadura al mundo, ¡chapeau!

Enrique Martín

Un pensamiento en “Yuri Herrera, un mejicano que deslumbra

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *