Melancolía, fantasía y humor en los cuentos de Patricia Esteban Erlés

Azul ruso es una raza de gato delicada y poco habitual, y es también el título del libro de relatos que Patricia Esteban Erlés ha publicado recientemente en Páginas de Espuma. Esta aragonesa había firmado con anterioridad las colecciones de cuentos Abierto para fantoches y Manderley en venta.LIBRO.Azul ruso

Las historias de Azul ruso giran en torno a los inquilinos de un edificio de la calle Klementina 12 –un espacio bien construido que surgió a raíz de una fotografía- y es habitual en ellas la presencia de gatos, gatos de todo pelaje.

En el libro encontramos a una pareja que se desmorona, a una chica que cree estar en poder de un trozo de criptonita o a un superhéroe en horas bajas. Pero de entre todos los relatos destaca el que da título a toda la colección. En este cuento -plástico, sólido, muy trabajado y cercano al género fantástico- una extraña mujer convierte en gatos a sus amantes.

Aunque en Azul ruso haya pasajes en los que el humo -especialmente el humor negro- cobre protagonismo, tenemos que afirmar que estamos ante un libro melancólico en el que la recreación de atmósferas es fundamental. La autora elabora aquí un catálogo de lugares tristones, algo decadentistas, abiertamente sórdidos en ocasiones. Pero a pesar de eso, hay en Azul ruso un aliento de esperanza que reconfortará al lector.

Otro de los aspectos más destacables del libro –además de la importancia que en esta obra tiene el color azul- es el cuidadísimo estilo que despliega la autora, lejos de la economía de palabras que preconiza la cuentística tradicional. Patricia Esteban Erlés no escatima adjetivos, ni imágenes, a la hora de mostrarnos ese pequeño mundo de dolor y promesa que se ovilla en un viejo edificio de una calle llamada Klementina.

Txani Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *