Poe de nuevo personaje, de la mano del noruego Fröbenius

No podemos librarnos fácilmente de la sombra de los autores que leímos cuando éramos jóvenes y fácilmente impresionables. En la adolescencia leí con entusiasmo a Edgar Allan Poe arrastrado por su fascinación por la muerte y la belleza, interesado en su propia peripecia vital y los misterios que rodearon su vida. A lo largo de los años he leído cuantos libros se han acercado a su biografía, aunque justo es reconocerlo ninguno de ellos le ha hecho justicia y ningún autor ha sabido acercarse a su inimitable estilo, porque la utilización de términos como aciago o embriagador no es suficiente para marcar un tipo de literatura. Al margen de libros de aventuras o policíacos (como Los crímenes de la academia, una ficción ambientada en West Point en los días en que Poe estuvo a punto de convertirse en militar) encontramos al bostoniano en obras de escritores de cierta entidad, pero todos han fracasado al trazar su atormentada biografía. Incluso Mathew Pearl, que había tenido LIBRO.La cara del miedouna experiencia satisfactoria mezclando a Dante y a Longfellow y después haría un trabajo interesante con Charles Dickens, se convirtió en ineficaz narrador en La sombra de Poe. Quizá es que Poe es tan grande que resulta difícil abarcarlo. Y ahora un escritor noruego de larga trayectoria como novelista, poeta y dramaturgo se enfrenta a las incógnitas que deja el escritor al morir utilizando como contrapunto la figura de Rufus Wilmot Griswold, escritor y antologista que mantuvo una gran competencia con Poe en sus últimos ocho años de vida. Consciente de que un libro con estos elementos podría resultar excesivamente especializado, Fröbenius ha incluido una trama paralela donde alguien va asesinando personas utilizando algunos de los métodos apuntados en los cuentos de Poe. Debo reconocer que esta parte inventada es la que menos me ha interesado, y dudo que interese a los seguidores del misterio ya que no hay enigma alguno que descubrir, pero la guerra entre los dos escritores es fascinante dada la relación de amor / odio que mantuvieron. O, mejor, la cortesía que manifestaron en público y el enfrentamiento que llevaron adelante en privado. Poe fue un individuo orgulloso al que la miseria le jugó malas pasadas. Griswold fue un mediocre envidioso que consiguió cierta popularidad como recopilador del trabajo de otros. La relación fue muy difícil. Fröbenius ha elegido sus materiales, ha escrito una novela de duración convencional, poco mas de doscientas cincuenta páginas, y nos ha dejado otro interesante retrato de la época y sus personajes. La cara del miedo (ROCA) es una novela adictiva, se lee en una sentada, ahonda en algunas partes poco conocidas de la historia de Poe, revisa los aspectos mas famosos de su trayectoria artística y muestra una gran atracción por los hechos que llevaron a Griswold a escribir un obituario demoledor a la muerte del poeta a pesar de haber conseguido ser el albacea de su obra. Nicolaj Fröbenius trata bien a sus criaturas literarias, aprecia su trabajo y evita juzgar sus errores. Y manifiesta una admiración rendida a la obra de Poe. Lo que ha debido provocarle cierta confusión en los datos ya que se lía un poco con las edades de los protagonistas. Al capítulo de errores sumemos también una traducción discutible que hace que algunos momentos queden deslucidos. Pero de eso no tiene la culpa el autor. Ni por supuesto Poe. Pero ustedes sí cometerán un error si no se hacen con este libro que cuenta cosas muy interesantes y las cuenta muy bien.

Félix Linares

Un pensamiento en “Poe de nuevo personaje, de la mano del noruego Fröbenius

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *