Michael Koryta, otro nuevo talento de la novela negra estadounidense

Parece que leyendo Desapareció una noche de Dennis Lehane a los dieciséis años Michael Koryta tuvo una revelación: quería escribir novelas como aquella. Lo hizo y cinco años mas tarde publicó Esta noche digo adiós, que ahora ha sido editada en castellano por Mondadori en la colección Roja Y Negra que dirige Rodrigo Fresán. Efectivamente Esta noche digo adiós tiene muchos puntos de contacto con las novelas de la serie protagonizada por Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Está protagonizada también por dos investigadores, uno de los cuales narra en primera persona la acción, se cuentan sus vidas pasadas en flashbacks y los propios detectives acaban implicados en el caso que investigan. Incluso una antigua novia del protagonista se llama Angela. LIBRO.Esta noche digo adiósEs esta una novela negra muy agradable, confortable para el aficionado, bien escrita, con las sorpresas correctamente graduadas, con una investigación que avanza satisfactoriamente, con personajes algo tópicos pero ajustados a lo que se quiere contar. No está a la altura del original de Lehane, pero se defiende. Y seguramente las aventuras de estos dos detectives serán mejores en los próximos títulos, cuatro publicados originalmente hasta el momento, y que podremos leer porque la editorial ha dicho que piensa traducirlos. Además, Koryta imita a su maestro al mantener una vida editorial al margen de esta colección de relatos detectivescos. Ya ha publicado tres novelas mas, una de las cuales, Aguas cálidas ha sido presentada aquí por la editorial Roca. Este título vendría a ser el equivalente en su carrera a Shutter Island en la de Lehane. En esta novela el protagonista es un cineasta venido a menos que hace documentales biográficos sobre gente que ha muerto. Recibe un encargo y tiene que averiguar cosas sobre un hombre que agoniza. Se desplaza al lugar de los hechos y empieza a tener visiones y malas experiencias, la narración cobra tintes fantásticos y alucinados, pero no sabemos hasta que punto se deben exclusivamente a la imaginación del protagonista. Algunos personajes le ayudan, otros dificultan su investigación, todos le confunden. Al principio todo funciona como en una novela policíaca, pero poco a poco la historia deriva hacia el terror y acaba como una novela de acción, con una de esas largas secuencias en las que el protagonista tiene que enfrentarse a su contrincante y salvar a sus amigos a través de persecuciones, peleas y peligros sin cuento. Todo muy americano, muy en la línea de Stephen King y demás practicantes del género de terror actual, pero, desgraciadamente, lejos de la sutileza y el rigor, de los ambientes turbios y personajes multifacéticos de Lehane. Aguas gélidas es una buena novela que pierde algo la dirección en sus últimas cien paginas, aunque quizá el autor domine sus materiales y lo único que intenta es gustar a un público mayoritario. En definitiva, vender. Y con ello estropea una narración que había conseguido crear un ambiente turbio, desarrollar unos personajes interesantes y lograr algunos momentos sugerentes, en definitiva había alcanzado una nota alta. Lo que sorprende es que Michael Koryta no ha llegado todavía a los treinta años y ha publicado siete novelas en otros tantos años, la primera cuando solo tenía veintiuno. Así que, presumiblemente, nos esperan en el futuro algunas novelas interesantes. Eso sí, quizá deba decidir que es lo que quiere ser de mayor y optar por una línea u otra, un estilo u otro, unos lectores u otros. Pero nos parece que, a su edad, solo se puede mejorar. Y en ello confiamos.

Félix Linares

1 thought on “Michael Koryta, otro nuevo talento de la novela negra estadounidense

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *