Los Erasmus se van de Orgasmus, y en euskera

Lo primero que leemos al abrir este libro de relatos es el prólogo, todo un manifiesto, así que empecemos nosotros también por ahí. Está firmado en octubre de 2010, en Rótterdam, por la generación Orgasmus. En él se aglutinan distintas experiencias y se da cuenta del camino recorrido hasta llegar a este bautismo gamberro que sucede al sobrenombre con el que se empezó a conocer a una generación de jóvenes autoras, que ubicaban sus historias lejos de sus lugares de origen: LIBRO.Orgasmusla generación Erasmus, dijeron entonces. La generación chicle, se dice también en el prólogo, atendiendo a la confusión de sus límites. ¿Sería Erasmus una chica que vive en Gasteiz y escribe un cuento de una joven que quiere ir a Escocia? ¿Lo sería una chica que vive en Escocia y ubica su relato en la plaza de la Virgen Blanca? “Nadie sabía quienes éramos pero había algo peor que pertenecer a la generación Erasmus: negarlo”, se señala. Por eso, ya que no van a negarlo, solicitan el derecho a buscarse su propio nombre, como han ello otras generaciones, así que de ser algo, nos dicen, mejor Orgasmus que Erasmus. Pues bien está.

El caso es que la presentación en forma de libro de esta generación nos ha llegado a través de este volumen publicado por Txalaparta en el que participan once autoras y se reúnen diez relatos. Las firmantes son: Irati Goikoetxea, Katixa Agirre, Judit Zuloaga, Garazi Arrula, Tania Hearts, Petra Schelm, Irati Elorrieta, Irantzu Ezkerro, Garazi Goia, Irati Jiménez e Iratxe Esnaola. Y como se dice en estas ocasiones, no están todas las que son pero sí son todas las que están.

Por lo demás, y como suele suceder en los libros colectivos, encontramos variedad de tonos, pulsos, estilos y argumentos, aunque, en la mayoría de las ocasiones, con el humor y el erotismo como factores comunes. Hay, así, lugar para el reencuentro con otros becados por el programa Erasmus, para la relación con los compañeros de piso, para calibrar soledades, para curiosos contactos telefónicos -trasuntos de insólitas relaciones editoriales-, e incluso para una posible Euskadi futura, “independiente y confesional”. Generación Orgasmus o no, aquí están, y no parece que vayan a cortarse.

Txani Rodríguez

1 thought on “Los Erasmus se van de Orgasmus, y en euskera

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *