El Agujero Negro. Uno-Cuatro

Su equipo iba ganando y él estaba inquieto. Cuando les metieron el primer gol se tranquilizó un tanto. Finalmente encajaron una goleada que le alivió por completo. Tras los pitidos finales se acercó a dar la mano al portero y le trasladó unos ánimos que ambos sabían fingidos. Da igual. Ese niñato no le iba a mandar más al banquillo. Por el momento.

Roberto Moso

1 thought on “El Agujero Negro. Uno-Cuatro

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *