Anthony Horowitz recupera al Sherlock Holmes más clásico

Sherlock Holmes ha vuelto. Como tantas veces desde que su autor, Arthur Conan Doyle, le dejara abandonado hace casi cien años. Por algún motivo que no sabemos precisar, porque no fue el primero, honor que le correspondería a C. Auguste Dupin de Edgard Allan Poe, ni fue el único, Holmes se convirtió en un icono que ha movido a muchos escritores a tomar su figura y tratar de imitar a un padre que nunca creyó en él y que odió su memoria. Y así Sherlock Holmes ha aparecido en relatos y novelas, películas y cómics donde se han aprovechado los huecos en la cronología creada por Conan Doyle, donde se le ha enfrentado a personas famosas (desde FreudMarx), a asesinos legendarios (por supuesto Jack, el Destripador) y a personajes de ficción (como Fu-Man-Chú). Los aficionados a Sherlock Holmes, que son legión, han celebrado la aparición de todos estos trabajos, la mayor parte de ellos creados fuera de la casa madre, la empresa que gestiona los derechos del personaje que ya son de dominio público. LIBRO.La casa de la sedaAhora los herederos de Conan Doyle han decidido poner su sello en trabajos que devuelvan al detective al tono que caracterizaron los escritos de su creador, lejos de las películas las de Guy Ritchie o José Luis Garci, pero también de la de Billy Wilder, aunque aprovechando todas las aportaciones que se han acumulado con el paso de los años. Y le han encargado el trabajo a Anthony Horowitz. Por las páginas de La casa de la seda (Suma de Letras) aparecen la señora Hudson, el inspector Lestrade, el malvado Moriarty, el inteligente Mycroft Holmes y hasta los Irregulares de Baker Street. Hay continuas referencias a aventuras escritas y filmadas. En La casa de la seda hay una parte del relato que transcurre en América como en Estudio en Escarlata y Sherlock Holmes desaparece durante un buen montón de páginas, como ocurría en El perro de los Baskerville. Es pues esta novela un trabajo de admirador y conocedor. Y es una novela perfecta para los seguidores del personaje porque se encontrarán con una voz del Doctor Watson que suena a auténtica, que incluye sus experiencias, sus reflexiones, su admiración por su maestro y que en cada línea, prácticamente, recordará al lector lo que se trata de celebrar en La casa de la seda. Naturalmente no es lo mismo escribir ahora que hace cien años y a esta novela la han aligerado de descripciones y le han añadido corrección política. Las dos historias que aquí se cruzan, inevitablemente entrelazadas, permiten mostrar las duras condiciones de vida de la época, la explotación de los mas débiles, los ambientes sórdidos, los personajes tópicos, pero apenas son apuntes que se rinden a la obligación de servir de apoyo al homenaje al autor original y a la criatura a la que dio vida. He leído La casa de la seda con una sonrisa, agradeciendo las citas, descubriendo las referencias, volviendo a recordar algunos de los títulos originales. No tiene mas interés la novela. Tampoco me parece que sea poca cosa. Incluso se puede leer estas páginas desde la absoluta ignorancia de los antecedentes. Es un relato de aventuras bien medido e ingeniosamente trazado. Una novela que aporta algo de calor a las frías tardes de invierno.

Félix Linares

1 thought on “Anthony Horowitz recupera al Sherlock Holmes más clásico

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *