Archivo por meses: febrero 2012

Pedro Tellería, de la poesía a la novela negra

FOTO.Pedro Teller√≠aEl escritor vasco Pedro Teller√≠a (Vitoria-Gasteiz, 1974) acaba de publicar en Arte C√≠vico Ediciones la novela Un asunto muerto. Teller√≠a, que es licenciado en Derecho y Filolog√≠a Hisp√°nica, ha escrito narrativa y poes√≠a, campo en el que debut√≥ con la publicaci√≥n en 2007 del poemario Radiograma 31, en el que se recog√≠an 41 reflexiones vitales abiertas a todo tipo de interpretaciones. Dirige adem√°s la revista digital Luke. En Un asunto muerto cuenta la historia del encuentro entre un periodista y un antiguo terrorista que se citan en un pueblo de la monta√Īa para hablar de un compa√Īero del segundo. La historia de un hombre oprimido por su pasado que se enfrenta a sus remordimientos, frustraciones y sufrimientos. Con el autor hemos charlado. Pincha y escucha.

Erretratoak. Frank

Frank. Hotz giro honetan berotasuna beharrizan bilakatzen da. Frank dendara sartu eta berehala sentitu du aldaketa. Eskularruak kendu ditu. Oraindik, baina, bero da. Beroegi, sumendi bilakatzeraino. Tapakia kendu du. Dendariak tropikoan dagoela ematen du. Txamarra kendu du. Denda hau beti gustatu izan zaio, kutixiaz beterik dagoelako. Jertsea erantzi du, alkondara eta azpiko polo luzea. Saltsak koloretsuak eta zapore bizi-bizikoak dira. Min egiten duen saltsa berdea du gustuko. Pentsatze soilak bero eman dio. Botak kendu ditu, eta prakak ere bai. Dendaria apur bat harrituta dago, baina bera hondartzara joango balitz bezala dago. Praka azpiko galtzontzilo luzeak kendu ditu, eta praka termikoak ere bai. Ezin du jasan dendetako beroa. Praka laburretan, ortozik, eta tirantedun elastikoan gustura sentitzen da. Arropa erantziak meta bat osotu du. Frank-ek dena batu eta bazter batean utzi du. ‚ÄúBerton jango duzu?‚ÄĚ. Bai, esan dio Frankek. Saltxitxa luzea, hazidun ogia eta min egiten duen saltsarekin dendaren atzeko aldera joan da.

Goizalde Landabaso 

El comictario. El quebequés Rabagliati sigue contando su deliciosa vida

Ir al campo, currar en verano, viajar en metro, mudarse de piso, ir de pesca.. Acciones cotidianas, llevadas a cabo por la mayoría de los mortales y que, en un primer vistazo, generan tanto interés como la lista de los Reyes Godos, o sea, muy poquito por no decir ninguno.

Y, sin embargo, estas situaciones comunes, típicas y tópicas en la existencia del ser humano, encierran en sí mismas la magia de lo cotidiano. COMIC.Paul va de pescaBasta pararse un momento a pensar y nos damos cuenta de las mil anécdotas que guardamos de las excursiones al campo o a la playa, de aquéllos trabajos veraniegos para sacarnos unos cuartos cuando éramos jóvenes, de las relaciones con nuestras amistades, de cuando iniciamos la vida en pareja o de ese momento trascendental que es el cambio de piso.. En general, esas vivencias son importantes para nosotros, y sólo para nosotros y nuestros más próximos.. Pero en ocasiones, y esta es una de ellas, alguien da con la forma de contarnos estas historias, en apariencia intrascendentes, y consigue no sólo captar nuestra atención, sino también emocionarnos.

Uno de los que ha logrado esto tan dif√≠cil es el canadiense Michel Rabagliati, creador de un personaje llamado “Paul” cuya vida, desde la adolescencia a la relaci√≥n de pareja y la paternidad, nos va llegando por entregas, cada una mejor que la anterior. Desde la consciencia de que Paul es el propio Michel Rabagliati, disfrutamos con la vida cotidiana de un canadiense, quebequ√©s para m√°s se√Īas, que hace frente a los desaf√≠os de la existencia con el mayor aplomo posible. Paul n√≥ es un superh√©roe.. Es una persona normal y corriente, que no logra entrar en la universidad, estudia dise√Īo gr√°fico en formaci√≥n profesional, vive de su trabajo, est√° emparejado con Lucie y, tras varios abortos, consiguen tener una ni√Īa.

La √ļltima entrega de esta “narraci√≥n de lo cotidiano” se titula Paul va de pesca, y la an√©cdota de unos d√≠as de vacaciones en un hermoso lago canadiense es utilizada por Michel Rabagliati para desvelarnos otra vez las dudas de Paul, sus inseguridades, sus relaciones con los amigos y sus esfuerzos para superar los retos que a √©l, a m√≠, a ti, a todos, nos plantea la vida..

Un c√≥mic delicioso, para leer tranquilamente y, tras cerrar la √ļltima p√°gina, pensar, aunque sea un poco, en c√≥mo llevamos nuestra existencia. Paul va de pesca, un nuevo acierto en el cat√°logo de la editorial Astiberri.¬†

I√Īaki Calvo

Las terceras novedades de febrero de 2012

LIBRO.La casa de los agujerosNICHOLSON BAKER

La Casa de los Agujeros    (DUOMO)    312 páginas

Hace unos a√Īos el escritor estadounidense Nicholson Baker (Nueva York, 1957) tuvo algunos momentos de gloria. Fue a principios de la d√©cada de los noventa cuando algunas de su novelas, como La entreplanta, Temperatura ambiente, Vox y La Fermata, fueron recibidas con aplauso por la cr√≠tica y con alg√ļn esc√°ndalo por el contenido sexual de alguna de ellas. Su narrativa es introspectiva y carga el acento en la descripci√≥n de personajes y ambientes con un punto de voyeurismo. En La Casa de los Agujeros vuelve a bucear en las fantas√≠as er√≥ticas m√°s ocultas. La citada Casa es un territorio del placer donde no rigen las normas f√≠sicas conocidas. A ella se llega por multitud de agujeros. La encargada de las operaciones diarias es Lila, una ex administradora de hospital cuya leche materna tiene propiedades regeneradoras. Un libro juguet√≥n.

DANIEL SADAMaquetación 1

A la vista          (ANAGRAMA)   237 páginas

Este fue el √ļltimo libro publicado por el escritor y periodista mexicano Daniel Sada (1953-2011). Su obra fue saludada por gente como Roberto Bola√Īo y Juan Villoro como una de las m√°s renovadoras de las letras castellanas en Latinoam√©rica. Su novela Porque parece mentira la verdad nunca se sabe est√° considerada como un cl√°sico de finales del siglo XX. En Espa√Īa comenz√≥ a reconocerse su val√≠a cuando gan√≥ el Premio Herralde en 2008 con Casi nunca. Fue un escritor barroco y sorprendente. A la vista ¬†es una novela negra con toques de melodrama y fogonazos de humor. Dos hombres planean asesinar a su patr√≥n, un explotador. Tras cometer el que creen crimen perfecto se separan. Uno va hacia el este y otro hacia el oeste. Pero tras aplacarse el odio, comienzan a ver cosas que antes no quer√≠an √≥ no pod√≠an ver y como muchos criminales deambulan sin rumbo por ese M√©xico sadiano repleto de narradores populares, de charlatanes. Una joya.¬†

LIBRO.VenJANNE TELLER

Ven   (SEIX BARRAL)    157 páginas

La danesa Janne Teller (Copenhague, 1964) provoc√≥ un peque√Īo terremoto cuando public√≥ Nada hace dos a√Īos, una novela que recordaba a la famosa obra de William Golding El se√Īor de las moscas. En ella, un grupo de adolescentes descubr√≠an el mundo y sus contradicciones, tras la decisi√≥n de un compa√Īero de bajarse del mundo y subirse a un √°rbol tras pronunciar una frase lapidaria: ‚ÄúNada importa. Hace mucho que lo s√©. As√≠ que no merece la pena hacer nada. Eso acabo de descubrirlo‚ÄĚ. Una f√°bula sobre nuestro mundo, una par√°bola sobre el sentido de la vida, que explicaba muy bien c√≥mo nacen los totalitarismos. Su nueva libro se public√≥ en realidad en 2008. Ven narra el dilema al que se enfrenta un editor cuando est√° a punto de lanzar una novela de √©xito que va a salvar su negocio y se entera de que el argumento est√° basado en un hecho real que no deber√≠a desvelarse. Una reflexi√≥n sobre los valores y la renuncia a los ideales.

EVELYN JURESLIBRO.La casa del exilio

La casa del exilio     (CIRCE)   412 páginas

Este libro recrea una √©poca apasionante y tr√°gica, la de los a√Īos treinta del pasado siglo en Europa. Est√° protagonizada por Heinrich Mann, el hermano mayor de Thomas Mann, que se hizo muy popular en Alemania por sus escritos sat√≠ricos y su novela El √°ngel azul¬† que fue llevada al cine por Josef Von Sternberg y protagonizada por una jovenc√≠sima Marlene Dietrich. Su posicionamiento contra el nazismo le llev√≥ al exilio en 1933, primero a Espa√Īa y finalmente a Estados Unidos. Con √©l viajaba su segunda mujer Nelly Kr√∂ger, simpatizante comunista y animadora en clubes nocturnos. Ella se suicid√≥ en 1944, √©l falleci√≥ en 1950 sin poder volver a su tierra. Por el libro pululan secundarios de lujo como Thomas Mann, Virgina Wolf, Bertol Brecht, James Joyce y Walter Benjam√≠n. Evelyn Jurs (1950), ensayista y cr√≠tica de arte y literatura, traza un brillante retrato coral de una √©poca de grandes escritores arrasados por el totalitarismo y la guerra.

El Agujero Negro. When the music over

Como estaba previsto y ensayado, la √ļltima nota del concierto se mantuvo en el aire largo tiempo. La gran diva cerr√≥ los ojos y sabore√≥ el rugido de las masas, de todas las masas que tantos estadios hab√≠an llenado a lo largo de su carrera. Sinti√≥ como si flotara, como si ascendiera a los cielos como la virgen de las misas de su infancia. Los abri√≥ brevemente y le pareci√≥ apreciar un ba√Īo extra√Īo tras una capa de espuma. Entonces se apag√≥ la luz.

Roberto Moso

Paul Viejo, relatos para amantes del relato

De Paul Viejo sabemos que naci√≥, no sabemos muy bien d√≥nde, en 1978, con lo que, al menos seg√ļn los criterios sociol√≥gicos vigentes, debemos considerarlo un autor joven. A pesar de lo dicho, atesora un buen n√ļmero de publicaciones y reconocimientos. Es traductor, y, entre otros trabajos, ha firmado novela La madera y la ceniza, el libro de poemas Extra√Īa forma de memoria, la pieza teatral Quinta Avenida esquina con qu√© ¬†y ha preparado¬† la edici√≥n completa de Diarios de un escritor, de Fi√≥dor Dostoievski. Entre otros galardones, ha recibido el ‚ÄúPremio Blas de Otero de Poes√≠a‚ÄĚ, el ‚ÄúPremio Nacional de Novela Francisco Ayala‚ÄĚ y el ‚ÄúPremio Arte Joven de Teatro‚ÄĚ. Habr√°n notado que estamos ante un escritor vers√°til, que le da, como suele decirse a todos los palos. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando ha publicado su primera colecci√≥n de relatos. Lo ha hecho en la editorial P√°ginas de Espuma y bajo el t√≠tulo Los ensimismados. El libro re√ļne quince cuentos, repartidos en dos partes, ‚ÄúLos ensimismados‚Ä̬† y ‚ÄúLos descre√≠dos‚ÄĚ, que dialogan entre s√≠, y que mantienen el mismo tono.LIBRO.Los ensimismados

El subt√≠tulo de este trabajo es Una autobiograf√≠a confusa, y lo cierto es que, aunque no terminemos de ver al autor con claridad s√≠ nos llega n√≠tida la voz narrativa del Paul Viejo.¬† No se oculta. En esta colecci√≥n que podr√≠amos definir como metaliteraria, el narrador duda entre contar y callar y lo traslada, por ejemplo, en el comienzo del relato Robert & Geena: ‚ÄúRobert quiere decirle algo a Geena, y solo est√° en mi mano que finalmente se lo diga.‚ÄĚ Asistimos tambi√©n a las correcciones y a c√≥mo los personajes, que a menudo saben que eso es lo que son, seres de tinta, toman un raro cuerpo:¬† ‚Äúy Ted Parker ha salido por el principio del folio.‚Ä̬† En otras ocasiones, el narrador ve c√≥mo, contra todo pron√≥stico y quiz√°, l√≥gica, los personajes se hacen fuerte y se van lejos y √©l los echa de menos, sobre todo, a cierta violonchelista.

El curso temporal de los relatos es breve, est√° atomizado. Las cosas suceden justo en el momento previo a que todo explote. O no.¬† Las primeras l√≠neas del primer cuento, No temas Jack, ilustran bien esta constante: ‚ÄúSolo si Jack es capaz de mantener en alto la escopeta, si logra permanecer apuntando un tiempo considerable, este cuento puede llegar a alguna parte‚ÄĚ. Los ensimismados es un juego de miradas y puede suceder que a veces los personajes solo se intuyan en la distancia; pero tambi√©n puede suceder que, por decirlo de alguna manera, que con ellos, vaya el mordisco antes que la caricia. Tal es, en cualquier caso, la intensidad de estos relatos que, hay que destacarlo, est√°n muy bien escritos: son directos, precisos e intercalan destellos muy literarios. Transcurren en lugares como Sussex, sus personajes pueden llamarse, Jimmy Dodge, por ejemplo, suena por ah√≠ mucho rock & roll y hay algo en ellos como de peli de serie B a la que no le importa serlo.

Por todo ello y por m√°s, es algo complicado rese√Īar un libro como √©ste, que no resuena como un libro de cuentos m√°s. L√©anlo. A lo mejor hasta se encuentran con que el narrador les reprocha haber terminado una historia que no era tampoco como para tirar cohetes, o cosas as√≠. L√©anlo, ya digo, l√©anlo y disfruten, que lo har√°n, sobre todo si son ustedes aficionados al g√©nero.

Txani Rodríguez

El concurso del 18 de febrero de 2012

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea I√Īaki Berazategi cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La electr√≥nica es pompas@eitb.com y la postal es ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Tras las pistas de esta semana se escond√≠a el Codex Calixtinus de Aymeric Picaud. Los ganadores de los libros han sido Angela Artaraz, Marisa Guti√©rrez Ugasko y America Vargas Cerdan. Pod√©is escuchar ya las pistas del nuevo enigma. √Ānimo y suerte.

Frío y libros, un binomio perfecto

FOTO.Fr√≠o y librosEn Pompas de Papel combatimos el fr√≠o con libros y amigos. Por eso entrevistamos al escritor vasco Pedro Teller√≠a. El autor del libro de poemas Radiograma 31 debuta en la narrativa con Un asunto muerto, novela negra que habla de terrorismo, remordimientos, frustraciones y sufrimiento. En el apartado de los comentarios hablamos de la novela El tiempo es un canalla de la estadounidense Jeniffer Egan, premio Pulitzer 2011, y del libro de relatos Los ensimismados del espa√Īol Paul Viejo. Entre las novedades literarias destacamos libros del mejicano Daniel Sada, la danesa Janne Teller, el estadounidense Nicholson Baker y la brit√°nica Evelyn Juers. El c√≥mic es Paul se va de pesca una nueva visi√≥n costumbrista del canadiense Michel Rabagliati. Y ¬†completamos el programa con los espacios de creaci√≥n “El agujero negro” y “Erretratuak”, los comentarios de los “libreros asesinos”, el concurso, ¬†la rese√Īa antiliteraria y el s√©timo cap√≠tulo de la radionovela Si Dios quiere, con la que celebramos nuestro 25 aniversario. ¬†Si te lo perdiste en directo pincha y escucha.

Lecturas de fin de semana. Hans Waal y el retorno de los nazis viejunos

Con esta primera novela el periodista alem√°n Hans Waal (Leipzig, 1968) se adentra con acierto en uno de los temas tab√ļes de la sociedad alemana, el sentimiento de culpa por la responsabilidad en los horrores del nazismo y su ‚Äúpeculiar‚ÄĚ manera de abordar el ascenso de la ultraderecha en su pa√≠s.

Y lo hace desde la iron√≠a, el sarcasmo y el humor. Waal se imagina que tras la II Guerra Mundial un cuerpo de √©lite de las SS permaneci√≥ escondido en un bunker perdido dentro de un bosque. Sesenta a√Īos despu√©s, los pocos supervivientes ya octogenarios, deciden salir del cubil. Son cuatro los que aparecen de golpe, como fantasmas del pasado, en la Alemania unificada de la primera d√©cada del siglo XXI.LIBRO.La retaguardia

Lo interesante de la novela es que los vejestorios SS imaginan que salen a un mundo todav√≠a en guerra. As√≠ que cuando ven circulando por una autopista un autob√ļs de turistas estadounidenses que viajan con la bandera americana, creen encontrarse con una avanzadilla del enemigo y lo ametrallan. El incidente, que no provoca v√≠ctimas, inicia una espiral de persecuciones y malentendidos en la que se ven inmersos los medios de comunicaci√≥n m√°s amarillos, los diferentes cuerpos de seguridad y de inteligencia del pa√≠s, la clase pol√≠tica, las familias de los ‚Äúrenacidos‚ÄĚ, varios grupos de neonazis, algunos historiadores ‚Äúrevisionistas‚ÄĚ y gente del mont√≥n que responde con enojo √≥ con desidia, pero sin actuar, cuando ve a esos viejos armados hasta los dientes que pasean con la cruz gamada en el brazo.

Hans Waal desnuda el alma de sus ciudadanos y nos muestra una sociedad alemana que de puertas afuera repudia el nazismo y a sus seguidores, pero de puertas adentro no se muestra muy distante con su ideario de la patria alemana y el desprecio a los extranjeros. Una narración briosa basada en tres puntos de vista narrativos, el de uno de los viejos SS, el de un joven periodista y el de una política progresista que se ve al frente de los cuerpos policiales que deben perseguir a los que se muestran cercanos al nazismo. Muy interesante.

Enrique Martín

El Tocho. El idiota de Dostoievski, con perdón

‚ÄúA fines de Noviembre, en un d√≠a de deshielo, a eso de las nueve de la ma√Īana el tren de Varsovia se acercaba a Petersburgo a todo vapor. La humedad y la niebla eran tantas, que a duras penas se abr√≠a paso la luz del d√≠a; desde las ventanillas del vag√≥n resultaba dif√≠cil distinguir nada a diez pasos de distancia, tanto a la derecha como a la izquierda de la l√≠nea f√©rrea. Entre los viajeros los hab√≠a que regresaban del extranjero, pero los compartimentos m√°s repletos eran los de tercera clase, todos ellos ocupados por gente modesta y laboriosa que no proced√≠a de puntos lejanos. Como es de rigor, todos estaban cansados, a todos se les cerraban los ojos despu√©s de la noche de ajetreo, todos hab√≠an quedado ateridos y a todos se les ve√≠a la cara p√°lida, amarillenta, casi del color de la niebla‚ÄĚ.

LIBRO.El idiotaAs√≠ comienza El Idiota, de Fiodor Dostoievski, novela que comenz√≥ a publicarse el 1 de Enero de 1868 en El mensajero ruso. El a√Īo anterior Dostoievski hab√≠a iniciado su segundo viaje por Europa, esta vez junto a su secretaria y esposa Ana Grigorievna. Fue durante su estancia en Ginebra cuando comenz√≥ a perfilar la idea de una novela sobre la posibilidad de la perfecci√≥n moral en un mundo hostil. El autor a√ļn era v√≠ctima de su pasi√≥n por el juego, que le impuls√≥ a recorrer, acumulando p√©rdidas, los casinos del sur de Alemania y Suiza. La subsistencia del matrimonio, gracias a continuos adelantos editoriales y visitas a las casas de empe√Īo, era de lo m√°s azarosa. Quiz√° este factor de desequilibrio influyera de forma especial en la novela que hoy comentamos. Si ya en otras de sus obras, como Crimen y Castigo o Apuntes del Subsuelo, Dostoievski hab√≠a descrito figuras de psicolog√≠a perturbada, en El idiota casi todos los personajes principales exhiben s√≠ntomas de alg√ļn tipo. El pr√≠ncipe Mishkin, adem√°s de epil√©ptico, como el propio Dostoievski, es un hombre de bondad absoluta y extrema ingenuidad, circunstancias que le llevan a una indefensi√≥n casi total, de ah√≠ que en ocasiones le hayan considerado ‚Äúidiota‚ÄĚ. Una de las mujeres que ama, Nastasia Filipovna, escapa constantemente del matrimonio, y su actitud hacia los hombres oscila entre la provocaci√≥n y el rechazo: una de las caracter√≠sticas, seg√ļn Freud, de la conducta hist√©rica. Rogotzin, el principal contrincante de Mishkin por el amor de Nastasia, es un individuo √°vido, violento, incapaz de la m√≠nima empat√≠a con cualquier otro ser humano, un psic√≥pata en definitiva. El general Ivolguin muestra una incipiente demencia senil complicada con alcoholismo. Y as√≠ podr√≠amos seguir haciendo una amplia lista de las taras de los personajes de esta historia que acaba por convertirse, mucho antes de la aparici√≥n de cualquier compendio de trastornos, en un improvisado manual de psicopatolog√≠a.¬† Pero es justamente ese buceo apasionado en tantas personalidades al l√≠mite, lo que constituye uno de los rasgos m√°s atractivos de El idiota.

Otro se encuentra en el vertiginoso desarrollo de los acontecimientos que atrapa al lector casi desde el inicio. De la primera a la segunda parte de la obra, la suerte de Mishkin cambia por completo, y con ella la actitud de cuantos le circundan. Esta acertada utilización de recursos folletinescos, en lo que Dostoievski era un maestro, consigue que la trama resulte interesante de principio a fin.

Un √ļltimo aspecto y no menos importante, es el de los dilemas morales que plantea El idiota: ¬ŅSe pueden confundir amor y compasi√≥n, como hace Mishkin?, ¬Ņse han de perdonar todas las ofensas, por graves que sean?, ¬Ņes posible ser siempre bondadoso sin llegar a la autodestrucci√≥n?… Son interrogantes que cada lector ver√° respondidos sumergi√©ndose en esta apasionante novela, la m√°s perturbadora de cuantas escribiera Dostoievski.

Javier Aspiazu