Karlos Santisteban: las mil caras del amor

El escritor vizcaíno Karlos Santisteban publicó su primer libro en 1983. Desde entonces, ha desarrollado una prolífica carrera centrada sobre todo en la poesía, aunque también cabe destacar su trabajo en el campo de la literatura infantil y juvenil. Así mismo, no han sido pocos los premios literarios cosechados; entre ellos, el Ciudad de Irún o el Ernestina de Champourcín. En 2011 ganó el premio de Poesía Blas de Otero – Villa de Bilbao con el poemario que acaba de ser publicado en Alberdania. En su momento, el jurado del galardón destacó la capacidad de Santisteban para dibujar los caminos del amor y su riqueza metafórica.LIBRO.Oroimenaren lorratzak

Esta colección de poemas, recogidas bajo el título Oroimenaren lorratzak (Las huellas del recuerdo) agrupa textos de corte intimista, en los que dominan la primera y segunda persona del singular y en los que el amor juega un papel fundamental. A menudo, por ello el título, el amor es un sentimiento que se evoca, que se encuadra en un tiempo pasado, algo que hace que algunos poemas rezumen melancolía. La felicidad ya vivida queda necesariamente atrás. Esta es una idea que se aprecia, por ejemplo, en los siguientes versos: “(…) nostalgiaren ibaia, sakon-sakon,/ gure izatearen oroigarria/ bizitzaren souvernirr”. Por otro lado, el discurrir del tiempo se lleva consigo los caminos abandonados, las opciones que se desecharon. “Urrats bakoitzean itzulminaren zama daramazu/ behin eta berriz birsortzen bazaizu”. Pero a pesar de esa melancolía, Oroimenaren lorratzak es un libro que no renuncia a la esperanza, tanto es así que incluso, en algún poema como el titulado Han esa esperanza se trenza con una suavísima ironía.

Pero como decíamos es el amor, el romanticismo, uno de los elementos más destacados del libro. A Santisteban le basta en ocasiones la descripción de un beso para construir un poema y recoger la electricidad de ese instante fugaz; sin embargo, otras veces, recurre a ideas como la eternidad o el destino para acercarse a este sentimiento misterioso. En Mimetismoa el amor entre dos personas está latente antes de que sus propias vidas; en cambio, en Harri ostoa sobrevive a la muerte.

El amor es, sin duda,  una de las constantes de la poesía, y aunque no es sencillo escribir sobre este sentimiento universal, Santisteban ni se amilana ni se nos atraganta de tanto azúcar.

Txani Rodríguez

1 thought on “Karlos Santisteban: las mil caras del amor

  1. Pingback: Radio Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *