El comictario. Donde la tierra arde bajo los pies de los corresponsales

El 19 de Noviembre de 2001 la periodista italiana Maria Grazia Cutuli, el español Julio Fuentes y dos reporteros de la agencia Reuters fueron asesinados por los talibanes en una carretera de Afganistán. Fue un crimen que conmocionó a la opinión pública mundial, y que dejó claros los riesgos a los que se enfrenta un corresponsal de guerra. Se trata de personas muy especiales, que poco tienen que ver con los ciudadanos que cada día nos levantamos para ir al trabajo y que el mayor riesgo que corremos es resbalar en la calle o rozar el coche durante la maniobra de aparcamiento. Los corresponsales de guerra son hombres y mujeres que saben que cada día puede ser el último, y lo aceptan como el justo precio a pagar por el desempeño de un oficio que les apasiona y da sentido a su vida. La escritura de sus reportajes les acerca a nosotros, pues noCOMIC.Donde la tierra ardes están contando lo que ven, pero lo cierto es que resulta tremendamente difícil entrar en la mente de un corresponsal de guerra. Su visión del mundo y la realidad que les rodea es muy diferente a la nuestra, y por eso tiene tanto mérito este cómic, Donde la tierra arde, que se publicó en Italia en 2011 al cumplirse el décimo aniversario de la muerte de Maria Grazia Cutuli.

En esta excelente novela gráfica, que firman Giuseppe Galeani y Paola Cannatella, asistimos a las últimas semanas de vida de Maria Grazia, enviada especial del diario italiano Corriere della Sera a Afganistán tras los atentados del 11-S en EEUU. El relato comienza el 26 de octubre de 2001, día en el que la periodista cumple 39 años, y finaliza el 19 de noviembre, fecha de su asesinato. Son 120 páginas en las que los autores consiguen acercarnos lo más íntimo del pensamiento de Maria Grazia Cutuli, su afán desde joven por ver mundo, su vocación de corresponsal de guerra, su necesidad de sentirse libre. Lo entendemos todo, y a veces notamos un escalofrío por esa capacidad tan especial, esa forma de ser, encarnada también por el reportero del diario El Mundo, Julio Fuentes, que lleva a estas personas a cruzar con naturalidad las líneas rojas que separan la seguridad y el peligro, la vida y la muerte.. Son las reglas de “la Tribu“, de los corresponsales de guerra, que recordaba Arturo Pérez Reverte, antiguo compañero de Julio Fuentes, en un artículo publicado por el diario El Mundo dos días después de su asesinato y que sirve de prólogo al cómic: “…unas veces se gana, otras se pierde, y a veces, al fin, se deja de ganar y perder para siempre“.

Donde la tierra arde, un cómic imprescindible, publicado en castellano por Norma Editorial.

Iñaki Calvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *