Kirmen Uribe y Mussche, realidad y literatura

En el año 1937,  19.000 niños partieron desde el puerto de Bilbao a distintos pueblos de Europa. Aquellos hechos dramáticos revisten, sin duda, de una enorme potencia literaria; sin embargo,  Uribe no se va a  limitar a escribir una crónica de aquel triste éxodo. La mayor inquietud del escritor de Ondarroa es reconstruir la vida del escritor belga Robert Mussche, una de las muchas personas que, mayormente por principios, decidió acoger a uno de aquellos niños vascos, en concreto, a Karmentxu, una niña de nueve años que lleva la alegría a su casa.LIBRO.Mussche Kirmen Uribe ofrece pinceladas sobre las vidas de los exiliados, unas vidas en las que sus lugares de origen siguen presentes y cuyo recuerdo se alimenta con actos como el festival de canciones y danzas vascas que en 1938 acogió el Teatro Royal. Pero como decíamos el protagonista de la novela es Robert Mussche, un joven de enormes inquietudes intelectuales que se vio obligado a renunciar a su sueño de estudiar una carrera tras sufrir su padre un accidente laboral. En aquellos años de estudio, el mejor amigo de Robert es Herman Thiery, un joven acomodado, con quien mantiene una relación tan intensa que a veces parece ir más allá de la amistad.

Si bien esta novela es en su estructura y su intención más clásica, digamos, que Bilbao–New York-Bilbao, Uribe recurre de nuevo a la metaficción para trasladar en su relato las entrevistas que mantuvo en Gante con Carmen Mussche, la hija de su protagonista. A través de ella y de los libros y documentos que le muestra, vamos conociendo a un héroe discreto, uno de los muchos que dejó aquella época siniestra. Sabemos que estuvo en España durante la guerra civil, que formó parte de la resistencia contra los nazis… y lo que es más importante, gracias a la capacidad de Kirmen, conocemos sus sentimientos y sus motivaciones.

Mussche (Susa) es una novela entretenida, emocionante y compacta. Tal vez esta última característica se deba a que dejando aparte el proceso de documentación y las correcciones, fuera escrita “de manera orgánica”, como dice el propio Kirmen, en tan solo dos meses. Lo que duró su estancia en un centro cultural de San Francisco.

Txani Rodríguez

2 pensamientos en “Kirmen Uribe y Mussche, realidad y literatura

Responder a Neus Nogué Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *